Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 07 diciembre 2021
21:36
h

Robertson: “Si no tengo confianza daño al equipo y es lo último que quiero”

El escolta del Obradoiro opta por olvidar sus fallos y centrarse en el próximo tiro tras recuperar la puntería frente al Betis

Kassius Robertson ejerció su papel como uno de los líderes del Monbus Obradoiro en la victoria del pasado sábado ante el Betis (76-87). El escolta atravesaba un momento de desacierto pero enchufó veinte puntos en San Pablo, con tres triples incluidos en la segunda parte y los tres tiros libres que finiquitaron el partido, para responder a la confianza depositada en él. “Si no mantengo mi confianza no ayudo nada al equipo, le hago daño. Eso es lo último que quiero”, zanja el canadiense.

Robertson había protagonizado dos partidos grises ante Baskonia, con tres puntos y un 0/6 en triples, y UCAM Murcia, con nueve tantos incluyendo 0/1 desde el exterior y 1/4 en tiros libres. Promediaba 10,7 puntos en seis encuentros, con peores porcentajes que en los 15,2 que anotó el pasado curso. Y su entrenador, Moncho Fernández, despejó las dudas en rueda de prensa: “Cuando volvamos a tener una técnica o una acción de este tipo a nuestro favor le diré a Kass que tire para que sepa que su entrenador confía en él”, comentó. Ante el Betis, el 30 regresó.

“No sabía que Moncho había comentado eso en los medios pero hablamos todo el tiempo y ya tuvimos esa conversación. Después del partido contra Baskonia, después del de Murcia... Para mí es agua pasada. A veces fallas tiros, a veces haces grandes partidos y a veces malos. Lo peor que puedo hacer es perder confianza en mí mismo y en mi tiro porque eso hace daño a mis compañeros. Siguiente tiro, siguiente jugada, siguiente partido. Eso es lo más importante”, explica.

Y eso que el de Toronto inició con mal pie el choque de Sevilla. Ahora se ríe al recordar los dos triples del primer cuarto que no tocaron ni el aro, porque el Obra ganó en parte por los dos que encestó al final del tercer periodo, o por el que puso el 74-76 momentáneo en el marcador, o por los tres tiros libres que pusieron el broche al triunfo. “Siempre es difícil al tener un mal inicio pero si no mantengo mi confianza no ayudo nada al equipo, le hago daño. Eso es lo último que quiero”, reitera. “Para mí no importa lo que ocurrió antes sino la siguiente jugada, porque hay partidos así que empiezas con varios tiros fallados y acabas metiéndolos. Es mi mentalidad: hay que tirar porque sé hacerlo. Da igual lo que haya pasado, hay que pensar en la siguiente jugada”.

Esa confianza también resultó fundamental a nivel colectivo tras una derrota ante el UCAM Murcia por 34 puntos (70-104), en la que la conclusión unánime es que no se igualó el grado de intensidad del rival. “Cuando nos vimos por detrás contra el Murcia, se acabó, no conseguimos responder. En Sevilla sí lo hicimos”, admite Kassius. “Lo hablamos después del partido, hay que creer más en uno mismo porque está claro que creemos los unos en los otros. Allí salimos con mucha confianza e hicimos el trabajo”.

UNA MARATÓN. Tras siete jornadas el Obra es decimocuarto con tres victorias y cuatro derrotas, un balance peor que el de hace un año a estas alturas aunque la experiencia ha demostrado a Robertson que la temporada acaba de empezar. “Para los que hemos jugado ya en la ACB sabemos que esto no va de cómo empiezas sino de cómo acabas. La temporada pasada empezamos con cinco victorias y dos derrotas, estábamos en una posición increíble y después perdimos nueve partidos seguidos o por ahí. Y hubo equipos que empezaron abajo y terminaron en play-off”, recuerda. Cree que responder a los tropiezos es clave y así se lo transmite a los debutantes: “Para mí fue sorprendente la campaña pasada. Empezamos muy bien, estaba muy contento y de repente... ¡Bum! Te atropella un tren. A veces es un shock, pero la clave es no perder confianza sea cual sea el resultado, metas tiros, los falles... Hay que intentar seguir por el buen camino”, enfatiza.

El siguiente reto es el Lenovo Tenerife, el sábado en Sar (18.00 horas). El Obra cayó claramente en los precedentes más recientes pero el canadiense se reafirma: haciéndolo bien, se le puede ganar a cualquier rival.

DUELO ANTE SU EXCOMPAÑERO
“Echo de menos a Pepe”

··· Robertson se enfrentó el pasado sábado a un amigo. Pepe Pozas, ahora en las filas del Betis, fue el compañero de habitación del canadiense en su primera temporada en el Obradoiro y ambos se reencontraron en San Pablo, donde se les vio charlar y darse un gran abrazo al finalizar el encuentro. “Me encanta Pepe, nos hicimos íntimos la temporada pasada. Lo echo de menos pero fue divertido jugar contra él, hubo un par de jugadas que nos defendimos y pudimos hablar un poco”, relata.

··· Otro de los cambios importantes respecto al pasado curso se ve cada semana en las gradas de la Liga Endesa, que tras un año sin público actualmente cuentan con un 80 por ciento de aforo máximo a la espera de la reunión de hoy del Consejo Interterritorial de Salud. “Está muy bien, da la sensación de que todo vuelve a la normalidad, especialmente en el baloncesto. Es más cómodo jugar delante de aficionados, la temporada pasada fue rara. Nos da ventaja y lo necesitamos”, dice Kass.

27 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.