Galicia registró en mayo el mayor encarecimiento de precios de todo el Estado

La subida de los costes de la electricidad y la menor bajada de los carburantes explican este dato

Aumenta el precio de todos los productos, con excepción de las comunicaciones, que caen un 0,2 %

Los alimentos suben un 5 %, impulsados por la escalada del aceite de oliva y la fruta fresca

Imagen de una de las pescaderías de la plaza de Abastos de Santiago

Imagen de una de las pescaderías de la plaza de Abastos de Santiago / Antonio Hernández

El Correo Gallego

El Índice de Precios de Consumo (IPC) creció el pasado mes de mayo en Galicia un 4 % en comparación con la cifra de referencia del año anterior, un aumento porcentual que supone la mayor evolución de este indicador en el conjunto del Estado, donde el aumento medio fue del 3,6 %.

Todas las comunidades autónomas experimentan un incremento de precios similar en la comparativa interanual, con ligeras diferencias entre los territorios con mayores registros -Galicia (4 %), Euskadi (3,9 %)- y aquellos en los que menos crece la inflación -Canarias (3,4 %) o Navarra, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia (todas en un 3,5 %)-.

Este mayor repunte en Galicia, que también lideró los datos de inflación en abril, está ligado al encarecimiento del coste de la electricidad y a una menor bajada del precio de los carburantes. La cifra de mayo es tres décimas superior a la registrada el mes anterior.

No obstante, la inflación del precio de los alimentos se moderó en seis décimas respecto a los datos de abril, hasta quedarse en un aumento interanual del 5 % (en España fue del 4,4 %).

Los grupos que en Galicia registran un mayor incremento de precios son los hoteles, cafés y restaurantes (5,8 % más), la vivienda (5,7 %), los alimentos (5 %) y el transporte (4,2 %). En menor medida, también suben los costes de bebidas alcohólicas y tabaco (3,5 %), enseñanza (2,9 %), medicinas (2,8 %) y ocio y cultura (2,7 %).

Solo los precios de las comunicaciones bajan en comparación al año anterior, ya que experimentan un descenso del 0,2 %.

La inflación de los alimentos está directamente relacionada con la importante subida de precio del aceite de oliva, que vale un 42,9 % más que en las mismas fechas de 2023, según los datos facilitados por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Pese a ello, se modera su escalada al ser ya de cuatro puntos porcentuales menos que en el mes de abril.

Las frutas frescas son el único otro producto cuyos precios avanzan por encima de los dos dígitos (suben un 12 %), aunque también frenan su repunte respecto a las mediciones de otros meses. Ningún otro alimento sube de precio por encima del 10 %, aunque se quedan cerca de esta cifra la carne de oveja (un 9 % más), el pescado fresco y congelado (6,6 %) o los preparados de legumbres y hortalizas (6,7 %).

Entre los que caen de precio respecto a los baremos de hace un año están la leche (un 2,6% menos), la carne de ave (0,4% de bajada) o las frutas en conserva y frutos secos.