Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
17:32
h

Xohán Cabana y Carlos Valcárcel

En pocas semanas dos intelectuales gallegos nos dejaron. Se trata de Darío Xohán Cabana y Carlos Valcárcel, ambos autodidactas. De Darío Xohán Cabana leí ‘Galván e Saor’, sobre las aventuras del mago Merlín a las tierras de Bretaña. Darío, magnífico técnico de Cultura en el Concello de Lugo, era un hombre humilde y bueno, capaz de traducir al gallego el ‘Cancionero’ de Petrarca, que inspiró a Quevedo en su buenísimo ‘Canto solo a Lisi’. Cabana, de Roás, fue discípulo de Manuel María, falleciddo al igual que Agustín Fernández Paz.

Carlos Valcácer, trabajador de banca, hizo de su afición a la fotografía una obra de arte. Fue el reportero del costumbrismo en Lugo y Galicia. Retrató en Muros a las “viúvas do mar”, tabernas, ferias y carreteras. Le encantaba salir en coche con su familia a hacer fotos a Portomarín o Rinlo, dos referentes de su obra. Retrató de un modo parecido a Pepe Pereira las ruinas de la ciudad antigua inundadas por el embalse de Belesar en tiempos de Franco. Hay un libro publicado sobre Carlos Valcárcel y tiene nombrada albacea para que se conserve todo su corpus etnográfico. Su hija María y su hijo político Bene son personas encantadoras. Valcárcel era un hacha en el laboratorio revelando en blanco y negro, un proceso químico con muchos secretos. No obstante también manejó las cámaras digitales y hacía fotos por la ventana, desde la cama, cuando enfermó.

12 dic 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito