Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 22 julio 2021
02:37
h
El Monbus Obradoiro fue el primer líder, era cuarto a finales de octubre y desde febrero transitó entre la decimocuarta y la decimoquinta posición, siempre fuera del descenso // Así se resume la temporada en números con los récords de Robertson, el gran nivel de Birutis o la progresión de Enoch TEXTO Óscar de la Fuente GRÁFICOS Sabela Freire

Un curso sin asomarse al abismo

Con el tiempo el Monbus Obradoiro recordará la temporada 2020/21 por su dureza, por todos los condicionantes y obstáculos derivados de la pandemia de COVID, por el brote que padeció y por las lesiones, pero también por una permanencia sellada en mayo aunque fraguada con una trayectoria plagada de altibajos y sin haberse asomado al abismo en ningún momento. Sufrió el club santiagués para amarrar su décima salvación consecutiva en la Liga Endesa, pero nunca estuvo por debajo de la decimoquinta posición.

El Obra fue el primer líder tras la jornada del 19 al 21 de septiembre, y aunque las peculiaridades del calendario por el COVID y las suspensiones dificultan el seguimiento jornada a jornada, su expediente semana a semana arroja un saldo descendente pero positivo. Se situó tercero el 18 de octubre y cuarto una semana más tarde, pero a partir de ahí una dinámica de dieciséis derrotas en dieciocho partidos llevó al cuadro obradoirista a ir bajando posiciones. Desde febrero transitó entre la decimocuarta plaza, que ocupó finalmente, y la decimoquinta. A veces cerca del descenso (18.ª y 19.ª), pero siempre con margen.

En el aire quedarán siempre un puñado de ¿y si...? ¿Y si las lesiones en jugadores clave no hubieran castigado al grupo con tanta dureza? ¿Y si no se hubiera contagiado casi en pleno en un brote masivo? ¿Y si hubiera contado con el ambiente de la Caldeira? El Obra ganó dos encuentros por una diferencia tres puntos o menos y perdió seis. Salvo en días contados, su capacidad competitiva estuvo fuera de duda.

KASSIUS ROBERTSON. En la lista de nombres propios del Monbus Obradoiro 2020/21 sobresale, entre otros, Kassius Robertson. El escolta estableció el récord de puntos del club en un partido (37), se erigió en el máximo anotador de la temporada en total (501) y de media (15,2) y el sexto de toda la competición, y fue el máximo triplista de la Liga Endesa (2,8 de media y 92 en total).

LAURYNAS BIRUTIS. Su excepcional arranque en septiembre le otorgó el MVP mensual de la Liga Endesa, el segundo en la historia del club. Su progresión se frenó y atravesó un bache, especialmente después del brote de COVID, pero no soltó el título honorífico de jugador más valorado del plantel (490 en total y 15,3 de promedio) y acabó segundo en puntuación (347 y 10,8). Logró además dos designaciones como Jugador de la Jornada (1 y 9). También lo fueron Kassius Robertson (15) y Steven Enoch (27).

STEVEN ENOCH. Fue de menos a más y terminó siendo el Jugador Estrella Galicia de marzo y de abril, elegido por la afición, además de recoger el galardón al más destacado de la temporada. Estadísticamente fue el tercer jugador del plantel en puntos (344 totales y 9,6 de promedio) y valoración (377 y 10,5), y el segundo en rebotes (173 y 5,4). Él y Laurynas Beliauskas fueron los únicos obradoiristas que disputaron los 36 encuentros de la temporada.

PUNTOS. El contexto es favorable pues la Liga Endesa 2020/21 cerró su fase regular con el mejor promedio anotador desde la 1988/89, hace 32 años. Se encestó en el último ejercicio una media por equipo y partido de 82,85 puntos. Y entre los clubes que batieron sus propios topes figura el Monbus Obradoiro, que por primera vez superó la barrera de los 80: llegó a 80,2. Lejos queda la temporada 2011/12, dentro de una tendencia general diametralmente opuesta, cuando el equipo de Moncho Fernández estableció un promedio de 70,7.

TRIPLES. Salvo Birutis, todos los jugadores del Obra amenazaban desde el triple, y solamente cuatro equipos superaron los 9,81 aciertos por cita del equipo santiagués y dos firmaron una cifra de intentos superior a sus 27,4. Aún así, sus medias son ligeramente inferiores a las de los dos cursos anteriores.

FALTAS. Birutis recibió 4,6 faltas por encuentro, la cuarta marca más elevada de la Liga Endesa. Fue un factor importante para que el Obra terminase tercero en personales recibidas tras Fuenlabrada y Zaragoza, con 20,86 por choque.

RÉCORDS. Durante la campaña, Albert Oliver se convirtió en el jugador nacional más veterano en la historia de la ACB (cumple 43 años esta semana), en el más longevo (más tiempo entre su debut y su último partido) y superó las dos mil asistencias.

la cifra
37

Puntos. Con esos guarismos, Kassius Robertson permanecerá en el libro de los récords del Obradoiro mientras su marca no sea batida. El 20 de diciembre el escolta canadiense anotó 37 puntos contra el Zaragoza en Sar, superando los 36 que el pívot alemán Maxi Kleber (hoy en los Dallas Mavericks de la NBA) encestó en la visita al Fuenlabrada el 15 de marzo de 2015, durante su única campaña con la camiseta obradoirista.

la cifra
14/14

Tiros libres. Hay estadísticas que evidencian que Steven Enoch es el prototipo del pívot ‘abierto’ moderno, como su capacidad para anotar triples o su seguridad al lanzar tiros libres. Prueba de ello es el 14/14 desde la línea de personal que firmó el 20 de marzo frente al Unicaja, en su mejor actuación de la temporada. Terminó con un 69/83 global, un porcentaje del 83,1 % excelente para un pívot.

la cifra
42

Valoración. Laurynas Birutis cerró el curso como el obradoirista más valorado con un promedio de 15,3 créditos por encuentro y también estableció la mejor cifra en un partido. Fue en la primera jornada, ante el Fuenlabrada: firmó 42 unidades con 27 puntos y 12 rebotes.

31 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.