Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 03 diciembre 2022
02:12
h

Galardonar a las personas más destacadas de nuestra Comunidad

Cuando me dijeron que posponían esta edición de los Premios Gallegos del Año sentí una profunda tristeza. Tristeza porque, precisamente este año, creo que todas y todos somos gallegas y gallegos del año. Y tristeza porque, después de treinta años, por primera vez no se puede celebrar una gala que nos trae a todos multitud de recuerdos y de imágenes que no podemos borrar de nuestra memoria.

El Correo lleva años de intenso trabajo para conseguir que sus premios estén marcados en todos los calendarios. En cada edición se esfuerza para galardonar a las personas más destacadas de nuestra Comunidad. Aquellas en las que debemos mirarnos, por su ejemplaridad y esfuerzo.

El año pasado entregué personalmente dos de los premios. Uno fue a Jesús López, un gallego en Miami con una trayectoria profesional intachable, que lleva nuestra tierra y nuestro ejemplo más allá del Atlántico. Y el otro hoy tiene más actualidad que nunca. Se lo di al coronel Manuel Pérez, de la Brilat. De unas Fuerzas Armadas que demuestran, desde marzo, su enorme compromiso con todas y todos. Su salida a la calle para combatir la pandemia fue la primera. No dudaron a la hora de enfrentarse al virus, incluso arriesgando sus vidas, y precisamente por esa voluntad de servicio público fue por lo que les aplaudimos hace un año.

Estoy convencido de que la de ahora es una pequeña pausa, un alto en el camino que permitirá a estos galardones tomar impulso y salir más fuertes, como lo haremos las gallegas y los gallegos.

Después de treinta años de trabajo, están más que consolidados y ahora tienen la difícil tarea por delante de pensar en la gala del año que viene, en la que sobrarán las candidaturas merecedoras de los premios. Por eso, será más difícil que nunca elegir en quiénes se centrarán los focos.

Mientras, debemos centrarnos en continuar la lucha contra el virus y en honrar a las más de mil gallegas y gallegos que nos han dejado a lo largo de estos meses. Merecen que mantengamos la unidad para evitar más tragedias y para que podamos volver cuanto antes a la normalidad. Creo que cada día estamos más fuertes y que con unidad, Galicia puede. Porque este es el momento de que apelemos al espíritu de las gallegas y los gallegos del año. Necesitamos fortaleza para continuar con esta lucha frente a un enemigo que ha cambiado nuestras vidas y que no queremos que siga en ellas.

Ahora no es momento de celebraciones, pero sí del resto de valores que encarnan los Premios Gallegos del Año: ejemplaridad, esfuerzo, sacrificio y ganas de crecer. Son cuatro elementos que hoy están más de actualidad que nunca. Deben estar en nuestro ADN. Deben ser nuestros objetivos. Si todas y todos buscamos esa ejemplaridad, la perseguimos con esfuerzo, nos sacrificamos para hacer un mundo mejor y continuamos en un crecimiento constante, sin duda, saldremos adelante y lo haremos con una sociedad más fuerte. Quizá nunca lleguemos a ser gallegas o gallegos del año, pero pareciéndonos a ellas y a ellos veremos una Galicia mejor.

Javier Losada de Azpiazu / Delegado del Gobierno en Galicia

04 ene 2021 / 13:54
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito