Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
octubre 2006

Roberto Vila, Gallego del Mes de Octubre por su labor en Gaza

El cooperante ourensano retenido durante ocho horas por milicianos palestinos lleva dos años en el terreno ·· El Grupo Correo Gallego reconoce en él la contribución de todos los trabajadores de la solidaridad

Las redacciones de EL CORREO GALLEGO, Galicia Hoxe y Radio Obradoiro han elegido Gallego del Mes de Octubre al ­cooperante ourensano en Cisjordania Roberto Vila, como rostro de los miles de trabajadores de la solidaridad que, repartidos por todo el mundo, vuelcan su preparación, sus horas y sus emociones para hacer valer los derechos humanos y ganarle terreno a las injusticias derivadas de los conflictos económicos, bélicos y religiosos.

Roberto Vila fue secuestrado el pasado lunes por dos jóvenes milicianos palestinos cuando regresaba con Céline Gagne, compañera de la organización en la zona, de visitar un proyecto para la atención de niños discapacitados de Khan Yunes. Siete horas y media después, a las 21.30 en España, sus captores lo entregaban a las fuerzas de seguridad.

Sus palabras tras lo ocurrido han sido un ejemplo de compromiso, aguante y generosidad. Vila, de 34 años, no dejó pasar ni doce horas desde la liberación y a las diez de la mañana del día siguiente se incorporó a su puesto de trabajo en la oficina de la Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP) en Ramala.

Tampoco perdió su fe en el pueblo palestino: "No los quiero excusar, no es la forma de proceder, pero entiendo las causas", apuntó Roberto Vila, enmarcando su secuestro en la necesidad del bando más débil de llamar la atención internacional sobre la difícil situación en la zona.

Roberto Vila vino al mundo accidentalmente en Barcelona, dejó la abogacía por la cooperación internacional y -según comentó a este periódico en agosto de 2004-desde el primer día que pisó Cisjordania se sintió en tierra propia. A día de hoy, ha decidido que Ramala es su lugar y Palestina, su reto.

Cuando ya en libertad el cónsul general de España en Jerusalén le ofreció llevarlo adonde quisiese, Vila respondió con normalidad que quería volver a "su" casa, Ramala.

Se ha hecho un hueco entre la población local y, según relatan sus compañeros, es una persona realmente apreciada en la zona. Ha decidido que no es el momento de tomarse días libres ("acabo de estar de vacaciones", comentó) y ha comunicado a su familia que no va a viajar ahora a Galicia. "Fue una situación mucho más anecdótica para mí que para los que lo vieron desde fuera. Yo me encontraba la mayor parte del tiempo tranquilo en una habitación", indicó al día siguiente del suceso. Y su decisión tampoco sorprendió en casa, conocedores del tesón y la sangre fría que le caracterizan.

Sus padres, Roberto Vila y Maricarmen Sexto, y sus hermanos, Leticia y Carlos, confiaron todo el tiempo en la habilidad de Roberto para resolver la situación. "Si no lo tienen amordazado, estoy segura de que podrá convencer a los secuestradores para que esta situación tenga el final que todos deseamos", señalaba su madre a los medios de comunicación el lunes.

Y es verdad. Roberto Vila sabe utilizar las palabras y lo ha demostrado en varios artículos y colaboraciones en EL CORREO y otros medios en los que con mensajes directos ha denunciado la asfixia que padece el pueblo palestino a manos del gobierno de Israel y la impunidad con la que, como "verdugo inmune", las fuerzas del Ejército israelí se mueven por Gaza.

SIN PROTAGONISMOS

Enemigo del doble rasero

"Me da pena que haya pasado esto, pero más por ellos, porque al final tiene más impacto un extranjero retenido durante unas horas que la situación de cualquiera de sus familias que sufren diariamente ataques, muertes, arrestos y el bloqueo". En estas declaraciones, Vila se refiere a los jóvenes que le secuestraron. Y es que el diferente precio de las personas es una de las constantes denuncias en sus escritos. "Ninguno de estos prisioneros (por los palestinos apresados rutinariamente por el Ejército israelí) recibirá jamás la cobertura mediática que ha tenido Gilad Shalit, el soldado israelí que se llevaron las milicias de Hamas (...). Y nunca las consecuencias del encarcelamiento de un palestino serán tan graves como los 350 muertos y 500.000 desplazados que suma el ataque de Israel al Líbano desde que Hizbulá le echó el guante a otros dos de sus soldados", escribió .

LAS CLAVES

Responsable de 38 proyectos en la zona

Roberto Vila llegó a Ramala en julio de 2005. Es el jefe del proyecto de Asamblea de ­Cooperación por la Paz en Palestina y está a cargo de 38 programas de cooperación en la zona, que cuentan con el apoyo financiero de la Unión Europea, la Agencia Española de Cooperación Internacional y gobiernos locales y autonómicos españoles. Las actividades van desde el desarrollo agrícola a los programas de salud primaria, emergencia y rehabilitación de personas con discapacidades.

Plantó el Derecho y se fue a Cisjordania

Roberto Vila abandonó un despacho de abogados en Londres para trabajar con ACPP. Su trayectoria en la ­cooperación empezó en la India con la fundación Vicente Ferrer. Posteriormente, estudió Derecho en la Universidad Pontificia de Comillas-Icade y se especializó en Derecho Internacional en Deusto. También cursó un máster en Lovaina y estudió cooperación internacional en ­Washington, donde trabajó en una oficina universitaria de Derechos Humanos.

Convencido de la desmesura de Israel

Desde que pisó el terreno, la visión de Roberto Vila sobre el conflicto palestino-israelí es clara y contundente. Habla de Palestina como una tierra controlada y exprimida por Israel y denuncia la inmunidad con la que el Ejército actúa en la zona. Ha señalado el control del agua como un problema básico: Israel cubre el 40% de su consumo con agua correspondiente a territorios ocupados. "Es un gran amigo del pueblo palestino", dice de él Ghaleb Jaber Ibrahim.

Amor por la pintura en sus ratos libres

Quizá por influencia de su padre, el monfortino Roberto Vila Rodríguez, que -además de doctor en Medicina y especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo- es licenciado en Bellas Artes, Roberto dedica muchos de sus pocos ratos libres fuera del trabajo en la organización a la pintura. Su amigo y delegado de la ACPP en Jerusalén, Enric Miravillas, define sus obras como robertadas, cuadros que "hace en plan minimalista, con marcos extraños" .


07 dic 2020 / 22:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito