El Correo Gallego

Elecciones  |   RSS - Elecciones RSS

Falsas facturas del agua en los buzones de los vecinos de Mos

La alcaldesa del municipio ya denunció el delito ante la Guardia Civil, y lo liga a una campaña en su contra

XULIA LOMBA SANTIAGO  | 23.05.2019 
A- A+

La alcaldesa de Mos, Natalia Arévalo, denunció ayer el fraude de facturas del agua ante la Guardia Civil, un acto que relaciona con una "campaña sucia con alevosía". Hasta el momento se encuentran "retenidas", por lo menos, cinco mil cartas falsas en la oficina de Correos, pero los vecinos del municipio siguen recibiendo estas facturas que reclaman cantidades entre los 200 y los 400 euros. Algunos de los cobros están siendo efectuados.

Arévalo ya interpuso su denuncia por el delito, y alega que existe una suplantación de la identidad del Concello de Mos, de la Xunta, de aguas y del Consorcio. Para la alcaldesa esta acción solo puede tener un objetivo: desprestigiarla y así crear "una alarma social y que los vecinos piensen que por ser usuarios de una traída privada van a tener que pagar estos importes". Recalcó que los que están detrás de esta artimaña buscan que se produzca "un vuelco" en los resultados de las urnas de este domingo, 26 de mayo. Y espera que "se esclarezca todo antes de las elecciones".

Tras interponer una denuncia el pasado fin de semana ante la Guardia Civil, la edil comunicó que ya se abrió una investigación judicial a un empresa ficticia. Así los agentes paralizaron el envío de las cartas que contenían estas facturas. Los carteros que trabajan en la zona ya declararon y hoy es el turno del responsable de la ofician postal. Testimonio que para Arévalo tiene que "dar la luz que necesita la Guardia Civil".

Aún así la investigación ya está dando sus resultados, y las grabaciones de Correos ayudarán a identificar a la persona que entregó las cartas. La alcaldesa ya informó de que se sabe de donde salieron los recibos, a pesar de seguir bajo secreto, y hay dos personas detectadas, según la alcaldesa aquellos que "hicieron este montaje se olvidaron de que aquí hay un código de barras y la Guardia Civil ya sabe de donde son los recibos" explicó.