Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 10 agosto 2022
18:12
h
LA PIZARRA

Superando las dificultades

los hombres de negro estrenaron el año con un importante triunfo en Miribilla, donde se han hecho fuertes ganando los tres últimos partidos y alejándose de la zona baja clasificatoria. Su adaptación con jugadores recién llegados, la recuperación de lesiones y el acoplamiento al resto del bloque han sido determinantes en el crecimiento táctico, depurando un estilo propio con un salto de calidad principalmente defensivo.

Las claves de la notoria evolución del Surne Bilbao Basket están cimentadas en el trabajo colectivo castigando los errores del rival y explotando su juego de contraataque. Esa elaboración en transiciones rápidas es donde sacan a relucir todo su arsenal ofensivo; llegadas abiertas con tiro de tres, finalizaciones centrales del pívot en carrera y ataques verticales en uno contra uno de Goudelock siendo absolutamente letal en momentos decisivos de partido.

Todas esas acciones poseen una serie determinada de reglas que se mueven en torno a cualquier sistema que utilicen, produciendo diferentes ventajas alternativas: encadenar acciones de mano a mano y bloqueo en 3 contra 3, aclarados frontales, sacar a los pívots a la línea de triple para desajustar emparejamientos defensivos rivales, salidas de bloqueo indirecto sobre Reyes o Bigote, etc.

La enorme calidad en el triple y su rebote ofensivo es su principal caudal de anotación.

Lo más curioso es que también son los puntos fuertes del Monbus Obradoiro. Hace dos meses que se han visto las caras y el duelo en la pintura se lo llevó el conjunto gallego con una sobresaliente actuación de Laurynas Birutis y Viny Okouo.

Los pupilos de Moncho Fernández trabajan en el colectivo por encima de las individualidades, aspecto clave a la hora de entender su salto de calidad en los básicos del juego como el rebote y los ajustes en defensa de ayudas. Esto último castigará enormemente a los vascos, dado que son el cuarto equipo que más balones pierde de toda la Liga Endesa.

Es evidente que llevar tres semanas sin competir por culpa del virus genera cierta inactividad y falta de rodaje en los entrenamientos. No obstante, el tener a tu disposición a prácticamente toda la plantilla hace que la preparación del choque sea notable y la motivación por volver haya crecido exponencialmente cada día.

El extra de energía de jugar ante tu afición, sumado a que el Bilbao Basket no sabe lo que es ganar a domicilio, será la receta del triunfo local.

15 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.