Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
01:55
h

Infortunio para la SD: Álvaro Casas se fractura un dedo de la mano

El percance se produjo en el entrenamiento del sábado, el último de la semana, en la disputa por un balón // La cercanía del ‘play-off’, con la semifinal el 18 de julio, dificulta que llegue bien a él

Una piedra más en el camino de la SD Compostela hacia el ascenso a Segunda B , en la fase que quedará marcada, sea cual sea el resultado final, por las dificultades que trajo añadidas: la fase del coronavirus, la del parón de la competición durante tres meses, la de la vuelta tras tan larga ausencia de práctica deportiva y con una preparación muy especial, rodeados los entrenamientos de medidas de seguridad para protegerse frente a la pandemia y sin poder jugar partido amistoso alguno... para preparar, en fin, dos partidos que todo apunta que se jugarán sin público en Balaídos: una fase rara, rara.

Por si todo eso fuese poco, en el entrenamiento del sábado, último de la pasada semana para la plantilla del Compostela, pasó lo de Álvaro Casas. Como suele suceder, de una forma absurda: el capitán peleó, en una jugada como hay mil en cada entrenamiento, por el balón con el delantero juvenil Christian. La mano derecha de Álvaro, y más bien un dedo, el cuarto metacarpiano, quedó enganchado en el peto de Christian con un mal resultado: fractura del citado dedo.

Aunque toda lesión es por su propia definición inoportuna, la que suffrió Álvaro Casas no puede ser calificada de grave pero ahora es el término que se le puede aplicar: llega en un momento de lo más inoportuno. En otro momento o fase de la temporada seguiría siendo inoportuna, dejaría al Compos sin una referencia en el centro de la defensa y, sobre todo, sin lo que representa su figura en el plantel: es el capitán del equipo, un líder para el resto. Pero serían unos días, o semanas, de baja, quizás se perdería varios partidos de liga y poco más.

BALAÍDOS. El problema, naturalmente, es que el partido de semifinales de la fase gallega de ascenso a Segunda B está cada vez más cerca: ese partido se jugará en el campo del Celta, Balaídos, el próximo día 18 de julio, contra el Barco, buscando una plaza en la final en la que el ganador saldrá con el traje de nuevo equipo de Segunda B.

Por eso a todos los contratiempos ya conocidos en forma de preparación para la fase crucial de la temporada (no va a ser la preparación ideal, para ninguno de los cuatro participantes en ella), se une ahora en el caso del Compostela este contratiempo, esta jugada cargada de fatalidad.

A la dificultad general de la preparación, en el caso de Álvaro Casas se añade que deberá completar la suya en tiempo récord, tras otro parón aunque sea menor, para llegar bien al play-off. Por el capitán no va a quedar, seguro. De momento, el primer paso es que sea operado.

El capitán será operado mañana o el miércoles, posiblemente en el Policlínico La Rosaleda

Santiago. El médico del Compostela, el doctor Jesús Marque, definió ayer como “un hándicap superable” la lesión en la mano sufrida por el capitán del equipo, Álvaro Casas. Marque explicó que en los próximos días, “el martes (mañana) o el miércoles”, siendo más probable esta segunda opción, el jugador será operado. El centro en el que se realizará la intervención no estaba decidido ayer, aunque también la mayor probabilidad es que sea el Policlínoco La Rosaleda.

Lo que no precisó el doctor Marque es el tiempo de baja que se estima para el capitán de la SD Compostela. Cuando se le comentó si podrían ser diez días, el doctor explicó que “eso no se va a saber hasta después de la operación. A ver qué dice también el cirujano tras operarlo”, señaló. Lo que sí dejó claro es que “si Álvaro va a ser operado es con la intención de que pueda estar en condiciones de jugar el día 18 contra el Barco”.

También explicó el doctor Marque que, aunque se trate de una lesión en una mano que le va a impedir a Álvaro Casas entrenarse junto a sus compañeros, jugar partidillos y realizar otras actividades que puedan suponer contacto, pero no otro tipo de ejercicios, “vamos a ver después de la operación lo que el jugador va a poder ir haciendo, los ejercicios que puede realizar para ir cogiendo la forma física necesaria”, señaló.

Porque, reiteró, “aquí lo único que nos planteamos, el objetivo, es que Álvaro pueda jugar el próximo día 18 de julio contra el Barco; es lo que se va a intentar”. Y reiteró, lanzando un mensaje cargado de optimismo, que, dentro del infortunio, la lesión de Álvaro Casas él la ve como un “hándicap superable”. A.P.

29 jun 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.