Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
20:54
h

Jugaban los terceros, uno por arriba, otro por abajo

    SE ENFRENTABAN los terceros, el Manresa por arriba y el Obra por debajo. En la cancha, esos 12 puestos de diferencia en la clasificación solamente se notaron en los primeros minutos en los que parecía que los visitantes, con un altísimo ritmo de juego, romperían pronto el partido. Pedro Martínez ya hizo el primer cambio a los tres minutos y pico y en un plis plas había cambiado su quinteto inicial buscando frescura para mantener la velocidad endiablada con la que juega su equipo. Moncho también rotó su quinteto antes de lo que en él suele ser habitual.

    Dos filosofías de juego distintas, dos situaciones muy diferentes, dos entrenadores que se conocen a la perfección y como caldo de cultivo un gran partido, emocionante, con muchas alternativas y muy bien jugado tanto por Obradoiro como por Manresa, cada uno intentando imponer el estilo de juego que mandan y ordenan sus respectivos entrenadores. El Obra comenzó mal lastrado por la falta de puntería en los triples, 1 de 8, pero no se dejó caer en el desánimo y poco a poco fue reduciendo distancias, sin muchas pérdidas. Del 14-22 del primer cuarto se pasó al 43-41 al descanso gracias entre otras cosas muy positivas, a que un 6 de 7 en los tiros de tres dio mucho aire. De ellos los 3 tirados por Suárez y 2 por P. Scrubb. Tras el descanso siguió la igualdad y la lucha de estilos, con cambios defensivos para poner en más dificultades al rival, con un gran nivel de juego y mucha vistosidad en las acciones.

    En resumen, un auténtico partidazo al que se agarró muy bien el Obra jugando su mejor baloncesto de la temporada porque, todo hay que valorarlo, enfrente estaba el equipo revelación, con exteriores letales y jugones, y un juego interior muy atlético y muy potente. A Birutis lo intentaban controlar cada vez que recibía con un dos contra uno, cuando ya de por sí era muy difícil jugar contra el atlético Sima, que a sus 2,11 añade unos brazos que no se terminan nunca.

    El Obra jugó muy bien, controló mejor que nunca las pérdidas, no les dejó correr, paró parte de sus transiciones y apareció Robertson que estuvo en su mejor línea ofensiva aparte de hacer un gran trabajo atrás en la prórroga. Al final hubo dos golpes que nos metieron el miedo en el cuerpo, el de la cabeza de Hobss, sustituído por P. Scrubb , y el de Birutis en la rodilla, saltando Okouo a la pista. Los dos sustitutos aportaron energía, determinación defensiva y puntos en ataque. El Obra se salió en la prórroga, ahogando al Manresa con una gran defensa, controlando el rebote y jugando con mucha fluidez en ataque, acertó en los tiros decisivos. Los de abajo, salvo el Fuenlabrada, cayeron, que ayuda mucho. También fueron muy buenas las noticias para la Cantera.

    El EBA ganó en casa del líder el Usal La Antigua y dio un paso de gigante, con 10 victorias consecutivas, para casi conseguir el premio que supone jugar la fase de ascenso. Mucha juventud, muchas ganas y muchísimo trabajo individual y colectivo. Y el equipo junior Obradoiro-Peleteiro ganó la liga por quinto año consecutivo, imbatido y con 6 partidos de ventaja sobre el segundo, clasificándose para el Campeonato de España del 1 de mayo. Un gran fin de semana, y que siga.

    05 abr 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.