Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
17:31
h

Precursores del Folk-lore en Galicia

Tradiciones, leyendas, adivinanzas, refranes, cuentos, adagios, proverbios, juegos, trajes, danzas, música... saber antiguo, saber popular a estudiar y conservar. Porque el pueblo es quien expresa mejor lo que siente. Esa fue la idea que movió a los folkloristas. Folk significa pueblo.

A Emilia Pardo Bazán no le gustó desde el principio el uso de un término extranjero para referirse al estudio del acervo cultural popular. En coherencia con el fin que se buscaba con la creación de una Sociedad para el estudio del Folklore Gallego, prefería un nombre más castizo. Así se lo hizo saber por carta a finales de 1883 a Antonio Machado Álvarez “Demófilo”, que trataba de convencerla para crear una sociedad en Galicia con esos fines como las ya existentes en Sevilla y en Fregenal de la Sierra (Badajoz).

En esa localidad extremeña se comenzó a publicar en 1883 la primera revista de España sobre el saber tradicional. El folklore se configuraba así como un poderoso auxiliar de la antropología. Mucho tenían que ver en esa inquietud por la cultura popular las ideas Krausistas que por entonces se extendían por España.

El término Folk-Lore lo había inventado el inglés William Thoms y en Londres se había fundado sobre 1870 la Folklore Society dentro del ambiente de fervor regionalista que el Romanticismo impulsó en toda Europa.

Aunque a la Pardo Bazán no le gustara el término Folk-Lore, la simplicidad y capacidad de síntesis del idioma inglés terminó, en este caso como en otros, imponiéndose.

Los protagonistas:

Antonio Machado Álvarez, conocido como “Demófilo”, fue el padre de los hermanos Machado. Nació en Santiago de Compostela, donde su padre Antonio Machado Núñez era profesor en la facultad de Medicina. Machado Núñez sería Rector de la Universidad de Sevilla y allí estudió Demófilo que junto a su amigo y compañero de facultad el frexnense Luis Romero y Espinosa fundarían las sociedades de Sevilla y Fregenal. Antes de su relación epistolar con la Pardo Bazán para la creación de una Sociedad gallega del Folklore, Demófilo lo había intentado sin éxito con Murguía. Por su parte, Antonio Machado Núñez, abuelo de los Machado, estuvo casado con Cipriana Álvarez Durán, pintora y folklorista. Ella pertenecía a la familia de los Álvarez-Guerra de Zafra, famosos liberales de las Cortes de Cádiz. Cuando su nieto, el poeta Antonio Machado escribe “ Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno; y, mas que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.” se está refiriendo a esos antepasados suyos de Zafra.

Luis Romero y Espinosa de los Monteros, Fregenal 1852-1891, estudió Derecho en Sevilla y desde joven se interesó por el folklore aunque la afición aun no tenía ese nombre. En 1882 creó la Sociedad el Folklore Frexnense y con la colaboración del Marqués de Riocavado propietario de la imprenta “El Eco de Fregenal” editó El Folklore Frexnense en 1883. Recientemente se ha publicado un libro sobre este antropólogo y folklorista que murió muy joven. (SÁNCHEZ EXPÓSITO, Ismael, Luis Romero y Espinosa (1852-1891). Su obra en el desarrollo de la antropología en Extremadura y Andalucía, Mérida, Junta de Extremadura, 2017.)

Emilia Pardo Bazán, natural de la Coruña es considerada por muchos la mejor novelista española del siglo XIX. Al principio se mostró reacia a la sugerencia de Antonio Machado Álvarez, pero al final asumió con entusiasmo la tarea de recopilar el acervo popular de Galicia. Mantuvo correspondencia con Romero Espinosa y con Machado Álvarez, y esta última fue publicada en el año 2008 por la revista de su Casa Museo.( https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3050629 )

Presidió la Sociedad de Folklore Gallego que se constituyó a principios de 1884.

En la primera de las cartas de la Condesa de Pardo Bazán a Demófilo, fechada en La Coruña el 17 de noviembre de 1883, ella le facilita un listado de personas válidas para el proyecto en Galicia.

La mayoría eran escritores y periodistas de la época y entre ellos estaban:

Bibiano Fernández, propietario y Director de la Gaceta de Galicia, diario de Santiago, junto a su hijo Antonio Fernández Tafall.

Jesús Muruais. Poeta nacido en Pontevedra que en aquellas fechas era catedrático en Orense.

Emilio Álvarez Giménez, periodista del Eco de Pontevedra y el Eco de Tambo, catedrático y político. Aunque nació en Puebla de Sanabria, desarrolló su actividad en Pontevedra. Casado con Amalia Limeses.

José Benito Amado Boullosa, natural de Marín. Escritor y político. Fue senador y Gobernador Civil de Pontevedra. Participó con un poema en los primeros Juegos Florales de Galicia.

Sólo un año después de la fundación del Folklore Gallego, moría Rosalía de Castro, una de las grandes figuras de la poesía española del siglo XIX.

En la Biblioteca Digital de Galicia pueden consultarse las actas del Folklore Gallego que presidió Emilia Pardo Bazán entre 1884 y 1885.

Como curiosidad, la revista el Folk-Lore Frexnense incluye un artículo titulado “La patria de Vasco Díaz Tanco” escrito por el académico de la Historia Vicente Barrantes. Cuenta como advirtió a Manuel Murguía del error de incluir en el Diccionario de escritores gallegos a Vasco Díaz Tanco, escritor polifacético del siglo XVI nacido en Fregenal que trabajó una época para el Cabildo de Orense y creó una de las primeras imprentas de Galicia. En el actual Ourense al igual que en Fregenal una calle recuerda a Díaz Tanco.

Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito