Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 noviembre 2022
23:00
h

El arquitecto César Coll ingresa en el selecto club de los Gallegos del Año

Es autor, entre otros edificios, del Centro Empresarial del Tambre, de la cafetería de la Alameda y de la intervención en A Choupana // La creatividad y la modernidad son sus señas de identidad

El arquitecto César Coll Nuez ha sido distinguido con el premio Gallego del Año, un galardón que conceden las redacciones de EL CORREO GALLEGO, Tierras de Santiago, Correo TV y Radio Obradoi- ro. Reconocido como uno de los arquitectos más innovadores del momento, es autor, entre otros edificios, del Centro Empresarial del Polígono del Tambre, de la cafetería de la Alameda, de la Residencia de la Tercera Edad en el parque Eugenio Granell, de la urbanización de A Barcia, de la intervención en A Choupana y del nuevo planeamiento de la avenida Romero Donallo, todas ellas actuaciones que se llevaron a cabo en Santiago y que sirvieron para incorporar modernidad a la capital gallega.

Afirma que gracias a su actividad profesional ha tenido "la posibilidad de unir en la misma práctica urbanismo y arquitectura", dos disciplinas, añade, que "en la práctica están cada vez mas disociadas, rompiéndose así una relación natural y tradicional entre ambas". Subraya además que "cuando puedes actuar en ambos procesos, el urbanístico y el edificatorio, y a pesar de que asumes más responsabilidad, te permite mayor libertad, comprometiéndote a realizar un trabajo más exigente, ya que en cierto modo partes del grado cero en el proceso de construir ciudad".

Planeamiento urbanístico, edificación e interiorismo son los campos sobre los que Coll construye su larga e intensa trayectoria profesional. Sus edificios, siempre vanguardistas, definen a un arquitecto que destaca por la innovación, la creatividad y la modernidad. Además, los materiales que utiliza y las formas que proyecta le han convertido en uno de los arquitectos gallegos más singulares.

Para él, la arquitectura del futuro será un escenario de nuevas tecnologías, "desde los nuevos materiales suministrados por la nanotecnología hasta las posibilidades de proyectar con los cada vez más potentes medios de la era informática". Sostiene que la suma de estos últimos factores provocará "una nueva revolución en los procesos de diseño, edificación y construcción", y también de nuevos materiales, que "potenciarán de forma exponencial las posibilidades existentes en épocas anteriores".

Cuando se le pregunta por cómo ha ido evolucionado la arquitectura, destaca que en los siglos XIX y XX se caracterizó por "la aparición de nuevos materiales (hierro, hormigón, vidrio industrial...), que ofrecían posibilidades desconocidas hasta entonces en la arquitectura, obligando a ésta aceptar el reto de la revolución industrial". Y añade que el lema que de alguna forma resume ese periodo podría ser "la forma sigue a la función" (L. Sullivan, 1896)", y que "en el futuro podría enunciarse como la forma permite la función". Coll subraya, además, que "si la arquitectura de los siglos XIX y XX venció a la gravedad, la del futuro tiene como reto construir y ordenar la levedad".

Confiesa que cuando inicia un proyecto el primer paso "es siempre conocer las posibilidades y asumir las limitaciones del encargo, sacando el mayor partido a éstas y aportar lo máximo de uno mismo". Añade que para esto "la relación con el cliente y la confianza que éste ponga en tí es importantísima".

De la importante relación de trabajos que se recogen en su prolífico currículo, el galardonado destaca la construcción del Centro Empresarial del Polígono del Tambre, "por la propia obra y por el momento profesional en el que se produjo, ya que fue la oportunidad de construir los sueños e ideas que desde la Universidad y hasta ese momento se habían ido acumulando".

Asimismo, subraya que "el ser elegido como uno de los Gallegos del Año y que la sociedad en la que vives y trabajas reconozca tu esfuerzo y pasión por el trabajo que realizas es una satisfacción muy importante". Y añade: "Nunca he tenido como objetivo buscar el reconocimiento público; sí me ha importado la opinión de las personas con las que comparto el trabajo, tanto en el estudio como, de una manera especial, en la propia obra".

PERFIL César Coll (Ourense; 1954) nació en una familia vinculada a la construcción, donde su padre Mario Coll era ingeniero de Caminos. Estudió Arquitectura en la ETS de Arquitectura de Madrid, y finalizó sus estudios en 1980. Se especializó en Urbanismo y desde 1985 trabaja en su estudio de Arquitectura en Santiago. Antes de finalizar sus estudios, inicia su actividad profesional en el departamento de Servicios Técnicos de la empresa Dragados y Construcciones, con trabajos tanto en España como en el exterior, con la incorporación de nuevas tecnologías desarrolladas por la empresa. En los tres últimos años de su etapa en la constructora, ya en la delegación de Galicia, desarrolló su actividad como jefe de obra. En 1985 inicia su actividad como profesional libre con residencia en Santiago. Además, ha sido en dos legislaturas vicedecano y miembro de la junta de gobierno del COAG, y durante este periodo fue presidente de la Comisión de Urbanismo y responsable de la Biblioteca durante doce años.

07 dic 2020 / 07:36
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito