Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 17 octubre 2021
23:24
h
ENMANUEL REYES PLA Boxeador

“Sí o sí vamos a por el oro en Tokio, ese va a ser el objetivo, no hay otro”

{La Habana 1992} En su camino desde Cuba a A Coruña, donde lo esperaba parte de su familia, le tocó esquivar más golpes que sobre cualquier cuadrilátero // Asentado en Galicia, obtuvo la nacionalidad española en enero de 2020 // En el Preolímpico de París acaba de conseguir el pasaporte para competir en los Juegos, en el peso pesado

Con la clasificación para los Juegos obtiene la recompensa a un largo camino de esfuerzo y sacrificio. ¿Qué sintió en el momento en que lograba esa plaza olímpica, qué fue lo primero en lo que pensó?

Cuando me clasifiqué pensé en todos los esfuerzos que tuve que hacer para llegar aquí y vivir este momento. También pensé en la gente que no confió en mí, ya les di su merecido, como tenía que ser.

¿Cuál va a ser el objetivo que se marque en Tokio?

El objetivo de Tokio es el oro. Sí o sí vamos a por el oro, ese es el objetivo, no hay otro.

La final del Preolímpico fue una buena prueba para conseguir esa meta, enfrentándose a Muslim Gadzhimagomedov. Aunque le tocó vivir la cara de la derrota, ¿se vio muy lejos del campeón del mundo?

Él ganó y no pasa nada, pero ya estamos ahí, estamos entre los primeros . Él sabe que ya estoy pisándole los talones, y en Tokio, cuando me lo encuentre, lo voy a barrer.

¿Quiénes considera que pueden ser sus principales rivales para luchar por las medallas en los Juegos?

Los principales rivales pueden ser el kazajo, el cubano, el uzbeko... son con los que más he peleado. Con el colombiano también peleé y gané, y también está entre los primeros. Sin olvidar al ruso. Son los rivales más fuertes en esta división.

Está a menos de mes y medio de sus primeros Juegos, el gran sueño de todo deportista. ¿Qué aguarda con mayor emoción de la aventura que tiene por delante?

Lo mejor que puede sucederle a un deportista es competir en unos Juegos Olímpicos, eso es lo más alto a lo que puede aspirar. Ahora que lo he conseguido tengo que ir allí, demostrarlo y vivirlo mejor todavía con una medalla de oro, que es como mejor se va a vivir.

¿Espera encontrarse una competición muy distinta a lo que puede ser cualquier otro campeonato?

Es muy distinta, en los Juegos es diferente, en los Juegos se descansa, aunque sea uno o dos días. En París (en el Preolímpico) tuve que pelear cuatro peleas seguidas, pero en los Juegos Olímpicos es diferente.

¿Cuál va a ser su hoja de ruta en estas semanas que quedan hasta el inicio de los Juegos de Tokio, el próximo 23 de julio?

Vamos a tener ahora nuevos entrenamientos en Madrid, van a venir dos boxeadores egipcios que están clasificados para los Juegos, uno de 81 kg y otro de 91 kg. Después de terminar esos sparrings, esa concentración con ellos en Madrid, iremos al Campeonato de España.

Ahora toca afinar la puesta a punto para los Juegos pero, ¿y después de Tokio?

Vamos a ver lo que hacemos en Tokio, y si cogemos algo bueno, que si Dios quiere es lo que vamos a hacer, esperar a ver si podemos ir a París y conquistar París también.

Aunque en España vivir del boxeo es casi una utopía, ¿pasarse al boxeo profesional es una de las opciones que tiene en mente?

Esa puerta nunca se cierra, pero si haces un buen contrato y lo veo bien, entonces sí la pasamos; de lo contrario, no.

Tanto sus rivales como los aficionados al boxeo lo conocen como el Profeta. ¿Por qué?

Me lo puse porque en mi familia son cristianos y fue como un homenaje a mi abuela por parte de madre. Todo el mundo tiene siempre apodos relacionados con animales pero esto es diferente y por eso también lo elegí.

Ahora le toca vivir las mieles del deporte, la cara de la moneda, pero para llegar a boxear en España le ha tocado vivir una auténtica odisea en su camino desde Cuba.

Fue una odisea llegar a España. Salí de Cuba buscando un futuro y tuve que pasar por Moscú. En Moscú tuve que estar trancado casi un mes en una habitación, no salir para que no me pasara nada. De allí crucé a Austria, donde estuve en un campo de refugiados. Después, en Alemania me metieron preso, porque me cogieron cruzando la frontera a Francia. Hasta que ya pude, gracias a Dios, llegar aquí a España, y hasta el día de hoy, que ya estamos haciendo cosas grandes.

En el momento en que por fin consigue llegar a A Coruña, ¿ya tenía contacto con Chano Planas (su entrenador) o tuvo que buscar a alguien que le abriera las puertas del boxeo en Galicia?

Ya mi tío había hecho un contacto con él antes y en cuanto llegué ya me puse a entrenar con él.

¿Qué le parece el que es ahora su nuevo hogar, Galicia?

Galicia es lo máximo, quitando la lluvia. Pero en todo lo demás es lo máximo: la comida, la gente, la cultura... La gente son muy buenas personas. Es un lugar tranquilo, en el que se puede estar.

Desde que forma parte de la selección española le toca entrenarse en Madrid, pero ¿suele venir a menudo por A Coruña?

Sí, cuando me dan vacaciones siempre voy a casa.

Toda historia tiene un comienzo. ¿Cuál fue su primer contacto con el deporte que lo va a convertir en deportista olímpico?

Empecé cuando todavía era un niño para aprender a defenderme en Cuba, en la escuela, en la calle... Empecé con seis años y nunca tenía en mente llegar a hacer lo que hago ahora, pero fui creciendo y ahora estoy aquí.

Cuando se iniciaba, y más aún cuando fue creciendo en este deporte, ¿cuáles fueron sus referentes?

Mi referente siempre ha sido Mohamed Alí y (Teófilo) Stevenson, que son los pesos grande más top a nivel mundial.

A partir de su experiencia, ¿qué consejo le daría a un niño o a una niña que se planteen probar suerte en el mundo del boxeo?

Que lo pruebe, que eso le va a dar mucha tranquilidad mental y física. El boxeo tiene muchas cualidades y los va a hacer una persona de bien para el futuro.

En su caso, ¿qué diría que ha aportado el boxeo a su vida?

Ha aportado mucho: responsabilidad, sacrificio... muchas cosas buenas. Me ha hecho ser un hombre desde pequeño, eso es lo que da el boxeo.

camino a tokio
ASÍ SERÁ SU COMPETICIÓN

TOKIO Enmanuel Reyes será uno de los cuatro boxeadores españoles que compitan en los Juegos Olímpicos de Tokio (23 de julio al 8 de agosto). La selección nacional se completa con Gabriel Escobar, José Quiles y Gazi Jalidov, logrando la mayor representación desde Barcelona 92.

CLASIFICACIÓN Estos serán los primeros Juegos para Enmanuel, que logró la clasificación venciendo al búlgaro Radoslav Pantaleev en los cuartos de final de un Preolímpico europeo comenzó en marzo de 2020 en Londres y se completó la pasada semana en París, tras la interrupción por la pandemia. En la final Reyes cayó ante Muslim Gadzhimagomedov, campeón mundial y europeo, en su primera derrota desde que dispone de la nacionalidad española.

AGENDA El peso pesado (-91 kg) se disputa el día 24 (treintaidosavos), 27 (dieciseisavos) y 30 de julio (cuartos). La semifinal será el 3 de agosto; y la final, el 6.

14 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.