El Correo Gallego

Elecciones  |   RSS - Elecciones RSS

Ribeira, epicentro de la batalla municipal con un escenario electoral muy abierto

Feijóo y Casado claman por la unidad del voto en el PP del centroderecha frente a los progresistas // Caballero y Pontón ven el proyecto popular en franco retroceso

Diego Calvo, a la izquierda y Manuel Ruíz Rivas arropado por Casado y Feijóo, en el mitin celebrado
ayer en Ribeira - FOTO: Efe
Diego Calvo, a la izquierda y Manuel Ruíz Rivas arropado por Casado y Feijóo, en el mitin celebrado ayer en Ribeira - FOTO: Efe

ALBERTO VIDAL SANTIAGO   | 20.05.2019 
A- A+

El concello coruñés de Ribeira, con 27.000 habitantes y un feudo del Partido Popular durante las últimas tres décadas, se convirtió ayer de cara a los comicios locales del próximo domingo en el epicentro de la batalla de todas las formaciones políticas con el objeto de hacerse con el bastón de mando del conservador y candidato a la reelección Manuel Ruíz Rivas. La principal amenaza para el regidor radica en la escicisión de su propia formación, que alumbró al Partido Barbanza Independente y que se podría hacer con buena parte de la tarta electoral en las urnas.

El hasta ahora más grande feudo de los populares en manos de la formación del charrán en Galicia si se exceptúa Ourense capital, concitó ayer el interés de populares, socialistas y nacionalistas, que aterrizaron con sus pesos pesados en la localidad costera.

Pablo Casado y Alberto Núñez Feijóo, máximos responsables del PP nacional y gallego, respectivamente, se emplearon a fondo para arropar a Ruíz Rivas y combatir la fractura del centroderecha por perjudicar sus objetivos.

Feijóo no dejó sombra de dudas en referencia a Ribeira y además con carácter general. Con el voto de centroderecha "dividido gobernarán los socialistas y los nacionalistas", por lo que pidió unir las papeletas en el PP para evitar que estos partidos, junto con los populistas, "se repartan los ayuntamientos".

Según el dirigente, "los que no demostraron principios antes de las elecciones, no van a demostrar ningún principio después de las elecciones cuando les toque pactar", por lo que indicó, en alusión implícita a los escindidos que dirige el exalcalde y exsenador del PP José Luis Torres Colomer, que "pactarán con cualquiera".

Con una corporación formada por 21 escaños, Feijóo subrayó que los que miran "para ellos mismos" y los que lo único que les preocupa "es tener un cargo, un sueldo, un sitio en el ayuntamiento o ir en una lista", nunca mirarán para Ribeira "y mucho menos para los vecinos de Ribeira". Según el también presidente de la Xunta, el PP es la alternativa contra el enfrentamiento, la parálisis y la imposición.

Casado, además de ensalzar la figura de Feijóo, insistió en la misma idea. Según detalló, es preciso aunar el voto del centroderecha y los votantes deben de tener claro el domingo que "no van a encontrar al PP fuera del PP".

Es más, consideró que es preciso poner "un contrapeso" al presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez, en los ayuntamientos y comunidades autónomas. "Si la división del centro y la derecha hace que el PSOE tenga mayoría suficiente, pensarán que tienen carril libre y los españoles pagarán doblemente el infierno fiscal que ya se anuncia".

El líder nacional puso a Feijóo como "un ejemplo para toda España en gestión, en cercanía, en trabajo y n propuestas de futuro", por lo que aseguró que es el "mejor aval para los alcaldes y para el PP". Ademas, agradeció al mandatario gallego que se esté dando una paliza en campaña para "desmostrar" que su formación des la que más hizo por las personas.

El desembarco popular en Ribeira fue ayer completo. Junto a ambos líderes estuvieron también las conselleiras de Política Social y de Mar, Fabiola García y Rosa Quintana, respectivamente, y el eurodiputado gallego Francisco Millán Mon.

Efe
Gonzalo Caballero acudió también al Barbanza para reforzar el proyecto municipal de los socialistas
FOTO: Efe

También desde Ribeira, el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, afirmó que Casado acudió este fin de semana a Galicia para "ponerle la puntilla" en cuanto a aspiraciones electorales se refiere a su propio partido y al presidente Feijóo.

En un mitin en la localidad de Aguiño, se refirió a Casado como un "líder de los másteres en las derrotas electorales" tras el mal resultado cosechado por el PP en las elecciones generales del pasado 28 de abril y manifestó que su visita supone que el PP "ya no tenga ninguna opción" y que estén "finiquitados electoramente".

El dirigente del partido del puño y la rosa tildó al presidente del PP de "desastre electoral" y lo acusó de perder "el sentido común" y la "moderación" por "echarse en brazos de Vox" con tal de expulsar al PSOE del Gobierno.

Caballero advirtió a los votantes deberán escoger entre apoyar al PSOE o respaldar a ayuntamientos "alineados con una Xunta de Galicia que abandonó la prioridad social de los gallegos" y causó graves perjuicios a servicios públicos como la sanidad o la dependencia.

Efe
Ana Miranda, segunda por la izquierda, y Ana Pontón, cuarta, ayer en el mitin de los nacionalistas también en Ribeira
FOTO: Efe

Asimismo, desde la capital del Barbanza, la portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón, apeló a sumar en la formación frentista el voto del país y de todas las personas que quieren un cambio real en los concellos a partir del próximo domingo porque los nacionalistas tienen un modelo transformador que mejora la vida de la gente y lo demuestra en las ciudades y villas en las que tiene el gobierno.

"A Núñez Feijóo no lo veo bien, parace de la santa compaña, como alma en pena de mitin en mitin pidiendo que todo el voto de la derecha vaya para el PP, que dice solamente quiere depender de los vecinos. ¿Que nos explique de quién depende el PP en Andalucía?", espetó la dirigente.

Para analizar el aterrizaje de Casado en Galicia, Ana Pontón echó mano de la ironía en el acto en Ribeira. "No les arriendo la ganancia porque que los venga apadrinar Pablo fracasado Casado es todo un síntoma de lo que le espera al Partido Popular, de fracaso en fracaso hasta el fracaso final", dijo convencida de que el batacazo del 28 de abril se repetirá para los conservadores también el próximo domingo. la dirigente nacionalista concluyó que las urnas tienen "tocado" a Alberto Núñez Feijóo.