Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 30 septiembre 2022
02:54
h

Planificación y entrenamientos

    AVANZAMOS sin parar en el entrenamiento y en la gestión deportiva. A nivel deportivo distinguimos tres grandes etapas dentro del año futbolístico, no van con el año natural, sino que transcurren entre el 1 de julio y el 30 de junio del año siguiente y se divide en pretemporada, temporada y transición. Son las macro fases del proceso de entrenamiento de un equipo de fútbol.

    La pretemporada, toma el protagonismo en el campo, comienza la puesta en escena de las tareas y los partidos amistosos de preparación en busca de la forma y el modelo de juego. Es la tapa para definir y construir el modelo de juego, buscar las distancias adecuadas y gestionar a jugadores, espacios y tiempo. Es el banco de pruebas, se marcan las líneas maestras y suele ocupar las 6 primeras semanas de trabajo para aprender, entrenar y dominar los intríngulis del juego.

    La temporada en sí es el período competitivo, es un período de unos 9 meses, se juegan los partidos oficiales de Liga, Copa y los Campeonatos Europeos para algunos. Aquí se da la esencia del juego, el estudio del rival, el plan de cada uno y los resultados una vez enfrentados. Es una evaluación continua que va colocando a cada uno en su sitio.

    La transición es la etapa de las vacaciones, del descanso, para la mayoría de los jugadores, salvo Selecciones y competiciones europeas. Este período está destinado para que el deportista se recupere fisiológicamente y psicológicamente del estrés generado por tantos viajes, tensiones, concentraciones, entrenamientos y competiciones a los que ha sometido su cuerpo y mente durante el transcurso del año. Sin duda, será el momento idóneo para realizar una evaluación final sobre el proceso de entrenamiento y extraer conclusiones para el futuro próximo del deportista. Es una etapa desigual, unos se van unos 2 meses de descanso y otros vuelven sólo con 2-3 semanas o se incorporan más tarde.

    Pasamos al inicio, al trabajo cotidiano de campo, donde se debe tener en cuenta la correcta aplicación de la teoría y de la formación de los técnicos para darle seguridad a los jugadores de lo que va a pasar. Aquí quiero recordar algunas de las cuestiones a tener en cuenta para entrenar a un equipo:

    Distribuir las cargas de los entrenamientos dentro de los ciclos de trabajo es una cuestión de las más importantes, se necesita dar pausas, tiempo y descanso para la asimilación y supercompensación. Todo con el volumen adecuado y de la intensidad óptima. Se deben distribuir las cargas, dentro de los ciclos de trabajo, teniendo en cuenta la competición. Las sesiones de entrenamiento deben tener parte preparatoria, principal y vuelta a la calma. Las tareas del entrenamiento deben ser siempre un estímulo.

    Otra de las obligaciones de los técnicos es reducir la incertidumbre, dar a conocer al jugador lo que es bueno para él y para el juego y elaborar las tareas de entrenamiento pensando en el jugador y en el juego. La exigencia de la competición necesita tener en cuenta la forma específica de cada jugador.

    De los entrenamientos competitivos, con tareas dinámicas, con entrenamientos integrados en la competición, incluyendo actividades preventivas y siempre de utilidad para no perder el tiempo, que es un bien irrecuperable, hablaremos la próxima semana.

    09 ago 2022 / 23:54
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.