Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 noviembre 2020
22:47
h
|| La otra jugada ||

Póquer de españoles en MotoGP

RESULTA curioso las vueltas que da la vida. Que se lo pregunte, si no, a Joan Mir, flamante nuevo campeón del mundo de MotoGP que a comienzos de esta atípica temporada no soñaba, ni por asumo, con rematar el año en lo alto del escalafón. Y es que el destino tiene esas cosas. Después de que Marc Márquez se mostrase intratable los últimos años a lomos de su Honda, todo hacía pensar que en esta oportunidad el catalán sumaría un título más a los ocho que ya tiene en su zurrón, pero todo se fue al traste en la primera carrera disputada en Jerez y cuando el piloto de Cervera estaba apurando para remontar, se fue al suelo lo que le obligó a pasar por el quirófano. Así, lo que parecía que sería una lesión que le mantendría apartado de la competición unas pocas semanas, se fue complicando y a día de hoy aún no es seguro que no se vea obligado a pasar de nuevo por el quirófano, lo que le impediría disputar las primeras carreras del próximo Mundial.

Este desafortunado lance abrió las puertas de par en par al resto de pilotos que veían cómo el capo de la categoría les iba a dar la oportunidad de sus vidas y como gran aspirante estaba el joven Fabio Quartararo que en el pasado Mundial había sido el único que había plantado cara a Marc. Sin embargo, el francés de Yamaha ha demostrado que mentalmente aún no estaba preparado para un reto de esa envergadura y fue sumando error tras error, a los que también hay que sumar los cometidos por la propia marca japonesa, hasta llegar a la última parte del Mundial sin opciones tras haberse impuesto en tres grandes premios.

Es más, entre los entendidos en la materia y una vez conocida la ausencia de Marc Márquez, se especulaba con un ramillete de tres o cuatro pilotos que figuraban en todas las quinielas para hacerse con el título, nunca entre ellos estaba el nombre de Mir, al menos en un principio. Eso sí, se hablaba de su compañero de escudería Alex Rins, también de los pilotos de Yamaha, Franco Morbidelli y Maverick Viñales, además del propio Quartararo e incluso de Pol Espargaró.

Pero por unas u otras circunstancias todos fallaron. El que no falló fue el mallorquín que pese a imponerse en un único fran premio, sí fue el más regular de todos, sumando siete podios, demostrando una regularidad pero, sobre todo, una sangre fría y una inteligencia impropias de un joven de 23 años que lleva solo dos temporadas en la categoría reina.

Es la suya una vocación tardía si tenemos en cuenta la pasión que desde muy niños demostraron otros ases de las dos ruedas. Los propios Marc Márquez o Jorge Lorenzo casi comenzaron a pilotar pequeñas motocicletas al tiempo que daban sus primeros pasos. No es el caso de Joan al que en sus primeros años le da más por el monopatín, entre otras cosas porque su familia tenía una tienda con esos artilugios en Palma de Mallorca, un negocio que daba para vivir al día y poco más, por lo que una vez, ya con diez años, comenzó a cogerle el gusto a las motos, no le quedó otra que buscarse la vida a base de becas y patrocinios para poder pilotar.

Ello hizo que, al contrario que otros muchos compañeros que con 15 años debutaban en el Mundial de Moto3, él no lo hiciese hasta los 18, lo que no fue obstáculo para hacerse con el título mundial en 2017. Al siguiente año, ya en Moto2, fue declarado rookie del año, lo que le valió para dar el salto, en 2019, a MotoGP a los mandos de una Suzuki, consiguiendo el título Mundial con solo cinco años en los circuitos, algo que tanto a Marc como al propio Valentino Rossi les costó seis años.

Los que conocen al nuevo campeón dicen de él que es un chico que tiene la cabeza bien amueblada, con un entorno sano y que no va a permitir que el triunfo se le suba a la cabeza. Puede que en esto esté la clave de su éxito y la certeza de que, si no media un accidente grave, los éxitos pueden continuar pues el mallorquín se encuentra muy identificado con la marca para la que corre y, si la evolución de la Suzuki sigue el camino adecuado, seguramente la próxima temporada le puede echar un pulso a Márquez si es que el catalán esquiva el quirófano.

Pero lo que ya nadie puede poner en duda es que en Mir hay un piloto para años, pues dada su juventud debería ir a más y, sobre todo, que ya ha pasado a figurar en el libro de oro del motociclismo español que cuenta con un póquer en MotoGP, Crivillé, Lorenzo, Marc Márquez y Joan Mir, con el recuerdo de otros grandes pilotos que por diversas razones no pudieron inscribir su nombre entre los campeones como los Sete Gibernau, Joan Garriga, Carlos Checa, Dani Pedrosa, Alberto Puig o Álvaro Bautista, pero que han ayudado a que el deporte de las dos ruedas sea seguido con pasión por una afición cada vez más numerosa.

|| La cara y...

RETIRADA Hay deportistas que cuando se retiran apenas dejan alguna imagen para el recuerdo. No es el caso de Javier Mascherano, ‘El Jefecito’ como era conocido desde que se dio a conocer siendo un juvenil en las filas de River, por todos los equipos por los que pasó, pero muy especialmente por el Liverpool y el Barcelona, en el que estuvo ocho años, se ganó el respeto de los aficionados pero, sobre todo, de sus compañeros de vestuario por la seriedad y la profesionalidad con la que siempre actuaba, sin cortarse un pelo cuando tanto pública como privadamente tenía, desde su condición de capitán, que llamar al orden a algún compañero, algo que el vestuario azulgrana echó de menos cuando decidió irse al fútbol chino.

... La cruz ||

UNA LOCURA El bueno de Ricky Rubio no las tenía todas consigo cuando a comienzos de semana se enteró de que su equipo, los Suns de Phoenix, lo habían traspasado a Oklahoma, una franquicia en reconstrucción y con nulas posibilidades de meterse en ‘play-off’. Así son las cosas cuando militas en la NBA, donde los sentimientos quedan al margen y solo se mira el aspecto deportivo y económico, sin pararse a pensar en la persona. Sin embargo, al base catalán se le abrió el cielo cuando en la madrugada del jueves conoció que los Thunder lo traspasaban a los Timberwolves, el equipo que lo drafteó en 2011 y en el que dio sus primeros pasos en la mejor liga del mundo, convirtiéndose en el mejor base español de la historia.

|| LO QUE DEBERÍA SABER ||

EXTREMISMOS Somos un país muy dado a los extremismos, tanto para lo bueno como para lo malo y el fútbol es una actividad que se presta a que se le adjetive así. Hace unos días, tras el empate con Suiza, incluidos los dos penaltis fallados por Sergio Ramos, los tertulianos y columnistas de la prensa deportiva se apresuraron a poner en cuestión ya no solo al seleccionador, sino a unos cuantos jugadores, haciendo especial mención en la falta de delanteros de calidad, lo que se traduce en una sequía goleadora ya de por sí crónica en la Roja, entre otras cosas porque los puestos de ataque de los mejores equipos están ocupados por jugadores extranjeros.

Sin embargo llegó la inesperada goleada a Alemania, con un fútbol preciosista y, al mismo tiempo, efectivo para que se volvieran las tornas y los mismos que antes criticaban con dureza al equipo de Luis Enrique ahora lo encumbraban hasta llegar a equipararlo, así, como lo oyen, con el equipo que ganó un Mundial y dos Eurocopas consecutivas y, yendo algo más lejos, con el 12-1 a Malta en 1983 y que nos dio el pase a la Eurocopa de 1984.

Nadie va a discutir ni la rotundidad del triunfo, que se lo pregunten a Joachim Löw, ni la brillantez con que se consiguió pero de ahí a pensar que ya somos los nuevos campeones del mundo va un trecho muy largo. Porque el equipo nacional ahora mismo está en construcción, con jóvenes que tienen talento pero a los que les falta hacerse a nivel internacional y no sería ni justo ni sensato exigirles ya que rememoren los títulos y el juego de los equipos de Luis Aragonés o Vicente del Bosque, entre otras razones porque aquel grupo estaba conformado por una serie de jugadores en lo mejor de su carrera.

No olvidemos que los Xavi, Iniesta, Alonso, Puyol o Villa empezaron a ser tenidos en cuenta en sus equipos superados los 25 años y muchos de los jugadores que el martes golearon a Alemania apenas sobrepasan los 20. Bien haríamos en armarnos de paciencia porque partidos como el de Suiza se repetirán y no por ello dejaremos de creer en este grupo.

22 nov 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.