Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 23 septiembre 2020
17:30
h

“Sar se me dio bien de visitante, esperemos que también de local”

Albert Oliver muestra en su presentación como jugador del Obra, con vínculo temporal, su amor por el baloncesto a sus 42 años // Se ve debutando el sábado

A Albert Oliver, flamante nuevo base del Monbus Obradoiro para los dos próximos meses (contrato temporal por la lesión de Kartal Özmizrak) se le recordó con cierta sorna que el Obra en el pasado no se le dio mal... para ganarle con los equipos con los que visitaba Sar, con buenas actuaciones suyas. Se mostró humilde: “Aquí hice algún partido bueno, también alguno malo. El año pasado no estuve mal pero tampoco muy fino. Sí recuerdo uno con la Penya que ganamos y fue uno de mis mejores partidos. Hay alguno que puse una foto... se ven calvos. Sí que es verdad que tuve la suerte de jugar aquí bien pero sobre todo de ganar muchos partidos, con Gran Canaria de los seis años que vine gané cuatro o cinco veces, es difícil aquí; el año pasado perdimos. Es una cancha que se me ha dado bien, esperemos que se me dé bien como local”, afirmó.

Y recordó, con gracia, que jugar en Santiago “tenía cosas buenas: si ganabas te ibas a comer zamburiñas y pulpo, pero la más importante es que siempre había ambiente, mucho ambiente y era bonito jugar. Mejor para el local que para el visitante, pero me gusta siempre jugar en campos con ambiente. Lo echaremos de menos, pero a ver si todo va bien y vuelve lo antes posible, para el equipo puede ser algo muy positivo”, comentó.

Habla ya como un obradoirista más. Estaba sin equipo, entrenándose con el Gran Canaria (agradeció al club no tener que hacer una pretemporada solo), cuando le llegó la oferta del Obra. ¿Se la pensó? “No”, dice rotundo. Por su situación y porque “ya le dije a Ernest (su representante) que adelante si salía, fue fácil llegar a un acuerdo. Es un club serio, que está haciendo las cosas y jugando muy bien; creo que tenemos equipo para competir”, asegura.

Tenía buenas referencias de Corbacho, de Nacho Llovet, que le contaba que después de los partidos los jugadores se iban a tomar algo juntos. Hay grupo: “Años atrás ya estuvieron interesados, y lo planteamos: que era un club muy serio, humilde pero que todo lo que decía lo cumplía”. Lo vivió estos días, al llegar: Llegué a la una del mediodía y por la tarde ya tenía casa, coche... contento”.

Por eso se apunta a adaptarse a lo que pida Moncho Fernández, un técnico para el que los bases “sí, somos un poco la extensión de Moncho en la pista”. A aprender rápido los mil esquemas, las opciones para acabar cada jugada. “Utiliza mucho el pick and roll, salidas para los aleros.... Llegué el viernes, en el avión ya estuve mirando cosas de cómo jugaban, me las enviaron; es cierto que juegan de una forma diferente. Entrené sólo un día y lo vi, muy riguroso en las cosas, quiere que se hagan bien. Podemos hacer un buen trabajo”, repite.

“Vivo el presente, el día a día: ya veremos dentro de dos meses”

Santiago. La pregunta clara que había que hacerle a Albert Oliver es si se plantea qué sucederá cuando finalice su contrato. Su respuesta, inteligente: “Está claro que hay un contrato que se acaba en dos meses, pero me planteo el día a día: hoy entrenar bien, coger los sistemas lo antes posible, los automatismos que tienen todos los jugadores y a mí me faltan, competir y ganar. Ya veremos dentro de dos meses. Lo más importante es el presente, y nada más, me planteo entrenar, después descansar y dormir”.

Se lo nota feliz, algo lógico por cuanto confiesa que este verano no tuvo ofertas de la ACB, donde quería jugar: no preguntó en LEB. “Hubo un momento en verano que ya me hice a la idea de que me quedaría sin equipo. Betis con de la pandemia parecía podía ser una opción, pero no fue así. Me lo tomé con calma, que no es fácil. Se dio esta situación, por suerte pude entrenar con el Granca, y por la desgracia de la lesión de Kartal me ha tocado venir aquí. Pero esto es deporte, esperemos que se recupere lo antes posible, y nada más. Ahora estoy aquí, y con ganas”.

Las ganas, la ilusión: la clave de una deportista que no es fácil mantener con los años. Oliver la mantiene: “Yo quiero jugar a baloncesto: es lo que me gusta, lo que me apasiona. Ya sé que tengo 42, pero me sigue gustando mucho y quiero seguir jugando”, dice. Por eso admite entre risas que Moncho y sus esquemas le están “haciendo estudiar bastante, ya se lo dije. Además, al llegar a última hora es más complicado. Pero bien. Aún me falta muchas cosas por aprender, cómo atacar el equipo, cómo defender... pero poco a poco lo iremos sacando”, dice con convicción. Y se apunta a debutar ya en la Liga este sábado. e. m.

éxito en los dos amistosos

··· La afición del Obra, y al baloncesto, como no podía ser de otra forma, respondió de forma masiva en los dos encuentros amistosos que ofreció EL CORREO GALLEGO a través de su web, contra GBC y Bilbao: casi 15.000 visualizaciones en youtoube entre los dos partidos. Uno de ellos, lo explicó ayer, fue Alberto Oliver, que vio al Obra en Bilbao ypiensa que “podemos competir muy bien”.

··· Los partidos pudieron verse gracias al patrocinio de Clínica Dental Baltar; SBC; Lambonadas; AS Computer; ACME; ZIMAL; y Míguez Cutrín.

··· Ayudas siempre importantes. Como la de Nissan Caeiro Rey, que acogió ayer la presentación oficial de Albert. Por quinta temporada seguida, como agradeció José Luis Mateo, director general del Monbus Obradoiro, es la marca oficial de vehículos del club.

··· Albert Oliver, un mito. 1’87 metros y 42 años. El curso pasado en el Betis. Seis temporadas en el Herbalife Gran Canaria, y también pasó por Manresa, Estudiantes, Joventut y Valencia: 18 campañas ACB. Internacional. “Pocas presentaciones. Pensamos que es el jugador adecuado para sumar y para ayudarnos a ser más competitivos en este inicio que tenemos. Y que que aún le queda cuerda”, dijo José Luis Mateo.

16 sep 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.