El Correo Gallego

Elecciones  |   RSS - Elecciones RSS

"Escoito música clásica pero agora encántame Manuel Carrasco"

Reconoce cuánto le ha cambiado el carácter desde que llegó al Concello. "Son máis sociable agora, mellorei moito no trato cos demais" // Su mayor fobia es la deslealtad

PESCADERÍA VELLA Escogió este punto cercano a la Praza de Abastos, a los pies de la Iglesia de San Agustín, porque “paréceme o mellor sitio para descansar despois dun paseo polo casco histórico. É o lugar perfecto para ler un libro, tomar un refresco e esquecer a voráxine do día a día”. - FOTO: Sabela Freire
PESCADERÍA VELLA Escogió este punto cercano a la Praza de Abastos, a los pies de la Iglesia de San Agustín, porque “paréceme o mellor sitio para descansar despois dun paseo polo casco histórico. É o lugar perfecto para ler un libro, tomar un refresco e esquecer a voráxine do día a día”. - FOTO: Sabela Freire

23.05.2019 
A- A+

 

El Agustín Hernández que llegó de manera abrupta a la alcaldía de Santiago, en verano de 2014, nada tiene que ver con el jefe de la oposición que le ha tocado ser en los últimos cuatro años. "Cambiei absolutamente. É evidente que o meu papel neste mandato foi difícil, ás veces ingrato, pero humanamente apaixonante".

Tan solo con analizar el paso que lleva al andar ya se intuye que el exconselleiro ha evolucionado y ahora pisa sin miedo la arena municipal. Y es que cuando su despacho aún estaba en San Caetano, era habitual cruzarse con él a un ritmo con el que parecía que estaba preparando una competición de marcha atlética. "Agora párome moito máis coa xente. Dende a humildade podo dicir que socialmente mellorei moito no trato, na capacidade de relacionarme cos veciños". Reconoce que siempre fue una persona reservada. "Era un neno normal que facía moita vida na casa. Era tímido e non moi sociable. Tiven unha infancia feliz".

Siempre tuvo clara su vocación de ingeniero. "Ao mellor, cando era moi pequeno, quería ser piloto. Pero logo tiven claro moi pronto cal podía ser a miña profesión. Dubidei se facer enxeñaría ou arquitectura, pero sempre tiven perfil do que son, foi a miña carreira predilecta e así a fixen".

Como universitario, tuvo sus más y sus menos, pero finalmente sacó los estudios sin problema, pese a tener que interrumpirlos para hacer la mili. "En segundo, só aprobei unha materia de cinco en xuño, pero logo en cuarto remontei e mesmo saquei algunha matrícula de honra".

Lo de ser funcionario llegó más tarde y sin premeditación. "Traballaba na privada pero topeime cun subdirector da Xunta que necesitaba técnicos para obras hidráulicas. Entrei como contratado laboral temporal e xa despois aprobei as oposicións".

En su día a día, procura levantarse temprano. "De feito, tento ir ao ximnasio ás sete da mañá dúas veces á semana". También trata de acostarse pronto y duerme como un tronco. "Teño a sorte de durmirme rápido e ben".

Sigue siendo un amante del running e intenta no perderse ninguna carrera popular, especialmente la Pedestre de EL CORREO, aunque últimamente prefiere andar por el campo. "O resto das miñas afeccións son as típicas, ler, estar cos amigos ou ir ao cine". También le gusta viajar, "aínda que me da pereza iniciar unha viaxe, gústame coñecer os sitios".

En lo que a música se refiere, es bastante tradicional y suele apostar por la ópera, aunque "agora mesmo escoito moito a Manu Carrasco". Admite que no tiene costumbre de ver muchas series, pero ahora está enganchado a The Good Fight, una serie de abogados que trata "dun despacho con moita sensibilidade social, moi interesante".

En cuanto al séptimo arte, lamenta no tener tiempo para ir todo lo que le gustaría al cine y la última peli que vio en una sala fue Palmeras en la nieve, un filme español protagonizado por Mario Casas, ambientado en la Guinea colonial. Su peli favorita, también española, es Mar adentro, de Alejandro Amenábar. En literatura, acaba de terminar Momentos estelares de la Humanidad y su libro favorito es Antes de que anochezca, de Reinaldo Arenas.

El verano le gusta pasarlo entre Santiago y la zona de O Barbanza: "Porto do Son o Ribeira son dous lugares para perderse". En la playa le gusta leer, tomar fruta, pasear y nadar.

Asegura defenderse sin problema en la cocina, aunque, admite, no le dedica demasiado tiempo. Su plato estrella es la lubina a la sal. "Sei que non é unha elaboración que teña moito mérito, pero hai que buscar o produto, collerlle o punto e facer ben a maionesa".

Un domingo perfecto empieza con una carrera, luego compra El CORREO y suele tomar el aperitivo en el bar Entrepipos. Después de comer, no perdona la siesta.