Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
células madre

Una investigadora premiada en Harvard, nueva Gallega del Mes

La joven coruñesa Olaia Naveiras realiza en Harvard su tesis, sobre la formación de células madre sanguíneas a partir de las embrionarias ·· La prestigiosa universidad americana la ha distinguido este año con su Premio Hauser

"La verdad es que soñaba con estar entre probetas antes siquiera de saber lo que significaba ser científico", confiesa Olaia Naveiras Torres-Quiroga (A Coruña, 1977). Hoy, con poco más de 30 años, aquella niña que se manchaba con el Cheminova y pasaba las vacaciones ayudando a su tía farmacéutica, es toda una promesa de la investigación gallega. La joven coruñesa trabaja en la prestigiosa Universidad de Harvard (Boston, Estados Unidos) en su tesis sobre la formación de células madre sanguíneas a partir de células madre embrionarias. Olaia Naveiras fue distinguida hace unos meses por la propia Universidad de Harvard, que le concedió el Premio Hauser, que cada año reconoce a un único alumno entre los propuestos por los 300 jefes de laboratorios de su facultad de Medicina y centros asociados. Todo un indicador de una carrera corta, pero brillante y que el Grupo Correo Gallego reconoce concediéndole la distinción de Gallega del Mes de Septiembre.

Uno de los objetivos fundamentales de su trabajo, que desarrolla en el laboratorio del doctor Geoger Daley, es aprender cómo dirigir la diferenciación de las células madre pluripotenciales (células madre completamente indiferenciadas, células madre pluripotenciales reprogramadas, embrionarias y partenogénicas) para enseñarles, por así decirlo, a convertirse en células madre de la sangre que se puedan utilizar en un trasplante.

Clínica e investigación

"Tratamos de comprender las señales moleculares internas y externas que reciben las células madre de la sangre, para después replicarlas en el laboratorio", detalla la investigadora. Su tesis se ha centrado en el estudio de dos tipos de señales externas o microambientales que reciben durante su desarrollo: las fuerzas biomecánicas producidas por los latidos del corazón durante el desarrollo del embrión y los factores de crecimiento secretados por las células grasas en la médula ósea adulta. "Aunque aún estamos finalizando los resultados, hemos sido capaces de determinar que la modulación de dichos factores ambientales incrementa el número de células madre de la sangre que se pueden generar en ele laboratorio y que favorece el injerto del transplante de médula ósea de forma más efectiva en ratones", explica. Olaia Naveiras, que es licenciada en Medicina, quiere realizar también la residencia en hematología pediátrica. "Me gustaría combinar la práctica clínica con la investigadora, preferiblemente dedicándome mayoritariamente a la investigación", confiesa. Pero compaginar ambas facetas en España es por ahora complicado. "Me encantaría volver, pero desafortunadamente en España no existe como tal el puesto de médico-investigador. Sin embargo, tengo la esperanza de que cuando termine la residencia ya existan contratos más flexibles al respecto", concluye.

ESTUDIANTE ACTIVA

De Colombia, con Patarroyo, a la Marie Curie

Olaia vivió y estudió en el colegio de los jesuitas de A Coruña y siempre pensó que haría Farmacia en Santiago, pero su familia se mudó por cuestiones laborales a Madrid, donde finalmente se decidió por Medicina, en la Universidad Autónoma, cuando ya tenía muy claro que lo suyo era la investigación biomédica. Antes consiguió una beca de estudios preuniversitarios en la Phillips Academy (Estados Unidos), donde casualmente su profesora de biología molecular había hecho su doctorado sobre malaria. Fue ella la que la animó a escribirle al profesor Patarroyo que, para su sorpresa, aceptó de inmediato que colaborase con él, así que con 18 años pasó el verano en su laboratorio, en Bogotá, al que volvió en dos ocasiones más. Ya en 4º de Medicina, se apuntó a los cursos de verano de Harvard para mejorar su conocimiento en inmunología, una experiencia que se costeó ayudando en un proyecto de I+D. Un año después fue becaria del grupo de linfomas del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y el último curso lo hizo como Erasmus en la Universidad Pierre y Marie Curie, en París .

LA HORA DE LA VERDAD

No al conformismo

La ciencia española, opina Olaia, ha mejorado su imagen en el exterior en unos años, pero hay que tener "mucho cuidado" con el conformismo. "Toca demostrar que no es solo barniz, sino un compromiso a largo plazo en inversión en I+D. Quizás el mejor índice sea ver si a medio plazo se traduce en atraer inversiones privadas y a los mejores profesionales del mundo, dice .

07 dic 2020 / 17:58
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito