Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 24 junio 2022
02:22
h
EL GALARDONADO

Paz-Andrade destaca el avance de Galicia en los últimos veinte años

El consejero delegado de Pescanova afirma que la comunidad entró en Europa sin complejos, con una industria que compite en todo el mundo ·· Llama a seguir luchando por una autonomía plena

Testigo privilegiado de los cambios experimentados por la comunidad en las últimas décadas, Alfonso Paz-Andrade quiso centrar ayer su discurso de agradecimiento del Premio Gallego del Año en su tierra. “Habería que estar cego, para non se decatar do progreso, do avance.. social, económico e cultural experimentado nos derradeiros 20 anos”, aseguró el consejero delegado de Pescanova. Un desarrollo que, en materia de industria pesquera, se debe en gran medida a su esfuerzo personal. “Dende mozo tomei conciencia plena da forza que se acugula no mar. Da inesgotábel fonte de progreso e fartura que a fronteira oceánica, lles ofrece os pobos ribeiráns e singularmente a Galiza”, afirmó Paz-Andrade, quien dijo haber tratado siempre de “fuxir dos pesadelos do sectarismo, o máis penoso déficit moral e mental da Nosa Terra”.

Para Paz-Andrade, la comunidad alberga “un impulso interior novo”, que permite que se hable con naturalidad de nacionalidad histórica y que logra que el sentimiento de la galleguidad traspase las fronteras políticas para comenzar a “ser unha conciencia de pobo en acción”. Según el empresario, “Galiza está a reclamar o dereito de reconstruír a súa propia vida económica, social e cultural, dentro do marco dunha autonomía, diferenciada, respectuosa co noso e co dos demais”. En este sentido, destacó la labor realizada por “xentes novas”, como Carlos Núñez, capaz de “universalizar a nosa música”; Manolo Rivas, autor de lectura recomendada en la Universidad de Harvard; o los olímpicos David Cal y Chano Rodríguez.

“Galiza entrou en Europa, en plenitude, sen complexos. A nosa industria está a competir por todo o mundo. Temos institucións financeiras propias, con dimensión, modernas e comprometidas. Industria pesqueira, gandeira, forestal, alimentaria, téxtil e automobilística, de primeira orde internacional”, resaltó.

A pesar de los logros conseguidos “por todos nós e en boa convivencia”, Paz-Andrade recordó que aún queda camino por avanzar. “Temos que seguir querendo, loitando, traballando, por unha autonomía plena, enteira, cabal, cun Parlamento, con máis contido e percorrido. Lexislación civil fundada na nosa realidade, uso oficial da nosa lingua natural. Opción de nos expresar nun ou noutro idioma, en igualdade real, sen hipocrisía”.

El consejero delegado de Pescanova explicó que fue mirando hacia el pasado, hacia figuras como Castelao, Brañas, Murguía o Risco, como “atopamos o camiño do futuro”. “Galiza ten fronte unha década decisiva. O rumbo está trazado, haberá que facer algunha corrección no plan de navegación. O importante é que nas próximas mareas a tripulación responda”, concluyó.

Antes de realizar el dibujo de la Galicia futura, Paz-Andrade se mostró satisfecho de poder estar de nuevo en Santiago de Compostela, ciudad que le supuso “unha experiencia iniciática que había de marcar a miña vida persoal e profesional”.

En ella cursó sus estudios universitarios, recibió clases del maestro Ramón Piñeiro, y participó activamente en las tertulias político-culturales del desaparecido Café Español, en las que compartió mesa con Otero Pedrayo, Iglesias Albariño, García Sabell, Blanco Amor, Bouza Brei o Ánxel Fole, entre otros.

EL PERFIL REALIZADO POR JOSÉ LUIS MÉNDEZ

Inteligente, complejo y contradictorio

Fue un buen amigo de Paz-Andrade, el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, el encargado de realizar una semblanza del homenajeado. Méndez definió a Paz-Andrade como un hombre “inteligente, complejo y contradictorio” y echó mano de una metáfora marina para referirse a su carácter. “É coma un porto refuxio, acolledor, amigable, afectuoso, que concita ó diálogo”, señaló el banquero, quien subrayó que su “talante sereno” se fue forjando desde la cuna. Méndez calificó al galardonado con el Premio Gallego del Año 2004 como “debedor e digno continuador do seu pai”, el galleguista Valentín Paz-Andrade, una de las figuras más comprometidas con el desarrollo político, cultural y económico de Galicia durante el siglo pasado, gracias al que el homenajeado entró en contacto desde muy joven con personalidades como Pedrayo, Dieste, Cunqueiro o el propio Castelao, “a quen debe o seu nome de pila”, explicó Méndez. Paz-Andrade, aseguró, “bebeu nas fontes máis puras do galeguismo” para defender una “cultura integradora, sen radicalismos excluentes”.

Méndez relató la amplia trayectoria profesional del consejero delegado de Pescanova, de quien destacó su “novidosa proposta empresarial” como impulsor de las sociedades mixtas, entre la empresa gallega y socios locales en países de todo el mundo. Subrayó su importante labor en el mundo de la cultura como impulsor de proyectos tan destacados como el Museo do Pobo Galego y el Instituto Galego de Información y señaló, además, otras cualidades del homenajeado menos conocidas como su “excelente forma de escribir, a súa sensibilidade musical e a súa especial relación coa natureza” . Por último, Méndez deseó que Galicia contase con más dirigentes como él “capaces de xerar ilusión e riqueza”.

04 dic 2020 / 10:24
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito