El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

García Liñares toma posesión en un acto donde pone en duda la gestión de Meana

El nuevo presidente no niega que hubo "algunos avances", pero echó "en falta dirección"//Pide sedes para la FGF y augura un gran futuro a la entidad//Villar muestra su apoyo al mandatario

ANTÓN LINLA SANTIAGO   | 16.03.2011 
A- A+

DxT Campeón
TOMA DE POSESIÓN El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, felicita al nuevo presidente del ente federativo autonómico, García Liñares, ayer en el restaurante Mirador de San Pedro, en A Coruña.
FOTO: DxT Campeón

Tras casi tres décadas al frente de la Federación Gallega de Fútbol (FGF), Julio Meana cedió ayer oficialmente el cargo al nuevo presidente José García Liñares en un acto celebrado en el Restaurante Mirador de San Pedro en A Coruña.

Un toma de posesión a la que asistieron, además de los ya citados, Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete, y Carlos Meana que realizó las funciones de presidente del FGF hasta hace poco más de un mes, mientras su tío afrontaba una suspensión cautelar de sus funciones tras ser denunciado por supuestas irregularidades que al final no se pudieron demostrar. Un proceso que inició, durante el mandato del bipartito, el anterior director xeral para el Deporte, Santiago Domínguez.

En un acto calificado por José Ramón Lete de "democrático", por la presencia del presidente saliente y del entrante en la toma de posesión, y que cierra un proceso electoral en el que el actual máximo mandatario de la FGF se impuso con contundencia (113 votos frente a los 30 de Meana) el pasado cinco de marzo y que certificó el deseo de cambio del fútbol gallego.

Villar se deshizo en elogios hacía Julio Meana, al que calificó por encima de todo como "un gran amigo al que quiero" y al que no tuvo reparos en mostrar su apoyo, e incluso asumió la derrota del presidente saliente como propia", claro está sin olvidarse de José García Liñares al que ofreció tras las elecciones su presencia en esta toma de posesión, y en la que destacó la preparación del nuevo presidente al que calificó de "un hombre de fútbol".

Pero al igual que Lete Lasa, Ángel María Villar destacó la transparencia del proceso electoral a la FGF, y la importancia democrática del mismo tras cumplirse en las urnas el deseo de cambio del fútbol gallego. Incluso ofreció a García Liñares un cargo en la RFEF, e indicó que estaba "con el fútbol gallego y lo estaré siempre, aunque se discrepe, como lo he hecho en 22 años con todas las federaciones autonómicas. He dado a cada una de ellas lo que le corresponde", indicó el máximo mandatario del fútbol español, que asegura que "en sus 27 años de presidente de la vizcaína y de la española no me he confrontado con nadie", y volvió a ofrecer un cargo directivo en la RFEF a García Liñares.

El nuevo presidente, y alcalde de Cerceda, se centró en dejar claros cuáles eran sus objetivos para esta legislatura como la petición de nuevas sedes para la FGF, y auguró un gran futuro al ente federativo autonómico, y sin pelos en la lengua realizó algunas demandas más a Ángel María Villar, al que también recordó "un dinero pendiente y que hay que encontrar porque en algún lado estará", señaló Liñares.

El presidente destacó además que durante su mandato espera que prevalezca por encima de todo la "transparencia, la cercanía, el trabajo, y especialmente el sentido común".

El nuevo mandatario también reconoció que durante el mandato de Julio Meana "hubo algunos avances", pero admitió que no iba a decir "que eres un gran presidente ya que durante tu mandato eché en falta gestión, pero eres una buena persona y eso está por encima de ser un buen o un mal presidente", añadió Liñares, justo después del turno de palabra de Meana que fue quien abrió el acto de toma de posesión del cargo en San Pedro.

El presidente saliente, tras 18 años al frente del ente federativo autonómico aseguró haber sufrido mucho durante todo este período (unos tres años y medio) en el que estuvo suspendido cautelarmente de su cargo, y "no le deseo a nadie que pase por lo que yo pasé porque fue muy duro", indicó Julio Meana que no se amilanó al ofrecer toda su ayuda a García Liñares, y se mostró convencido de que el nuevo dirigente "será un excelente presidente", conluyó.

deportes@elcortreogallego.es