Escotet presenta una Abanca “plenamente asentada y competitiva” en su 10º aniversario

La líder del sistema financiero gallego inicia el “diseño de su futuro” en una convención con más de 6.000 empleados de España, Portugal y otros nueve países de Europa y Latinoamérica

Escotet y Botas, en su intervención en la convención celebrada en A Coruña

Escotet y Botas, en su intervención en la convención celebrada en A Coruña / LOC

R. Prieto

Es un año redondo para Abanca. En un 2024 marcado por un primer trimestre en el que el banco liderado por Juan Carlos Escotet elevó su beneficio un 50% —158,4 millones de euros— y en el que se produjo el cierre de su octava integración —la de Targobank, con la que suma 153.000 clientes más—, la heredera de las antiguas cajas gallegas celebró este sábado en A Coruña sus primeros diez años de actividad. En un evento celebrado en el Coliseum, que reunió a más de 6.000 personas procedentes de distintos puntos de España, Portugal y otros nueve países de Europa y América en los que la entidad financiera desarrolla su actividad, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez, y el consejero delegado, Francisco Botas, recordaron la positiva evolución del banco desde su lanzamiento en junio de 2014 y presentaron las grandes líneas de la estrategia para “el diseño de su futuro”.

La cúpula de Abanca, junto a los cocineros de MasterChef con la tarta de cumpleaños

La cúpula de Abanca, junto a los cocineros de MasterChef con la tarta de cumpleaños / LOC

“Diez años después, volvemos a este mismo lugar, escenario de nuestra primera convención, como una entidad plenamente asentada, competitiva, con personalidad diferenciada y reconocida por el mercado”, destacó Escotet. “Somos una organización que piensa en el largo plazo: tenemos por delante un proyecto de crecimiento para desarrollar nuestro modelo como entidad financiera y seguir haciendo historia”, señaló Botas.

Martina Klein y Roberto Leal, los presentadores de la convención en el Coliseum de A Coruña

Martina Klein y Roberto Leal, los presentadores de la convención en el Coliseum de A Coruña / LOC

Desde que Escotet se hizo en aquella nada tranquila tarde del 18 de diciembre de 2013 con el negocio nacionalizado de Caixanova y Caixa Galicia en subasta pública, Abanca no ha parado de crecer y extenderse sus tentáculos financieros por España y Portugal.

En estos diez años de actividad, la líder del sistema financiero gallego suma ocho fusiones e integraciones: la primera, del Banco Etcheverría, en 2014; en 2017 finalizó la integración de Popular Servicios Financieros; en 2019, la de Deutsche Bank PSCB Portugal; y en 2020, la de Banco Caixa Geral. En 2021, se culminó la compra de Bankoa y en 2022 la de Novo Banco. En noviembre del año pasado le tocó el turno a la séptima operación: Eurobic, entidad lusa pretendida en varias ocasiones y que finalmente cayó en la red de Escotet. Y este mismo mes se concluyó la integración de Targobank España, que aportó 6.000 millones al volumen de negocio. La entidad heredera de las cajas gallegas gestiona un volumen de negocio superior a los 124.000 millones. Y todo eso, en diez años.

Desde su lanzamiento en junio de 2014, Abanca ha ejecutado un amplio plan de transformación en gobernanza, cultura corporativa, comercial y tecnología que la ha situado como una entidad “con personalidad diferenciada en el mercado, plenamente solvente, rentable de manera recurrente, y comprometida con su entorno y con la sostenibilidad”, destaca la entidad.

Como primer paso, implantó un nuevo modelo de gobierno corporativo basado en la profesionalidad y las mejores prácticas de las sociedades cotizadas. Esta decisión se acompañó de la creación de una nueva cultura corporativa basada en “la calidad, la confiabilidad, la responsabilidad y la innovación”.

En el terreno comercial, lanzó un modelo de atención omnicanal que aúna las ventajas de la tecnología con el trato personal; actualizó su catálogo con nuevos productos y servicios sencillos, competitivos e innovadores, en financiación, ahorro e inversión, seguros, etc.; renovó su red con un nuevo modelo de oficina; y creó unidades especializadas para atender a los clientes con necesidades diferenciadas (banca privada y personal, agro y mar, seguros, empresas, gestión de activos, financiación al consumo, entre otras).

Carlos Sainz y Luis Moya participaron en el evento

Carlos Sainz y Luis Moya participaron en el evento / LOC

En estos diez años el banco gallego ha crecido orgánica e inorgánicamente con una marcada vocación ibérica. Ha multiplicado por 2,1 su volumen de negocio, por 3,2 su margen financiero y por 1,6 sus gastos de explotación, cifras que han tenido reflejo en la mejora de la eficiencia.

En los últimos años, ha invertido más de mil millones en digitalización. En esta década, el personal del banco creció un 50%, hasta alcanzar los 8.000 empleados. Como “entidad socialmente responsable”, Abanca fomenta una amplia actividad en educación, cultura, medio ambiente, educación financiera, atención a mayores o deportes. Un compromiso que hasta la fecha se ha traducido en una inversión de 120 millones.

Una jornada festiva con tarta de MasterChef

Fue una jornada festiva, en la que los asistentes desconocían la escaleta de una convención que arrancó a las diez y media de la mañana y se prolongó hasta pasadas las siete de la tarde. Algunos supieron el día antes que el acto iba a ser presentado por Roberto Leal porque él mismo así lo dio a conocer al aterrizar en A Coruña en su Instagram con fotografías de la Torre de Hércules. Y horas antes transcendió que le acompañaría en el escenario la modelo Martina Klein.

Para sorpresa de los asistentes, la convención arrancó con la visita inesperada de Carlos Sainz y Luis Moya. También estuvieron los miembros del jurado de MasterChef, que sorprendieron con un concurso culinario en el que Escotet y Botas hicieron una tarta con los empleados que se presentaron voluntarios. Tras la comida, a base de bocadillos de jamón, lomo y queso y empanadillas, tocó soplar las velas y cantar el Cumpleaños feliz por este 10º aniversario, La jornada festiva se cerró con una serie de conciertos, que abrió Maldita Nerea y al que siguió Juan Magán.

TEMAS