Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
14:09
h

Secundando el camino de Pompeya

Incertidumbre y drama son las palabras que mejor reflejan lo que está pasando en La Palma desde hace 15 días. El balance habla por si solo: más de 400 casas perdidas, cientos de hectáreas tomadas por la fuerza con lava de volcán. El fenómeno llegará a octubre con fase explosiva, tras tener 9 bocas y abrirse el cono de Cumbre Vieja.

Hay más de 6000 desalojados que contemplan impasibles los rugidos del volcán que escupe lava y cenizas. Afortunadamente hasta ahora no hay lluvia ácida.

La evolución del volcán es impredecible, pero la isla tardará años en recuperar la normalidad con un monte de lava similar al que cubre Lanzarote.

Hay que soñar, que la tragedia pasará, y La Palma será patrimonio de la Humanidad como Pompeya destruida hace más de 20 siglos por el Vesubio. Los palmeros verán marcado cada minuto de su vida por la erupción explosiva del volcán y el aeropuerto continuará cerrado, lo que refuerza el sentimiento de insularidad.

A corto plazo el volcán solo es destrucción con una lengua de lava llegando al mar y con cenizas de 40 centímetros de alto al pie de las casas todavía en pie o sobre los tejados.

El espectáculo llenó de lágrimas la cara y el corazón de la población afectada y, gracias a Dios, se produjo un movimiento solidario que arropa a las víctimas de esta tragedia.

03 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito