Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 mayo 2021
23:33
h
{ EL DÍA DESPUÉS }

Matemáticas & baloncesto

LAS MATEMÁTICAS no dan al Obradoiro virtualmente salvado, pero el baloncesto o la lógica baloncestística nos dicen que sí, porque tal y como está ahora el equipo, de aquí a final de temporada no sería nada extraño que en los cuatro partidos que quedan pudiese arañar un par de victorias más. En esta temporada, extrañísima en todos los sentidos, donde las sorpresas se suceden jornada a jornada, como la paliza que el Fuenlabrada le propinó al Tenerife, el Obra puede por su plantilla y su estado de forma actual también hacer lo propio sorprendiendo en el Palau o ante el Estudiantes en el corto plazo. Ganar al Murcia es una gesta siempre bienvenida, como el dar la campanada en Burgos en la última jornada. El paso adelante de Birutis, Beliauskas y Ozmirak, junto con la consistencia de Czerapowicz y Enoch, y la buena compañía del resto de los jugadores invitan a un optimismo realista. Ya no entro en analizar que el milagro de 4 victorias del Retabet Bilbao se me antoja imposible.

Hace muchos años, en mi primer contacto con el baloncesto de élite, 1976 Eujubasket de Santiago de Compostela, el maestro Ignacio Pinedo, en los postres de una comida en el Hotel Peregrino en animada charla con Aíto, su ayudante en aquella selección júnior, me dijo una frase que al llegar a casa lo primero que hice fue apuntarla en mi libreta-resumen de los entrenamientos que hacíamos: “Pepiño, en baloncesto se gana defendiendo y reboteando, si después las metes ya es la leche”.

Esto fue lo que hizo el Obra, defendió todo el partido, con sobresaliente desde el principio en la defensa del pick and roll, dominó el rebote y así controló la contienda. Después, cuando recuperó la puntería desde el triple, el Andorra no pudo y se hundió. Así se cimentó una victoria holgada, placentera por la tranquilidad del final y decisiva por su trascendencia. Seguiremos una temporada más en la ACB. No quiero olvidarme de resaltar el gran partido de Czerapowicz que dio una auténtica exhibición en el poste bajo, amén de rebotear como un coloso.

Por otra parte, ha finalizado la Liga EBA en la que el filial, Obradoiro Silleda, quedó en segunda posición con los mismos partidos ganados, 15 de 20, que el primer clasificado, el Chantada. El objetivo inicial era salvar la categoría, aparte de seguir formando jugadores muy jóvenes, tres de ellos asiduos para ayudar en los entrenamientos del equipo ACB. El sensacional rendimiento del equipo se forjó en el gran trabajo que el cuerpo técnico y los jugadores realizaron durante toda la temporada, sacando horas y sesiones de entrenamiento a destajo. El filial jugó durante toda la temporada un baloncesto muy rápido, muy dinámico y muy bonito, basado en la agresividad en defensa y en el contraataque, imponiendo un ritmo de juego muy alto que en algún momento de los partidos doblegaba a los rivales, la mayoría de ellos con jugadores veteranos y curtiditos. A ver si hay suerte y estos chavales pueden acudir a Sar para que los aficionados les tributasen a ellos y al equipo ACB una merecidísima ovación. La gran afición del Obra debería de ser autorizada para poder poner en Sar el colofón a la temporada. A ver si nos dejan.

04 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.