Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
02:12
h

Núñez Feijóo sitúa los galardones como reflejo de una Galicia global

Reconoce en Albor a un hombre capaz de transformar “soños en realidades”

“Este acto é o mellor reflexo desa Galicia global capaz de harmonizar diversidades nunha idea común. A grandeza do noso país está nas súas xentes. Cada ano, o Grupo Correo Gallego nos lembra que Galicia ten presente e ten futuro”. Con estas palabras, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, destacaba ayer la entrega de los premios Gallegos del Mes y Gallego del Año 2009, en un acto celebrado en el Palacio de Congresos de Santiago de Compostela ante más de 1.500 personalidades, el evento más importante organizado por una empresa privada.

En su intervención, Núñez Feijóo tuvo palabras para el estudio actual de la prensa gallega, aludiendo al Grupo Correo Gallego, personificado en su editor, Feliciano Barrera. El presidente de la Xunta mostró su agradecimiento por “crer en Galicia cando Galicia era máis unha palabra que un país y por rexistrar en micrófonos e cámaras a vida dunha autonomía que nace, medra e se desenvolve ata chegar a este presente cheo de realidades”, manifestó.

Sobre Gerardo Fernández Albor, galardonado con el premio de Gallego del Año 2009, el presidente de la Xunta de Galicia invitó a los presentes a viajar al pasado, al nacimiento del autogobierno gallego. “Galicia precisaba de políticos que transformaran soños en realidades.Eses políticos tiñan que ser unha mestura complexa de idealismo e pragmatismo. O seu labor non era doado porque debían superar as suspicacias que, por exceso ou por defecto, provocaba o autogoberno”. Feijóo, que minutos antes había entregado emocionado el galardón a aquel que le precedió en la presidencia de la Xunta de Galicia, añadió que el hombre que personifica la gran epopeya que personifica esa época de la historia de Galicia tiene un nombre y apellidos de un liberal avanzado: Fernández Albor. El presidente de la Xunta apuntó a los presentes que “a Galicia de entón precisaba mirarse nun espello, observar as súas virtudes, e decatarse de que era posible construír un país de todos e para todos, un país amable. Nese espello estaba don Xerardo”.

Ante ello, Núñez Feijóo indicó una pequeña enmienda que simplemente incrementa el valor del premio: “Don Xerardo non é o galego deste ano, é o galego de todos estes anos”. Y, finalmente, transmitió un deseo a los presentes: la conciencia de un presidente como Fernández Albor, unos medios de comunicación críticos y responsables, y una sociedad madura explican el “milagro da nosa transición democrática”.

23 oct 2009 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito