Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
00:07
h

El mundo editorial y sus autores

“no se hallaba sobre mi mente como el cielo sobre la tierra o el aceite flotando sobre el agua, sino que estaba por encima de mí porque era mi creador y yo por debajo porque era su criatura” San Agustín, Confesiones, VII, 10.

«En los años sesenta del siglo pasado, los laboratorios de neurología se llenaron de todo tipo de animales. Acurrucados en escuetos terrarios de cristal, alumbrados por frías lámparas de calor, había conejos, ocas, gallinas, tortugas, serpientes, iguanas, borregos, cocodrilos..., con un manojo de cables brotando de sus cabezas» Así comienza el editor Jacobo Siruela su libro «El mundo bajo los párpados» Y tan solo basta una mirada para darse cuenta del bagaje tanto social como cultural. Un trabajo que no se esperaba que tuviera tanto interés como el que suscito.

Editores y autores. Uno no es editor o escritor por que sí. A lo mejor ya no estamos en los tiempos de Jaime Salinas y sus «Travesías» publicadas por Tusquets Editores o de un Pedro Salinas (1891-1951) y su «Pedro Salinas y su circunstancia» en su momento realizado por Jean Cross Newman para Páginas de Espuma. Su autora, la profesora canadiense Newman, ofrece al lector una biografía cercana que «hará las delicias de los amantes de la Literatura con mayúsculas y aportará un espléndido material para todos aquellos estudiosos de la figura del poeta madrileño con sus decenas de entrevistas con familiares, amigos, colegas o alumnos que lo conocieron y trataron».

Gary Lachman. Un escritor y músico nacido en Bayone, Nueva Jersey que desde 1996 vive en Londres. Actualmente este bajista y autor colabora para The Guardian entre otros medios. Sus libros publicados al ser leídos atentamente nos han hecho ir a otras lecturas que si no fuera por ellos nos pasarían totalmente desapercibidas. Desde Rudolf Steiner (2007) «Comencé a interesarme por las ideas de Rudolf Steiner a finales de la década de los ochenta.

Por entonces, estaba a punto de licenciarme en Filosofía y para subsistir trabajaba en una conocida librería new age de Los Angeles.Había oído antes hablar de Steiner (ojeó los libros realizados por Colin Wilson con el título de «Rudolf Steiner. El hombre y su visión. Una introducción a las ideas del fundador de la Antroposofía») pero dentro de un contexto muy distinto. Siempre me había atraído el expresionismo alemán, el movimiento artístico y literario que floreció en los años previos a la Primera Guerra Mundial y atrás, descubrí una fotografía del primer Goetheanum de Steiner en un libro de arquitectura expresionista. Sus formas orgánicas, fluidas, sus extrañas curvas y su turbador juego de sombras captaron mi atención» o «Una historia de la Conciencia» (2003) donde Lachman nos pasea por su interior y cuenta al lector sus inquietudes y como ha sido la forma y el modo de llegar a ellos a lo largo de los años. «Este libro no trata de explicar la Consciencia, ni es en ningún sentido una explicación cientifica del cerebro o de nuestro mundo interior. Ya existen muchos libros de ese tipo, excelentes y elaborados por manos más capaces que las mías.

Al contrario uno de mis motivos para escribir este libro es el de exponer que el actual monopolio sobre la consciencia por parte de los científicos y filósofos académicos es infundado y que éstos excluyen de sus explicaciones oficiales toda una historia de pensamiento sobre la consciencia y su posible evolución» A lo que añade «Las características de esta nueva consciencia son conocidas desde hace siglos. Los místicos hablaron de ellas, y las ideas de una consciencia superior o de estados alterados de consciencia forman parte de nuestro lenguaje corriente».

Fuera de España. Pero si hay algo que nos sorprende cada día más son esos autores que habiendo nacido fuera de España sienten un aprecio tanto por nuestra cultura como por nuestra sociedad. Ha sido Lachman el «responsable» de encontrarnos con una figura como la de Jean Gebser quien no ha realizado un libro sino una verdadera enciclopedia con una cantidad enorme de notas. Sus novecientas páginas han sido traducidas por el Doctor en Derecho y filósofo nacido en Madrid J. Rafael Hernández Arias (hay que valorar el trabajo efectuado por los traductores) y con el paso del tiempo es un libro de una verdadera actualidad...

Volviendo a Gebser. Hans Karl Rudolf Hermann Gebser nació un 20 de agosto en la prusiana Posen y entre sus antepasados se encontraban Cruzados y Caballeros de la Orden Teutónica, por parte materna y descendía del teólogo y filólogo protestante Melanchon, de ahí como expone Hernández Arias «en su árbol genealógico aparezcan altas dignidades de la Iglesia reformada y su propio padre fue jurista eclesiástico» Llevaría realmente un tiempo para poder hacer una verdadera reseña en condiciones pero es tal su importancia que Gebser parece, quizás lo haya sido, un verdadero adelantado a su tiempo y Gary Lachman recurre a él en alguno de los trabajos mencionados.

Cada generación cuenta con un escritor o escultor que ha hecho de la virtud una verdadera realidad y estamos ante un autor que tras pasar por varios momentos un tanto traumáticos de su vida dió a conocer su pensamiento en la obra que les estamos presentado a ustedes. Según Gebser «la conciencia del ser humano y su percepción de la realidad está en constante estado de transición y aparece a través de mutuaciones. Así, tomando evidencias históricas de todos los campos de la cultura (filosofía, religión, psicología, física, biología, música, arquitectura y artes visuales) Gebser identifica cinco estados evolutivos en la conciencia: la estructura arcaica y original, la mágica, la mítica, la racional y la que apunta para un futuro: la integral» Según el Doctor en Derecho y escritor J Rafael Hernández Arias autor de una nota biográfica del mismo habla de Gebser como «Así el lector de esta obra comprobará que ideas sostenidas por algunos intelectuales rimbombantes de las últimas décadas muestran una más que sospechosa semejanza con las de Gebser, y no podrá sino sorprenderse de una coincidencia tan curiosa. Es posible que algunos de ellos hayan llegado a los mismos diagnósticos y conclusiones por caminos irreprochables, pero hay otros cuya honradez intelectual cabe poner en duda» A lo que añade: «Esto, naturalmente, ha supuesto un freno añadido a la difusión de la obra de Gebser» Y como una obra complementaria a esta acaba de publicarse tras mucho trabajo «Proceso y Realidad» de Whitehead (1861-1947) El mismo autor dividió su libro en cinco partes iniciandose en la filosofía con Bertrad Russel y tras la publicación de «El concepto de naturaleza» (1920) realizó una revisión crítica de un positivismo «mal entendido» Un trabajo cuya traducción ha sido realizada por una eminencia de nuestros tiempos el profesor Miguel Candel. Jacobo Siruela vendió su editorial en 2005 y creo Atalanta, un sello, más personal, si cabe, que el anterior. ¿Lo ha conseguido?

04 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito