Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 02 diciembre 2022
23:55
h
Monseñor Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago, Gallego del Año 2019

Un honor inmerecido, un regalo absolutamente inesperado

¿Qué significó para usted ser el primer protagonista de la XXX edición?

Ciertamente, a día de hoy me sigue pareciendo un honor inmerecido, un regalo absolutamente inesperado. Es lo que dije en su momento y así lo sigo sintiendo. Pero como ocurre con todo regalo lo acogí con gratitud y con algo de “temor y temblor” por la nómina de personas ilustres que lo habían recibido con anterioridad. Fui consciente, y lo digo de verdad, de que el galardón lo recogía mi persona pero que lo recibía la Iglesia diocesana de Santiago de Compostela. Ese fue el sentimiento con el que viví aquel acontecimiento tan emotivo, en el que tuve oportunidad de conocer algo de las vidas de varias personas -de sus trabajos y sus días-, que aportan con su presencia y su valía un testimonio que prestigia a la sociedad en la que viven.

¿Cómo valora la iniciativa de El Correo en favor de la sociedad civil gallega?

Pues realmente creo que es de ese tipo de iniciativas que enganchan muy bien con la ciudad en la que vivimos y con las gentes que la habitan. Que un diario local, pero con vocación autonómica, tuviera en su momento la idea de convocar un premio de estas características implica precisamente una concepción nada encerrada en un universo pequeño. Si me permite utilizar una palabra usada mucho por el papa Francisco, “El Correo Gallego” buscó huir de la “autorreferencialidad” y salir a buscar todo aquello que de bueno y bello hay en las vidas de tantos gallegos que trabajan en nuestra tierra y en distintos lugares. Compostela es un espacio pequeño, pero abierto al mundo, tal y como nos enseñan los siglos de realidad jacobea que nos configuran. Y con iniciativas como estos galardones, Compostela es también apertura a la pléyade de estrellas de un universo que nos acoge a todos.

¿Qué le impresionó más de aquella jornada tan entrañable?

Pues lo primero que impresiona es la cantidad de personas que se dan cita en este acontecimiento. Y luego, el ambiente festivo en el que transcurre todo el acto, que no quita ni un ápice a la solemnidad con la que transcurre toda la ceremonia. Para mí fue muy grato ver cómo las autoridades de las distintas administraciones, los galardonados y los invitados se relacionaban cordialmente con los responsables del periódico y con sus trabajadores, que son parte esencial del encuentro y sin cuyo esfuerzo estos premios no se hubieran consolidado. Ese ambiente relajado, tranquilo, invitaba al diálogo sereno y a la charla distendida. Lo cual es un mérito digno de elogio en estos tiempos que corremos de prisas y de desentendidos.

04 ene 2021 / 14:18
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito