Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 09 diciembre 2021
09:16
h

Películas para pasarlo de miedo en el día de Todos los Santos

No todo va a ser la saga Halloween, y las desventuras de Michael Myers. O ‘Scream’ o cualquier película de terror que use como excusa para el desmembramiento la noche de Halloween al estilo de la más reciente Historias de miedo para contar en la oscuridad, que arranca en el Halloween de 1968. Hay otros títulos
–en realidad, muchos- cuya trama se intrinca en este atardecer repleto de niños disfrazados y sentimientos agridulces: es una jornada festiva recorrida por numerosos escalofríos. Aquí van algunos.

El Día de Todos los Santos ya está aquí y, como siempre, Halloween le acompaña. Disfraces, calabazas, trucos o tratos. Todo vale para la noche más terrorífica del año. Pero, sobre todo, el cine.

Las películas de terror siempre tienen el peligro de no dar lo que prometen: algún que otro susto, alguna que otra víscera, pero el miedo entendido como el nervio ante lo desconocido no está en todas las obras del género. Sólo ciertas películas lo consiguen. Y, entre estas, los clásicos tienen las de ganar.

Esta lista recopila algunas películas de culto que se salen de la norma, con sus peculiaridades, sus bajos presupuestos reorientados para aterrorizar a los espectadores y que, en definitiva, no suelen ser las primeras en las recomendaciones más canónicas para Halloween.

Estas cintas harán que quienes la vean no puedan soportar de nuevo la oscuridad, o bien que se tapen la cara entremirando por los huecos. O quizá, y con suerte, harán que el amor hacia los horror films llegue a cotas inimaginables. Si lo que se pretende es pasar miedo –sin poder despegar los ojos de la pantalla empero–, hoy es tu día de suerte.

‘LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES’. La forma en que George A. Romero cambió el género de terror fue mayúscula. A través de los autocines, el director hizo temblar a la audiencia mezclando en el mismo metraje un ambiente claustrofóbico, una sensación de aislamiento, religión y la familia. Y un apocalipsis tan realista que asusta sólo de observar el pesimismo sobre el que se basa. Es decir, todo aquello de lo que viven películas que ni siquiera tienen que ver con los zombies, como Expediente Warren o Paranormal Activity.

‘LA MATANZA DE TEXAS’. Una película que cualquier amante del miedo reconoce sólo por el personaje: Leatherface. La cinta, considerada por los censores como “pornografía del terror”, le dio demasiados quebraderos de cabeza a su director, Tobe Hooper, que optó por lo más sencillo: no mostrar. Un uso del fuera de plano que quebrantó el planteamiento de enseñar el horror. Si se tienen en cuenta las muertes que ocurren en La matanza de Texas, la sangre mostrada no saciaría a un vampiro.

‘EVIL DEAD TRAP’. Un perfecto viaje al centro del género slasher. La película no es un dispendio de originalidad o lógica de los personajes, pero ello sólo sirve para una cosa: unas set pieces memorables en la que los responsables de un canal de televisión caen en la trampa de un psicokiller con especial predilección por la tortura porno y las snuff movies. Y si se añade que los protagonistas tienen la idea de separarse para localizar al maniático, sobran los motivos para verla.

‘LA NOCHE DEL TERROR CIEGO’.

Una muestra de cine patrio. La película, que comenzó una tetralogía (todas ellas dirigidas por Amando de Ossorio), tiene como protagonista una abadía templaria. A ella llegan los protagonistas sin saber que estos esqueletos que montan caballos vivos buscan a sus víctimas a través del sonido. Y, todo ello, a pesar del infame presupuesto: con el poco dinero consiguió, sin embargo, imágenes icónicas como los caballeros avanzando a cámara lenta por las llanuras portuguesas o la superposición de imágenes para mostrar cómo un zombie acaba convertido en cenizas.

‘LOS SÁDICOS DE SATÁN’. La película que mejor aprovechó la tragedia de Sharon Tate. La actriz fue asesinada poco después del estreno de esta cinta, que fue promocionada como “la verdadera historia del sádico culto hippie en la California de Tate/Manson”. De los 50.000 dólares de presupuesto, obtuvieron 10 millones. La trama, muy sórdida, es simple: una banda de motoristas llamada Los Satanes deciden, sin ninguna razón en particular, ir a un restaurante y matar a todos en el interior, con sólo una camarera y un marine logrando escapar. El resto del metraje es un juego del gato y el ratón que nunca aburre.

‘BASKET CASE: ¿DÓNDE TE ESCONDES, HERMANO?’. Rodada en ultra mala-calidad, el debut en la dirección de Frank Henenlotter tenía tan poco presupuesto que no podían volver a filmar una escena incluso si esta salía mal. Lo que narra es pura carne (y bricolaje) de slasher de serie B (o de culto): un hermano siamés vengativo quiere convencer a su hermano para despachar de la peor forma posible a los médicos que los separaron y a su propio padre. Es decir, cine grindhouse cuyo eslogan ya daba cuenta del spoiler y aún así no importa: “¡Su hermano es un gemelo deforme!”, rezaba.

‘A MEDIA NOCHE TOMARÉ TU ALMA’. Film de culto brasileño, dirigido e interpretado por José Mojica Marins y cuyo protagonista, Coffin Joe, es un auténtico icono. Un enterrador con barba, vestido de negro que lleva un sombrero de copa y capa y tiene un deseo: mantener la continuidad de la sangre. Por ello, al no poder concebir su esposa un hijo, la mata y empieza un cruento camino de cadáveres. Lo que sorprende, sin embargo, es que, dado el ínfimo presupuesto, tiene arte y ensayo en las imágenes subterráneas y muestra la violencia de la forma más impactante.

‘LA NIÑA’. Teniendo como tiene de gran incondicional a Rob Zombie, La niña ya debería ser una obra de obligado visionado para todo amante del género de terror. De una calidad onírica inquebrantable (la heroína bailando con un espantapájaros, por ejemplo), esta cinta está rodada con un ambiente austero, atípico, y una banda sonora al piano ante todo inquietante. Brumas y primeros planos: así se define esta cinta de Robert Voskanian en la que una institutriz tiene que lidiar con una niña que no sólo posee poderes físicos, sino la capacidad de resucitar a sus amigos de un cementerio cercano.

‘LOS HOMBRES DEL OCASO’. La cinta es una especie de La isla del Dr. Moreau, pero rodada de la forma más barata posible y en Filipinas. John Ashley es Matt Farrell, un ‘soldado de fortuna’ que es secuestrado mientras bucea y obligado a convertirse en un sujeto de prueba para el Dr. Gordon (Charles Macauley). Al igual que cualquier científico loco que se precie, Gordon tiene una hija (Pat Woodell), un hombre de confianza psicótico (Jan Merlin) y una bodega llena de experimentos, incluyendo un hombre antílope, una mujer o un hombre lobo. Y, por supuesto, se escapan. Todo ello para 80 minutos sin subtramas pero con un gran cameo de Pam Grier, reina del blaxpotation y protagonista de Jackie Brown, de Tarantino.

‘LA BESTIA DEBE MORIR’. Una película que parecía destinada a hacerse en la década de los 70. Ocho sospechosos de ser un hombre lobo reunidos en la casa de un multimillonario con un reparto de lujo: Peter Cushing, Calvin Lockhart, Charles Gray, Anton Diffring o Michael Gambon. Combinando el cine de terror, el whodunit (¿quién lo hizo?) y el blaxpotation, La bestia debe morir tiene un ritmo tan endiabladamente rápido que la mayoría de los espectadores olvidarán el hecho de que los hombres lobo son en realidad pastores alemanes. Pura magia del cine.

Cuando Halloween no da miedo: ocho lamentables películas de terror. Hay películas de terror que en lugar de miedo... dan vergüenza, propia o ajena, depende de si la hemos elegido nosotros. Inmersos en la vorágine del omnipresente Halloween repasamos algunas de las producciones más deficientes del género de terror.

En esta heterodoxa revisión del género no echaremos la vista muy atrás –nos limitaremos a los últimos años– ni dilapidaremos en vano joyas de Serie B (o Z), títulos cuya noble vocación es ir directamente a la estantería de ‘Películas a 3 euros’ del la sección de DVD del Carrefour.

No. Ellas son así porque quieren serlo. Aquí vamos a hablar de películas con ínfulas de superproducción rompetaquillas protagonizadas por la estrella de turno que, entre susto y susto, acaba estrellada.

Tras la torpe e impertinente explicación, arrancamos el repaso no sin antes poner por delante la muletilla que se suele utilizar en estos casos para excusar la falta de celo... Seguro que no están todas las que son, pero sí son todas las que están.

DRÁCULA 2000’. Comenzamos con un clásico del cine de terror y posiblemente el personaje más manido del género. Las versiones de Drácula en la gran pantalla son infinitas, la última la taquillera revisión a lo Juego de tronos protagonizada por Luke Evans. El efecto 2000 no tuvo piedad con el rey de los vampiros que toca fondo en esta cinta protagonizada por un nada épico Gerard Butler.

‘EL INCIDENTE’. Fue la última
–hasta la fecha– intentona en pantalla grande de M. Night Shyamalan en el mundo de lo sobrenatural. Pese al empeño del voluntarioso Mark Wahlberg, la presunta fábula sobre las plantas que se revelan y empiezan a matar humanos no consiguió remontar la carrera del director de El sexto sentido. Aunque, a juzgar por los resultados de sus trabajos posteriores –Airbender, el último guerrero y After Earth– lo suyo no va a ser culpa del género.

‘NUEVE TUMBAS’. La heredera Paris Hilton estaba muy de moda la pasada década y saltó al cine debutando como actriz con esta desvergonzada y vergonzante cinta ambientada en una mansión encantada. Por allí pulula el fantasma de un viejo patriota escocés que clama venganza y va poseyendo –y transformando en asesinos– a varios pijos invitados a una fiesta. Y no, hijos de Escocia, ese espíritu patriota no es William Wallace...

‘PULSE’. Kristen Bell e Ian Somerhalder fueron las estrellas que en 2006 pusieron su cara para que se la rompieran en este deficiente remake de una película de terror japonesa en la que las nuevas tecnologías se convertían en puerta de entrada para los muertos. Una cinta titulada Kairo y que, seamos serios, tampoco merecía mayor atención. Pero corrían tiempos en los que Hollywood era incapaz de resistirse a cualquier cosa que llegara a sus manos con la etiqueta Made in Japan.

‘ALONE IN THE DARK’. Christian Slater protagonizó en 2005 la que posiblemente es una de las más insulsas películas de terror de todos los tiempos y que también es una de las adaptaciones de videojuegos al cine más lamentables jamás vista. Toda una joyita firmada por el reincidente Uwe Boll.

‘LLAMADA PERDIDA’. Hija también de aquellos años de locura asiática –que sí fueron verdaderamente terroríficos en lo que a remakes se refiere– es Llamada Perdida, otra versión de una película japonesa con la tecnología, en este caso el dichoso móvil, de por medio, que vio la luz en 2006. En este punto, una duda: ¿Por qué se tituló Llamada perdida si lo que enviaban desde el más allá eran mensajes? Ahí lo dejamos. Menos mal que llegó el WhatsApp...

‘LA NIEBLA’. Entre las ‘muchisísisimas’ adaptaciones de libros de Stephen King que han desfilado por la gran pantalla puede que La niebla no sea ni mucho menos la peor... pero sí la más decepcionante. Frank Darabont (Cadena perpetua, La milla verde) no hizo justicia ni a su trayectoria como director ni al relato de King con una película plana que dejaba en el paladar un prefabricado sabor a Serie B.

FREDDY VS. JASON’. Tras intentar por todos los medios esquivar secuelas, precuelas y demás... no hemos podido evitar caer en la tentación de recordar el rocambolesco crossover que protagonizaron los protagonistas de las legendarias
–en su origen– sagas Pesadilla en Elm Street y Viernes 13. En Youtube hay vídeos de peleas de almohadas que dan más miedo que este cara a cara entre Freddy y Jason. Hubiera sido mucho mejor dejarlos a ambos arder en el infierno.

clásicos que no pueden faltar

‘LA SEMILLA DEL DIABLO’. En la cinta de Roman Polanski una joven pareja se muda a un apartamento de Nueva York para comenzar una familia. Las cosas se vuelven aterradoras cuando Rosemary comienza a sospechar que el bebé al que dará a luz no está seguro alrededor de sus extraños vecinos.

‘ALIEN’. El título imprescindible de Ridley Scott. Durante su regreso a la Tierra, la nave espacial comercial Nostromo intercepta una señal de socorro de un planeta lejano. Cuando un equipo de tres miembros de la tripulación descubre una cámara que contiene miles de huevos en el planeta, una criatura dentro de uno de los huevos ataca a uno de los exploradores. Toda la tripulación se da cuenta de la pesadilla inminente que desciende sobre todos si el parásito alienígena consigue introducirse dentro de ellos.

01 nov 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito