Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 septiembre 2020
02:55
h
En los últimos tres meses el ajedrez ha vivido un crecimiento insólito en el deporte: los usuarios, partidas y torneos por internet se han disparado // Jugadores y clubes de Santiago reconocen el “bum” y creen que el juego en línea ha llegado para quedarse, aunque no para sustituir al presencial TEXTO Óscar de la Fuente

“Habrá un antes y un después del coronavirus para el ajedrez ‘online’”

Los partidos de fútbol vuelven a formar parte de la cotidianidad, el baloncesto ya mide en días su cuenta atrás para el regreso, y muchos otros deportes acarician el final de la desescalada con dudas pero también con muchas ganas de recuperar viejos hábitos aunque haya que adaptarlos. Pero hay uno cuyo confinamiento no solo no detuvo de golpe toda actividad, sino que ocurrió todo lo contrario: sus practicantes le dedicaron más tiempo que nunca y muchas personas ajenas a él lo descubrieron. Aunque existen diferencias evidentes al jugar frente a una pantalla, no hay otro deporte más adaptable a la distancia física. “Que el covid va a ser un antes y un después para el ajedrez online, seguro”, sentencia Nicolás Cereijo, presidente de la Escola Xadrez Compostela.

Aunque resulta complicado precisar cifras, los responsables de chess.com (una de las páginas de referencia junto con lichess.org y chess24.com) reconocían hace semanas que en este 2020 habían alcanzado las cifras de partidas y usuarios a las que aspiraban para dentro de diez años, multiplicándose a niveles nunca vistos. Hay consenso en que el ajedrez se ha disparado en los últimos tres meses. “Datos concretos no puedo dar, pero sin lugar a dudas. Ojalá sea el impulso que necesita el ajedrez. Tuvo su bum en los 90 y decayó, pero hay que fomentarlo. Si a la gente no le enseñas lo que hay, es difícil que venga”, redunda Cereijo.

Dan Cruz, responsable de enseñar ajedrez en los centros socioculturales de Santiago y en la Agrupación Deportiva Manuel Peleteiro, además de integrante del Club Xadrez Fontecarmoa de Vilagarcía, coincide. “Hay niños que sabían jugar pero tenían otras aficiones, empezaron a jugar porque no había otra cosa que hacer y se han enganchado. El bum es importante durante estos tres meses. Ya se está notando que ahora hay menos gente jugando pero, aún así, es mucha más que antes”, apunta. “Casi todos le dedicamos mucho más tiempo del habitual. Lo noté mucho a nivel del alumnado, que los niños se enganchaban a través de internet”.

Julio Suárez, estudiante de Matemáticas en la USC, es profesor y jugador en el Fontecarmoa. Se suma a la corriente general. “No puedo dar datos, pero yo siempre jugué por internet, incluso desde el móvil en cualquier sitio, y había mucha gente que nunca lo hacía pero ahora se ha afiliado a esto. Había clubes en los que ningún jugador practicaba por internet, y la explosión masiva de gente que empezó a participar al principio ha provocado que ahora casi todo el mundo del ajedrez esté participando activamente”, señala.

COMPETICIONES. El drástico cambio no se traduce únicamente en el número de partidas o de jugadores. También ha variado el uso que el mundo del ajedrez les da a las herramientas existentes. Antes se limitaba, prácticamente, a partidas esporádicas, de carácter más recreativo o amistoso; ahora afloran los torneos, incluso oficiales.

“Antes los torneos solían jugarse a nivel presencial, y en internet se disputaban partidas sueltas. Ahora esa falta de torneos presenciales ha provocado que muchos se renovaran y jugaran virtualmente”, detalla Julio Suárez, que empezó organizando competiciones a nivel gallego y ahora incluye a competidores de otras partes del mundo, contando los participantes incluso por cientos o por miles. “Tenemos un torneo con varias modalidades, con categoría absoluta donde cualquiera puede crear un equipo, sub-12, sub-18..., y tenemos un campeonato de países. Hay más de tres mil personas jugando a nivel absoluto. Todos los viernes jugamos una hora y participa casi todo el mundo del ajedrez en España”, comenta.

Dan Cruz también comprobó este fenómeno: “Montamos una especie de copa por equipos, pensada para Galicia, y se nos apuntaron equipos de toda España y después de todo el mundo: India, Turquía, Rusia, Sudamérica... Llegaron a participar 800 jugadores”.

Las posibilidades son prácticamente infinitas, pues incluso permite que clubes distintos se unan para potenciar la práctica por el bien de este deporte. “Hemos creado un equipo virtual que se llama Compostelanos, de varios clubes de Santiago y gente de alrededores, y hemos jugado torneos con gente de Cataluña, Baleares... Incluso estamos jugando una liga portuguesa. Es un no parar, y estamos encantados”, admite Cereijo.

CONTRA LA PICARESCA. Claro que, al igual que ocurre en otros sectores donde las herramientas virtuales dejan más margen a la picaresca, el ajedrez en línea obliga a variar los controles, pues sirviéndose de los cálculos de un ordenador, cualquiera sería capaz de ganar incluso al campeón del mundo.

“Si cualquier niño está jugando una partida a cinco minutos, pone un ordenador y le da tiempo perfectamente a meter las jugadas del rival. Así cualquier alumno mío ganaría a Magnus Carlsen. Ese es el peligro. No lo acabo de entender, pero hay gente a la que le gusta mucho ganar aunque no sea él quien está jugando”, afirma Dan Cruz. “No sé muy bien cómo es el sistema, pero a los tramposos en internet sí los cazan. No sé si hay un algoritmo que detecta demasiadas jugadas perfectas o funciona a través de denuncias”, detalla.

Nicolás Cereijo también detectó esas quejas en algunos torneos. “Con carácter general, la experiencia es buena, como en el Campeonato de Europa online, pero siempre hay picaresca y hubo bastantes reclamaciones. Si mi nivel es 1.500 y juego a un nivel de 1.800 o 2.000, pues puede ser, pero lo que no puede ser es que juegues siete partidas seguidas a un nivel de 2.000”, razona el presidente del Compostela.

UN RITMO DISTINTO. Donde también parece haber consenso es en la opinión de que el ajedrez virtual no ha vivido este impulso para sustituir definitivamente a las partidas presenciales. Aunque es el deporte cuya experiencia en línea más se acerca al modo tradicional, también hay ciertas diferencias. “En internet son partidas a un ritmo muy rápido. En ajedrez presencial, una partida de liga puede durar tres o cuatro horas y en internet, en una hora ya estás jugando seis u ocho”, subraya Nicolás Cereijo.

También Dan Cruz llega a la misma conclusión. “Creo que el bum se va a mantener, que va a seguir siendo habitual que la gente juegue por internet. Se han aficionado y es muy atractivo, el ritmo es muy rápido, hay distintas modalidades... Pero por otro lado el ajedrez presencial no se puede sustituir, sobre todo por el tema de las trampas”, asume. Julio Suárez admite que “es una pregunta difícil”, pero ve un gran punto a favor de los torneos por internet: “No exigimos una atención constante y siempre va a estar ahí, porque aunque no puedas jugar una semana puedes hacerlo la siguiente”.

No es solo competir. El Xadrez Compostela, enfocado principalmente a los más pequeños, sopesa alternar clases presenciales y virtuales en el futuro, como también se estudia en otros ámbitos. “Lo estamos valorando a partir de septiembre, porque para los padres llevar a los niños a una actividad también requiere un esfuerzo”, desliza Nicolás Cereijo.

YA SE PLANEA UN TORNEO SOLIDARIO PARA SEPTIEMBRE

··· El ajedrez por internet está disfrutando de su bum, pero los torneos presenciales seguirán siendo la columna vertebral de este deporte, al menos a corto y medio plazo, y cuando la situación sanitaria por la pandemia de covid-19 permita su celebración en las condiciones idóneas. Por eso todo el ajedrez compostelano se ha unido para empezar a planificar el IV Torneo Solidario Cidade de Santiago, un proyecto aún por cerrar que se celebraría el viernes 4 de septiembre por la tarde, en Área Central.

··· Escola Xadrez Compostela, Club de Ajedrez Café Nemenzo, Universidade de Santiago de Compostela, Ajedrez Peleteiro y Club Xadrez Algalia participan en la organización de este torneo con un carácter fundamentalmente solidario. La única cuota de inscripción necesaria para poder tomar parte será la aportación de un kilo de productos no perecederos que se entregarán posteriormente al Banco de Alimentos.

15 jun 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.