El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

FÚTBOL // SEGUNDA DIVISIÓN

Iago Aspas regala al Celta la salvación en un debut soñado

El canterano, convocado para suplir las ausencias de Dinei y Ghilas, no desperdició la oportunidad y marcó los dos goles del encuentro // Los vitorianos empataron casi en la conclusión, pero el jugador del filial sentenció en el descuento

A.E. • VIGO   | 07.06.2009 
A- A+

Celta 2
 
Alavés 1
 

Celta de Vigo: Falcón; Edu Moya, Noguerol, Jordi, Roberto Lago; Rosada, Trashorras (Jonathan Vila, min. 87), Michu; Óscar Díaz (Iago Aspas, min. 59), Dani Abalo (Danilo, min. 83) y David Rodríguez.

Alavés: Bernardo; Calderón, César, Almirón, Llorente; Garitano, Garro (Moreno, min. 78); Cuevas (De Marcos, min. 50), Emilio, Igor; y Javi Guerra (Juanjo, min. 67).

Goles: 1-0, min. 80: Iago Aspas. 1-1, min. 88: Juanjo. 2-1, min. 90: Iago Aspas.

Árbitro: González González (colegio castellano-leonés). Expulsó con tarjeta roja directa al visitante Almirón (min. 89). Además, amonestó a Michu, Noguerol e Iago Aspas por parte del Celta de Vigo, y a Cuevas, Caneda, Garro y Garitano por parte de Alavés.

Estadio: Encuentro correspondiente a la jornada 40 de la Liga de Segunda División disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 25.000 espectadores.

Atlántico
El joven canterano Iago Aspas fue manteado por sus compañeros tras acabar el partido
FOTO: Atlántico

El debutante Iago Aspas rescató en la tarde de ayer al Celta de Vigo ante el Deportivo Alavés consiguiendo un doblete (2-1) que le da la permanencia matemática al equipo gallego y hunde un poco más al vasco en la zona de descenso. El jugador del filial que fue convocado para suplir las ausencias de Ghilas y Dinei, tuvo el debut soñado por cualquier futbolista.

El conjunto olívico sabía que era el día, que esta vez no podía permitirse un nuevo tropiezo. Los de Eusebio Sacristán querían dar carpetazo a una temporada marcada por el sufrimiento, y aunque ayer lograron la permanencia, los celestes siguieron empeñados en pasarlo mal y ayer lo volvieron a hacer, también en los últimos minutos.

El Alavés que gozó de varias oportunidades muy claras con el empate a cero, y los celestes tuvieron que esperar a que Iago Aspas, hermano del ex futbolista del Celta Jonathan, revolucionara el choque con sus galopadas, y su insistencia que certificaron la confianza puesta en él por su técnico que lo sacó al campo cuando quedaba media hora, en sustitución de Óscar Díaz.

Hasta ese momento, el Alavés había sido superior, pero su falta de acierto condenó al equipo del técnico Javi López.

El primer aviso de los visitantes llegó a los diez minutos de juego, aunque la rapidez del lateral Roberto Lago, o la lentitud del delantero Igor, evitó el gol visitante. Pese a todo, Balaídos enmudeció y empezó a darse cuenta de que le esperaba otra tarde de sufrimiento, pero como siempre, en esta temporada, sería en los últimos minutos.

El susto provocó que a los gallegos le entrara el miedo. Los de Eusebio apenas inquietaban a Bernando (su primer disparo llegó sobrepasado el ecuador del primer acto con un lanzamiento de falta de Roberto Trashorras), todo lo contrario que su rival.

Sólo las paradas de Ismael Folcán, como en el minuto 30 a remate de Almirón, evitaron que el Alavés se marchara a los vestuarios mandando en el marcador. Al minuto de la reanudación, de nuevo el portero del Celta se convirtió en el salvador de su equipo con una espectacular intervención ante Javi Guerra.

Eusebio, muy nervioso durante todo el choque, no lo dudó más. Arriesgó dándole la responsabilidad al joven Iago Aspas, que respondió con una actuación inolvidable, espectacular.

Su entrada en el terreno de juego revolucionó el partido. El Alavés empezó a sufrir.

La defensa vasca no sabía cómo parar al joven, que antes de marcar ya avisó dos veces, aunque sin suerte. Pero el moañés no se vino abajo. Lo siguió intentando y en el minuto 80, con un magnífico cabezazo, desató la locura en Balaídos.

Pero este equipo no sabe terminar un encuentro sin sufrir. Con los aficionados celebrando la permanencia como si de un título se tratara, a falta de dos minutos para el final el visitante Juanjo, que entró en la segunda parte, logró silenciar el estadio vigués tras aprovecharse de un error defensivo y empatar.

Con la igualada, el Celta incluso empezó a temer por el resultado. El miedo se apoderó de los futbolistas de Eusebio, aunque el joven Aspas se encargó de enterrar ese sufrimiento con un nuevo tanto en el último momento de cabeza. Era su tarde.

El debut soñado para un jugador que se ganó formar parte de la primera plantilla del Celta la próxima temporada.

El protagagonista

Avisó el viernes

Iago Aspas, protagonista ayer, ya señalaba el viernes que si tenía la oportunidad esperaba poder aportar "calidad" y "garra" y vaya si lo hizo, y en su debut soñado