Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 29 enero 2023
02:26
h
|| La otra jugada ||

Una Liga a la baja

LLEVAMOS años afirmando, al menos hasta hace bien poco tiempo, que la Liga española miraba de tú a tú a la Premier League y para ello nos basábamos en la actuación de los equipos en las distintas competiciones europeas donde se consecharon éxitos indudables. Eso hizo que nos olvidásemos de que la Premier nos sacaba varios cuerpos de ventaja en lo que a organización y proyección internacional se refiere lo que, al fin y a la postre, se traduce en contratos mucho más suculentos por los derechos de televisión.

El hecho de que hasta no hace tanto tiempo tuviésemos aquí a los dos mejores jugadores del mundo, a saber, Messi y Cristiano, permitía albergar la esperanza de darle la vuelta a la tortilla. Sin embargo, la marcha del portugués hace tres veranos a la Juventus dejó solo a un Messi que se convirtió en la única bandera de una competición que intentó vendernos que hombres como Hazard o Griezmann podrían suplir la fuga de Cristiano. Craso error.

Y ahora, con el fichaje del argentino por el PSG, nos encontramos, de buenas a primeras, con que no tenemos a un solo jugador que pueda ser la referencia a nivel mundial de una competición que tras la pandemia ha visto como la mayoría de los equipos ha tenido que apretarse el cinturón lo que se ha traducido en fichajes de medianías que no aportan nada o muy poco a una Liga que a este paso acabará por convertirse se una competición menor.

Tan grave es la cosa que al cierre del mercado de verano, que vivió unas últimas horas de auténtica locura, nos topamos con que el gasto de los equipos de LaLiga en fichajes fue de un 30 % menos que el verano pasado, con la pandemia ya haciendo de las suyas. Es más, los 292,5 millones de euros gastados por los conjuntos españoles convierten a esta Liga en la quinta de Europa, superados por la Premier League (1.330 millones), la Serie A (551,9), la Bundesliga (416) y la Ligue 1 (356). Por poner un ejemplo, solo dos clubes ingleses, Arsenal y Manchester United, han invertido más en fichajes (305,6 millones) que los veinte clubes españoles de la Primera División juntos.

Así las cosas, no puede resultar extraño que la liga inglesa coma aparte y cada vez se distancie más de las otras ligas domésticas del Viejo Continente y que desde hace un par de años, con la excepción este curso del Villarreal, marquen la pauta en Europa acaparándolo todo.

¿Cómo se ha podido llegar a esta situación? Muy sencillo. En la Premier prima la profesionalidad y los clubes saben que tienen que someterse a unos controles que no les permiten saltarse los presupuestos a la torera, además de implantar un reparto del dinero de las televisiones más equitativo. Es más, en Inglaterra sería impensable que se diese el caso que está atravesando un club como el Barcelona, en auténtica bancarrota, porque en las islas ya habrían saltado las alarmas tiempo atrás y le impedirían a los dirigentes culés hipotecar el club en la manera que lo han hecho.

Y ahora la pregunta que se hace todo el mundo: ¿tiene esto solución? La tiene pero no a corto plazo. Primero los clubes habrán de sanearse económicamente hablando y una vez conseguido, habrá que replantearse la política deportiva. En este último apartado cabría decir que no hay mal que por bien no venga. Al no tener un euro en caja, a los equipos no les queda más remedio que echar mano de la cantera con lo que a medio y largo plazo saldrán beneficiados no solo los clubes sino también la propia selección española. Ahí está el caso palmario del Barcelona que al no poder acudir al mercado a fichar, a su entrenador no le queda otra que tirar de los jugadores de casa y si la temporada pasada ya salieron nombres como Ansu Fati, Mingueza o Araújo, ahora mismo ya suenan los de Gavi, Nico o Balde.

Caso Mbappé. Y otro factor importante para recuperar el prestigio de hace un lustro sería contar con la llegada de alguno o algunos de los mejores jugadores entre los que se encuentran, como no, Mbappé y Erling Haaland. Un Mbappé al que el Real Madrid se agarró hasta última hora como a un clavo ardiendo pero al que los jeques no han querido liberar y que de mantener su palabra llegará el próximo verano al club de Concha Espina que se ha ahorrado un buen porrado de millones porque el atacante del PSG quedará libre en 2022 y podrá negociar con quien quiera a partir del próximo 1 de enero.

Desde luego, de confirmarse su aterrizaje en la capital de España sería un aldabonazo importante ya no solo para el Real Madrid sino también para LaLiga y ya no digamos si lo hace acompañado por el atacante noruego del Borussia Dortmund, pues de repente aquí se darían cita quizás los dos mejores jugadores del momento o, cuando menos, los que apuntan maneras para ser los herederos de Messi y Cristiano. Ahí es nada. Pero, mientras tanto, toca remar con lo que hay.

|| La cara y...
Image

PERSONALIDAD Eso, personalidad, es la que ha demostrado Ansu Fati al ponerse el dorsal 10 del Barcelona a la espalda, un dorsal que ha llevado durante estos últimos años un tal Leo Messi y que tras su marcha al PSG dejó libre abriéndose el debate de qué jugador se atrevería a enfundarse la casaca del argentino. El atacante nacido en Guinea Bisáu, que lleva lesionado desde noviembre, ni corto ni perezoso se presentó ante la prensa para demostrar que lo que le sobra en carácter y que de ahora en adelante intentará hacer buena una camiseta que a otro cualquiera le pesaría como una losa pero que a él, que debutó con el primer equipo a los 16 años, lo único que le hace en motivarlos para seguir haciendo historia.

... La cruz ||
Image

UNA FARSA Lo ocurrido en el Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1 fue uno de los mayores fraudes deportivos cometidos por el mundo del motor desde que la competición existe. Después de horas de espera debido a la intensa lluvia, al final se decidió dar la salida y disputar dos vueltas, proclamando vencedor a Max Verstappen y haciendo un salomónico reparto de puntos, algo que indignó a público, crítica y pilotos. El propio Fernando Alonso señaló que “ha sido un día medio absurdo”.

Tal ha sido el revuelo que se ha montado que al presidente de la FIA, Jean Todt, no le ha quedado otro remedio que salir a la palestra para asegurar que se revisará el reglamento de la F-1 para evitar que se repita lo de Spa-Francorchamps.

|| Lo que debería ser y no es ||

paralímpicos Estos días se celebran los Juegos Paralímpicos de Tokio que están acaparando la atención de los aficionados. No seré yo el que reste méritos a las medallas que los deportistas españoles en general y los gallegos en particular alcanzaron en los Juegos recientemente celebrados en la capital nipona.

Seis medallas, además de nueve diplomas, jalonan la actuación de los gallegos en Japón. Ahí quedarán para la historia lo hecho por Teresa Portela, Ana Peleteiro y demás compañeros que lograron lo que nunca hasta la fecha habían conseguido deportistas gallegos en una Olimpiada, pero tengo que reconocer que estas últimas semanas viendo a los Paralímpicos uno no solo se emociona sino que se siente orgulloso de que hombres y mujeres procedentes de todos los rincones del mundo compitan demostrándonos que si se quiere se puede. Y aquí también hay que destacar a los gallegos con gente como Chano Rodríguez o Susana Rodríguez Gacio a la cabeza. Es gente hecha de una pasta especial. Conocí personalmente a Susana cuando en 2014 EL CORREO GALLEGO le concedió el premio Gallega del Año. Fueron apenas unos minutos de conversación telefónica para darle cuenta del merecidísimo galardón que se le acababa de conceder y luego un breve saludo en la gala de entrega de premios, al igual que a Chano, galardonado también por esta casa, y que desde el año 2000, cuando debutó en los juegos de Sidney, no se ha perdido ni una sola cita olímpica y ya va por la sexta. Ambos dos me ganaron por su sencillez y humildad.

Es más, a lo largo de estos días he intentando indagar en la historia de otros muchos paralímpicos y solo puedo hablar de admiración ya que no solo han tenido que hacer frente a los problemas que su minusvalía les provoca, sino que en algunos casos se han tenido que enfrentar al mobbing cuando no directamente a los abusos. Ahí están los casos de Oksana Masters, superviviente de Chernobil y Abbas Karimi, que se vio obligado a huir de Afganistán. Todos y cada uno de ellos son un ejemplo en estos tiempos convulsos.

05 sep 2021 / 00:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.