Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 28 noviembre 2022
18:07
h

El tesón y humildad de los Gallegos del Año, la receta para conquistar el futuro

Con el público en pie y una larga ovación, el momento más emotivo lo protagonizó el homenaje a los héroes del Orzán

Si algo caracteriza a todos y cada uno de los galardonados mes a mes con los Gallegos del Año en esta edición, es sin duda la humildad y tesón con los que desempeñan su actividad en muy variados campos. Cualidades gracias a las que en su carrera han unido ya para siempre el nombre de Galicia al del éxito.

El canónigo Salvador Domato, galardonado en octubre, quiso dedicar "todo el recuerdo y una oración a los héroes del Orzán".

Distinguido en noviembre, el gerente de La Rosaleda, Rafael Silva, señaló que "cuando se reconoce una trayectoria, es necesario compartirlo con los que lo han hecho posible, desde el consejo de administración a los trabajadores, directivos, facultativos y familia, porque sin su comprensión sería imposible".

Tras un nuevo éxito en su carrera al conseguir el miércoles el gol decisivo que permitirá a la selección femenina de fútbol estar por segunda vez en una Eurocopa, Verónica Boquete envió a recoger su premio de diciembre a su madre, Mercedes Giadáns.

El científico Xosé Ramón Bustelo, galardonado en enero, reivindicó "que nos aprovechen y que nos hagan trabajar y no sólo producir al 50%", ya que en los últimos cinco años la financiación en investigación se ha reducido al 50%.

En reconocimiento a la heroica labor de los policías Javier López López, José Antonio Villamor Vázquez y Rodrigo Maseda Lozano, fallecidos al intentar salvar a un joven en aguas del Orzán, recogieron la distinción la viuda del primero, Loreto López, y las madres de los otros dos, Amparo Vázquez e Isabel Lozano. Las tres se llevaron la mayor ovación de la noche, con el público en pie.

María Castro, de Juntos Podemos, premiada en marzo, aseguró que "se está dando voz a los sin voz..., en definitiva, están dando una oportunidad a quien siente que ya no la tiene".

Para la coordinadora de BioFarma, Mabel Loza, su galardón de abril reconoce "un trabajo infinito en el que cada paso que avanzamos en el conocimiento nos abre una avenida desconocida, pero estimulante porque nos ayuda a aprender para curar y, desde luego, nos enseña humildad".

La gaiteira Cristina Pato dijo estar orgullosa de ser de provincias y mujer, y dedicó el Gallegos del Año de mayo a su madre, Maruxa, ejemplo de gallega que "con tesón, perseverancia, fuerza y sacrificio" crió a sus cuatro hijas enseñándoles lo más importante, educación, cultura y arte.

Eduardo Pardo de Guevara, coordinador del CSIC Galicia, agradeció su distinción de julio compartiéndola con el medio millar de personas que trabajan en la institución, y recordó "a quienes han merecido este tributo a costa del mayor de los sacrificios", en referencia a los tres policías.

Tuvo que esperar la delegación española para abrir el medallero en los Juegos de Londres, pero una vez estrenado quedó patente el gran potencial gallego, responsable de 5 de las 17 medallas obtenidas.

Ausentes por motivos profesionales a excepción de David Cal, que compartió la distinción con su equipo, en nombre de las regatistas Támara Echegoyen y Sofía Toro, el hermano de ésta, Jano, deseó que en Río se mantenga la prueba que las hizo merecedoras del oro en Londres. Ángeles Otero, de la Federación Gallega de Atletismo, recogió el premio en nombre del triatleta Javier Gómez Noya, y en el de la jugadora de balonmano Begoña Fernández lo hizo su madre, Quimi Molinos.


El relevo en el éxito deportivo lo dieron el nadador Chano Rodríguez, el ciclista José Enrique Porto y el tirador Juan Antonio Saavedra, quienes obtuvieron tres, dos y una medalla en la cita paralímpica.

Chano Rodríguez abogó por "seguir llevando el nombre de Galicia por todo el mundo". Enrique Porto agradeció el apoyo de sus patrocinadores, y Juan Antonio Saavedra compartió el premio con deportistas de disciplinas minoritarias.

A HORAS DEL GRAN DERBI

Equipos de primera

•••A pocas horas de que mañana se celebre en Vigo el tan ansiado derbi de Primera entre el Celta y el Deportivo, el presidente del club celeste, Manuel Carlos Mouriño, deseó "que el partido discurra con respeto y tranquilidad entre los aficionados, los mismos que hay entre ambas directivas" al recoger su distinción de junio, compartida con el equipo de la capital herculina. Un premio que por parte deportivista recibió el consejero Francisco Dopico, quien resaltó que el regreso del club a la Liga de las Estrellas "es el éxito de una afición que en los últimos años brilló por exceso de juventud", y que puso como ejemplo para que a nivel social, político y económico se apueste por "una Galicia de primera".

26 oct 2012 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito