Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 20 septiembre 2021
02:00
h

Insólito: ¡Draghi renuncia a su sueldo!”

por estos días, principios de Junio del presente, aparecen números elocuentes en lo que a población completamente inmunizada se refiere. Europa por fin cogió velocidad de crucero y vamos llegando al 16%. Reino Unido ya va por el 35% y Estados Unidos por el 40%.

Estos dos últimos países entendieron la pandemia como entienden las guerras: O tú o yo. Amigos o enemigos. Buenos y malos. Y apartaron todo de la mesa para centrarse en el mal. Hay que reconocer que cuando el mundo ha estado en severos problemas, en los últimos cien años, la intervención de estos dos países ha sido siempre el principio del fin del conflicto. Su protestantismo y anglicanismo tan pragmático, así como poco dogmático, quizá esté detrás de la facilidad para tomar decisiones contundentes a lo largo del tiempo, y que se han probado eficaces para superar grandes crisis y comenzar períodos de gran prosperidad.

Y según han atisbado que al enemigo se le va a vencer – porque ese era casi el único objetivo durante el último año - se han preparado para la reconstrucción, más bien la recuperación económica, en este caso. Y aquí de nuevo, la determinación y la valentía aparecen en el mundo sajón de forma inequívoca.

Las dotaciones de presupuestos han sido históricas y de rápida distribución, incluyendo las varias remesas de 160 millones de cheques (que se dice pronto) que se han repartido entre familias y profesionales. Solo para poner dinero en circulación y el país en marcha. Y el resultado ahí está: bajada drástica del paro y economía en marcha. También es cierto que el tirón ha sido tan potente que ha provocado por si solo inflación de precios en diferentes sectores, como la madera (para la construcción de vivienda), también carburantes. Otros “tirones de la inflación” como la demanda de hierro parecen venir influidos también por el fuerte despegue económico.

Europa también ha reaccionado. A su manera. Tal y como nos dijeron: “Un total de 1,8 billones de euros que ayudará a reconstruir la Europa posterior a la COVID-19, que será más ecológica, digital y resiliente”. Ni más ni menos. A España le “tocan” los famosos 140,000 millones de Euros. Eso sí, de momento no se han visto. Seguro que llegarán pero, de nuevo, Europa va más lenta, más reticente a las actuaciones valerosas.

A nivel local también algunos países están aprovechando para levantar las alfombras y ventilar la casa. Sirva como ejemplo Italia que con unanimidad puso al frente del gobierno a Mario Draghi para poner orden en las cuentas y preparar al país para el futuro. Conviene recordar algunas medidas por si algo nos vale, ya que su plan es muy concreto y fácil de recordar. Por un lado, rediseñar la Administración Pública y reducir la carga burocrática con una decisión importante de reducir el tiempo de los juicios, sabedores que son que no hay cosa que más miedo de a un ciudadano o empresario medio que meterse en juicios, que nunca sabes cuando acaban.

También hay un propósito de mejorar la calidad del sistema educativo, impulsando la formación profesional dual. En este tema me atrevo a opinar que han entendido bien el papel futuro del sur de Europa y eso que Italia, sobre todo el Norte, está mucho más avanzado tecnológicamente que España. Además, se plantean acelerar la convergencia económica territorial. Por acá, parece que llevamos un camino diferente.

Y ya puestos, y para que quede clara una idea de sacrificio y austeridad necesarias para relanzar el país, el Sr. Draghi renuncia al sueldo. Suena casi a revolución. A una revolución ética (tan necesaria) pero también estética. La estética, que lo es, de la austeridad.

Francia y Alemania conseguirán presupuestos inferiores porque inferior ha sido el destrozo por la pandemia pero también se plantean grandes desafíos en la digitalización del país, impuestos, etc.

Durante las guerras y recién acabadas es tiempo de verdaderos liderazgos, se piden decisiones valientes, es cuando se crean las grandes oportunidades de futuro. Habría que pensar si aquí nos hemos dado cuenta.

06 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito