Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 junio 2021
03:03
h

Protagonistas: los bases

A PESAR del fulgurante comienzo de Shermadini, merced a las muñecas de Daum y Robertson y el buen comienzo en defensa y ataque de Pozas, el Obra igualó el marcador, tomó el mando del partido y a falta de 5´ para el descanso mandaba por 37-28. El Tenerife vivía exclusivamente del bloqueo directo sinfónicamente orquestado entre Marcelinho y Shermadini. A partir de ahí impuso su ritmo y su alto nivel defensivo colapsó el ataque del Obra que pudo sobrevivir y llegar al descanso con un punto de ventaja, 39-38. La mejor de las noticias.

Tras el descanso y con una puesta en escena con imprecisiones en ataque de los locales, fruto sin duda de la intensa e inteligente defensa de los chicharreros, éstos se adueñaron del ritmo y a pesar de que el Obra intentó seguir estando en el partido, les resultaba muy difícil por la calidad del oponente que ya comenzaba a dar muestras de su tiro exterior. Todavía hubo un atisbo de volver al partido tras un triple de Muñoz que dejó la distancia a tan solo 6 puntos, pero ahí se acabó y el Tenerife se convirtió en una apisonadora. Incluso rompió con suma facilidad la zona 2-3 del Obra con sendos triples de Yusta.

El último cuarto fue un festival de acierto y juego del Tenerife que mostró una gran condición física ante un equipo desfondado y que ya fue incapaz de competir. La novedad estuvo en el puesto de base, con la automarcha de Koniaris, el debut de Ozmizrak, la lesión muscular de Oliver y la exhibición de Marcelinho.

Primero el griego. Un chico joven que no fue capaz de adaptarse a la forma de jugar que exige Moncho, algo que no es fácil incluso para un veterano. Vino como especialista en defensa, en el triple y en el bloqueo directo. Seguro que pensó que sería titular, que podría disfrutar de muchos minutos, y al no ver cumplidas sus expectativas, decidió irse. A Kartal no se le puede pedir mucho más en su debut , todavía está sin piernas para defender y le tocó hacerlo ante dos miuras como Fitipaldo y Marcelinho. En ataque, dentro de 3 o 4 semanas si todo va bien, podrá empezar a dar lo mejor de sí mismo y tras lo visto, creo que se puede adaptar a lo que Moncho quiere para dirigir el equipo. Defensivamente, todo va a depender de su mejora física tras tanto tiempo inactivo. Oliver, en su mejor momento, sufre una distensión muscular y todavía no se saben los plazos de su recuperación. La situación no deja de ser inquietante. Queda el killer, Marcelinho, decisivo, todo talento y con una excelente forma física a pesar de sus 37 tacos. Estuvo imparable y le dio igual la defensa del Obra, intentando pasar en los bloqueos directos por delante por un lado o por detrás, cuando tomaba el otro, las superó siempre. Y cuando quedó solo clavó sus dos triples. Dio un recital y fue el Boss del partido.

Perder contra el Tenerife entraba dentro de lo lógico y previsible, pero la imagen del último cuarto, de origen físico o mental, preocupa pensando en el partido ante el Estudiantes, un partido de los que no se deben de perder.

02 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.