El Correo Gallego

Elecciones  |   RSS - Elecciones RSS

Opinión unánime: Santiago no soportaría cuatro años más con un gobierno de CA

Duras críticas de Agustín Hernández, Sánchez Bugallo y Goretti Sanmartín a la gestión de Noriega durante el debate de Correo TV

CAMINO HACIA RAXOI Sánchez Bugallo, Goretti Sanmartín y Agustín Hernández, ayer, en la sede de EL CORREO - FOTO: Antonio Hernández
CAMINO HACIA RAXOI Sánchez Bugallo, Goretti Sanmartín y Agustín Hernández, ayer, en la sede de EL CORREO - FOTO: Antonio Hernández

MANUEL RODRÍGUEZ SANTIAGO   | 23.05.2019 
A- A+

Tres de los cuatro cabezas de lista de los partidos con representación municipal participaron ayer en un debate en Correo TV, moderado por los periodistas Luis Pérez y Silvia Castiñeiras. El cuarto, Martiño Noriega, de CA, declinó la invitación. Con todo, su ausencia fue la gran protagonista, no del plató, sino de Raxoi, porque fueron precisamente las carencias que padece la ciudad y las propuestas para tratar de cubrirlas las que centraron las intervenciones de Agustín Hernández (PP), Xosé Sánchez Bugallo (PSOE) y Goretti Sanmartín (BNG), hasta el punto de que hubo coincidencia entre todos en que cuatro años más así podrían llevar a Compostela a un punto de no retorno. En los tres grandes bloques en los que se dividió el debate, dedicados a la ciudad, la preparación del Xacobeo 2021 y las propuestas en política social, salieron a relucir las graves carencias en la gestión de esta legislatura, en la que, por ejemplo, no se ha avanzado en la revisión del Plan Especial del Casco Histórico, ni se han tomado medidas para frenar la pérdida de población y el cierre de negocios tradicionales, y tampoco se ha destacado en la política de rehabilitación.

Un problema que se extiende también a la zona rural, donde las carencias de servicios provocan una discriminación con respecto al centro que los tres cabezas de lista se comprometieron a tratar de solucionar para conseguir la equiparación.

En cuestión de infraestructuras, tampoco se ha solucionado ninguno de los asuntos pendientes. En el caso de la depuradora, no se sabe todavía cuál va a ser la tecnología ni cómo se va a financiar. En la intermodal, sigue vigente la cláusula por la que no se construirá la terminal ferroviaria hasta que se alcancen los 3,5 millones de viajeros, y el diseño previsto para el principal acceso a la de buses, bajar de cuatro a dos carriles de circulación en Clara Campoamor, no parece el más adecuado para acoger el incremento de tráfico.

Dos ejemplos a los que los intervinientes añadieron la falta de mantenimiento que padece la ciudad y el pésimo funcionamiento de los servicios, con la mayoría de ellos, desde el transporte público hasta la limpieza, pasando por las instalaciones deportivas, con las adjudicaciones caducadas desde hace años, sin que CA haya sido capaz de convocar un nuevo concurso o, cuando lo ha hecho, con polémica e intervención de la Justicia, como son los casos de la Escola Municipal de Música o el de la grúa y la ORA.

En el siguiente apartado, que se centró en la economía y la preparación del Xacobeo, también arreciaron las críticas a la inacción del ejecutivo de En Marea, con propuestas de todo tipo para tratar de cubrir estos fallos lo antes posible. Por ejemplo, a estas alturas no hay preparada todavía ninguna planificación para 2021, e incluso la de otras administraciones, como es el plan para acondicionar las entradas del Camino en Compostela que promueve la Xunta, está parado a la espera de que Raxoi cumpla sus obligaciones. Otra carencia destacada por los tres intervinientes fue la ausencia de una política turística clara, tanto en lo que se refiere a la promoción de la ciudad como en la gestión de los flujos turísticos, con la pretensión de imponer una tasa turística cuando precisamente el problema de la ciudad es la bajada de las pernoctaciones y la escasa duración de la estancia.

En este sentido, destacaron también la nula capacidad del actual gobierno local para las relaciones institucionales, que incluso se extendían a su escasa voluntad para buscar el consenso con los restantes grupos de la oposición y presentarse así con mayor respaldo en las negociaciones con otras administraciones, de las que siempre regresaba "razonablemente satisfecho", pero sin ningún acuerdo firmado.

Por lo que se refiere a la economía, también hubo acuerdo en señalar que el pretendido ahorro económico del que presume N­oriega en realidad era incompetencia para ejecutar las inversiones o pagar a los proveedores en plazo y forma. El resultado ha sido que las obras quedaron sin hacer, las ayudas y los programas sin llevar a cabo, y el dinero acabó empleado en pagar la deuda bancaria. Precisamente a estas subvenciones se aludió en el último bloque del debate, destinado a las políticas sociales. Compostela Aberta hizo grandes campañas, pero los datos sobre la ejecución de los programas son demoledores, con dinero sin gastar y ciudadanos necesitados sin atender.

La conclusión, más allá de las diferencias políticas entre los tres, fue que la ciudad se había estancado por la falta de un proyecto y la incapacidad en la gestión, y que es preciso un cambio radical.