Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 26 enero 2022
09:43
h
XXV aniversario de los premios

Diego Murillo y su hija Guadalupe, en el club de los Gallegos del Año

Ella es directora general de Conservas Pescamar y su padre, además de un reconocido médico, ha logrado con su gestión situar a la aseguradora AMA como referente en Europa

El espíritu del XXV aniversario de los premios Gallegos del Año de reconocer a sagas familiares que hayan destacado muy por encima de la media por su carácter emprendedor, innovador, social y comprometido, suma a dos nuevos socios: Diego Murillo Carrasco y su hija Guadalupe Murillo Solís, ambos perfectos paradigmas de esas cualidades.

Las redacciones del Grupo Correo Gallego han reconocido así los éxitos y logros del doctor Murillo y su hija, que ha heredado y asumido con inteligencia y tesón las virtudes transmitidas por su padre, un pacense que se considera gallego por los cuatro costados.

Partiendo de cero logró hacer una carrera triunfal en la medicina, materia en la que se licenció por la Universidad de Santiago en 1964 y, posteriormente, en 1968 consiguió la especialidad de Obstetricia y Ginecología, a la que se dedicó durante 35 años.

Pero si algo caracteriza a este doctor en medicina es su capacidad de iniciativa, espíritu empresarial y ejecutivo de alta dirección, que le ha llevado a presidir la Agrupación Mutual Aseguradora (AMA) desde el año 1996, cargo que renovó sucesivamente en los ejercicios 1999, 2002, 2005, 2007 y la última, por cinco más, en 2012.

El doctor Murillo ha logrado desde entonces situar a AMA como una aseguradora líder y referente en Europa tras el espectacular aumento experimentado tanto en número de asegurados como de pólizas, además de potenciar su presencia en otros mercados y multiplicar el patrimonio de la mutua.

AMA, asimismo ha inaugurado alrededor de 55 nuevas oficinas, así como la sucursal de Lisboa, Oporto, Coimbra y Faro, dentro de la expansión de la mutua en Portugal, todo ello al margen de las nuevas delegaciones que se están poniendo en marcha por varios países de Latinoamérica.

El espíritu emprendedor le llevó a fundar en Pontevedra, ciudad que considera su hogar, el Sanatorio Nuestra Señora de la Merced junto a los doctores Nuño Gallas y Carballo, cuyo servicio de ginecología dirigió durante 35 años.

asesor del ministerio de sanidad.

La sólida trayectoria profesional de Diego Murillo tuvo su recompensa cuando la ministra de Sanidad, Ana Mato, le nombró en septiembre de 2012 miembro del Consejo Asesor de Sanidad del ministerio.

Además, este reconocido ginecólogo y obstetra cuenta con 21 medallas e insignias de oro que le han otorgado y concedido otras tantas instituciones. También es colegiado de honor y miembro distinguido de 25 entidades médicas, sanitarias y veterinarias de toda España.

Bien le conocía, quería y admiraba el desaparecido Enrique Beotas, quien en una de sus Entrevistas amodiño realizada a su hija Guadalupe, publicada en EL CORREO en febrero de 2012, incluía estas reflexiones del doctor Murillo: "Amo a Galicia, tengo que amarla necesaria e indefectiblemente, porque es donde mi familia empezó a vivir, donde he estudiado, donde me he formado, donde he conseguido una posición económica, social, política... Es una tierra en la que me siento valorado. En Galicia han nacido mis cuatro hijos, cuatro gallegos encantadores. Así que a Galicia le debo todo". Y una de ellas es la nueva premiada, Guadalupe, una mujer que ha recogido ese espíritu luchador que le he llevado a atravesar y salvar dificilísimas vicisitudes personales.

Guadalupe Murillo, Lupe, como la llaman sus familiares y amigos, es una mujer invencible, emprendedora y con una capacidad de trabajo fuera de lo común, ya que compagina su cargo de directora general de Conservas Pescamar y otros cargos, consejerías y asesorías varias con la educación de sus tres hijos.

Esta mujer, que asegura haber aprendido de su padre el deber de ayudar a los demás, es licenciada en Derecho, diplomada en Derecho Comunitario y máster en Asesoría Fiscal.

Vinculada de toda la vida al Pontevedra Club de Fútbol, esta frase que dijo a Enrique Beotas puede definir el carácter de esta joven madre, empresaria brillante, firme y con un prometedor futuro: "Soy emotiva como mi padre, pero el llanto es el mayor gesto de fortaleza que tiene el ser humano. Quien no llora es un débil".

Diego y Guadalupe Murillo son emotivos, comprometidos, emprendedores, trabajadores y triunfadores; débiles, nunca. Por eso les premiamos.

07 dic 2020 / 07:48
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito