Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 23 noviembre 2022
17:45
h
XXIX EDICIÓN GALLEGOS DEL AÑO

El escultor Francisco Leiro llena de arte el selecto club Gallegos del Año

De éxito internacional y comprometido con su tiempo, es creador de un estilo propio cercano a la línea de la figuración expresionista// Su trabajo se exhibe en la galería Marlborough de NY

El escultor de éxito internacional Francisco Leiro (Cambados, Pontevedra, 1957) "es creador de un estilo propio cercano a la línea de la figuración expresionista y comprometido con su tiempo", contaba Efe hace unos días.

Su abuelo paterno, relata Leiro, poseía "un taller para la construcción de muebles, y también se dedicaba a la talla en madera. En este ambiente ligado al trabajo de la madera" desarrolló su interés por la escultura y una sensibilidad muy atenta a las tradiciones populares.

Entre 1974 y 1976 estudió en Santiago, en la Escuela Artes y Oficios. En 1975, siendo aún estudiante, hizo "su primera exposición en la Sociedad Cultural de Cambados".

Entre 1976 y 1977 se trasladó a Madrid, donde estudió en la Escuela de Bellas Artes.

En 1983 fue invitado a participar en la última de las exposiciones del grupo Atlántica, que se propuso como una iniciativa de renovación de las artes plásticas gallegas. En la exposición que se presentó en el Pazo de Xelmírez en Santiago, su obra fue reseñada con gran expectación".

Ese mismo año empezó a trabajar con la Galería Montenegro de Madrid, "que se sitúa a la vanguardia de las galerías españolas en la atención a los nuevos movimientos artísticos, y más tarde con la galería Lucio Amelio y Elisabeth Franck".

En 1984 participó en las dos exposiciones colectivas de escultura más emblemáticas de esos años en Madrid: En tres dimensiones, en el espacio de "la Caixa", y Seis escultores, en el Palacio de Cristal.

En 1985 representó a España en la XVIII Bienal de São Paulo. Su trabajo fue seleccionado por la VI Bienal de Sydney y participó en la colectiva Correspondentie Europa, en el Stedelijk Museum de Ámsterdam.

En 1988 se instaló en Nueva York, "gracias a una beca Fullbright, y al año siguiente empezó a trabajar con la galería Marlborough de Nueva York". Desde entonces, su trabajo se exhibe "regularmente en las diversas sedes de esta galería, especialmente en Madrid y Nueva York".

En esos años realizó diversos proyectos para el espacio público en diferentes ciudades gallegas: en Ferrol, Balboa III, y en Vigo, Sireno.

En 1992 participó en diversas exposiciones que se organizaron en la Expo 92 de Sevilla, haciendo para el pabellón de Galicia la obra Colchoneta.

Otro proyecto de carácter público es el que produjo para las puertas de la Torre de Hércules, y al año siguiente, otro para la Puerta Santa de la Catedral de Santiago.

En 1994 participó en la exposición inaugural del Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), Itinere, con la obra Entre hortas, realizada para esta ocasión.

En 1995 se instaló el monumento Homenaje a Castelao en la Alameda compostelana, y entre 1997 y 1998 hizo diversos proyectos públicos en Vigo, como Bañistas no Areal; Miarritz, en Biarritz (Francia), y Saavedra Zona de descanso, para la Isla de Esculturas en Illa da Xunqueira do Lérez, en Pontevedra.

En el año 2000 se presentó "una exposición retrospectiva en el Centre del Carme-IVAM (Valencia) y en el Centro Galego de Arte Contemporánea (Santiago)". Ese mismo año, Retablo, para el pabellón español de la Exposición Universal de Hannover, y Astronauta, para un espacio público en Valdemoro (Madrid). Mientras presentaba Sequía en 'Water in Beeld-Hofvijer', Foundation Het Voorhout van Beeldende Kunst II (La Haya).

En el año 2004 llevó a ­cabo una exposición itinerante por Latinoamérica y expuso en el Palacio de Cristal del Museo de Arte Reina Sofía. "En 2005 destaca el conjunto de esculturas expuestas en la plaza Dag H­ammarskjold, de Nueva York. Dicha exposición fue alentada por el Instituto Cervantes con la colaboración de Naciones Unidas".

Asimismo, entre sus proyectos públicos deben destacar el Atlante, en Sanxenxo; La Dama de Navalcarnero y Simeón Sentado, en Madrid.

Entre sus muestras resalta por su idiosincrasia El Jardín de las delicias, en el Romeral de San Marcos de Segovia (2007) y el proyecto Retaule en el Palau de la Música catalana.

En enero de 2013 presentó en Nueva York la muestra titulada Recursos humanos. Y en 2014, en Marlborough Madrid, la exposición Purgatorio. En 2016 destaca la exposición organizada por Abanca en Pontevedra y en 2017 hace una gran exposición retrospectiva de sus últimos doce años de trabajo en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.

Su última muestra se ­inauguró en Malborough Madrid el 5 de abril de este año, donde insiste en las posibilidades escultóricas de la figura humana.


PREMIOS. Ha sido galardonado con numerosos premios y distinciones a las Bellas Artes, entre los que destaca la Medalla Castelao de la Xunta (2000), medalla a las Bellas Artes de la CEOE (2003), Premio Nacional da Cultura Galega (2008) y Medalla de Oro de Galicia (2016).

Con una trayectoria como esta, su ingreso en el selecto club Gallegos del Año es de justicia. Porque como dice el escultor Txomin Badiola, "es el último superviviente de una época heroica de la escultura".

Sobre su trabajo

El estilo inconfundible de Leiro -aunque atraviesa por diferentes etapas, siempre obedeciendo a una figuración expresionista- mantiene como referente fundamental la utilización de la figura humana. Valiéndose de recursos historicistas, en su escultura a menudo se yuxtaponen formas figurativas con otras biomórficas o constructivistas, lo que da origen a piezas con connotaciones alegóricas. El retrato psicológico de los personajes es, asimismo, un factor importante en la escultura de este artista, así como la utilización de elementos narrativos.

04 dic 2020 / 19:36
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito