Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 junio 2022
13:41
h

Ana Laborde, directora de restauración del Pórtico de la Gloria, se incorpora al club Gallegos del Año

Ha trabajado desde la exigencia, la innovación en los medios y la búsqueda de la excelencia durante diez largos e intensos años

    Con valentía y un sentido de la responsabilidad no al alcance de cualquiera, la profesional del Instituto del Patrimonio Cultural de España Ana Laborde Marqueze (San Sebastián, 1958) estaba gozando de una excedencia cuando sonó su smartphone. Al otro lado del hilo telefónico escuchaba una propuesta imposible de rechazar y solo reservada a los mejores: había sido elegida para coordinar las labores de ­restauración del Pórtico de la Gloria.

    Su mirada es limpia, sus ojos brillan mientras charlamos en la terraza del Hostal de los Reyes Católicos y contempla la Catedral, pues ha trabajado desde la exigencia, la innovación en los medios y la búsqueda de la excelencia durante diez largos años.

    "Para mí ha sido todo un reto. Me dio miedo al principio, un dolor de estómago..., porque además era todo ­como muy ­mediático", ­asegura Laborde.

    Y es que una década da para mucho, pues se sucedieron anécdotas de todo tipo, incluida "la confusión que se vivió en el templo con el robo del Códice Calixtino. Pero a partir de la creación de la Fundación Catedral, todo ha funcionado de maravilla".

    Gestionar un equipo en el que participaron entre 60 y 80 personas requiere profesionalidad, paciencia y tranquilidad. Por eso "me ha tocado hacer mucho de restauradora, pero también de psicóloga, aunque siempre hemos pensado que nos ha ayudado el Santo, ¡es tan impresionante y transmite tanto! Toda la religiosidad o espiritualidad de todos los peregrinos está ahí, y sientes mucha emoción. Es imposible abstraerte de la ­espiritualidad. Vamos, he llorado muchísimo, porque además descubrías cosas que antes no habías visto (sandalias de las figuras, los peinados..., era todo de una finura ­impresionante)".

    ¿Y quién la consolaba en los momentos bajos? "A mí mi marido me ha ayudado bastante. Y el Santo también. Es una obra fantástica, en la que vivimos momentos complicados, pero el interés por resolver y por llevar a ­término lo que estábamos haciendo lo podía todo", confiesa la restauradora.

    Su vínculo con la capital de Galicia es especial. "Le he cogido muchísimo cariño. Venía semana sí, semana no, me alojaba en el mismo hotel, el Virxe da Cerca, y era ya como mi casa", me cuenta.


    curiosidad. "Yo tenía un tío arqueólogo, que me enseñaba todo lo que encontraba en las cuevas... hacía bastantes hallazgos de huesos fósiles... Me parecía fascinante que de una cosita así de pequeña pudieras reconstruir toda la historia de hace miles de años. Ahí me metió el gusanillo. Pero a la hora de estudiar, tenía que hacer Geografía e Historia, y hasta cuarto curso no llegabas a la Arqueología. Me pareció demasiado tiempo y me metí en la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Madrid, donde tenías contacto con la excavación desde el primer momento. Luego acabé haciendo Arqueología en la Facultad y empecé trabajando en restauración de objetos ­arqueológicos".

    Entre sus referentes, tiene presentes a sus padres, ya fallecidos. "Siempre se han interesado por la cultura. En todos los viajes siempre había que parar en todas las iglesias. Desde pequeña siempre he vivido con el interés de conocer, apreciar, valorar, disfrutar con el patrimonio, con la comida. Siempre han sido muy curiosos. Mi padre, muy emprendedor. Y creo que eso me ha marcado bastante. E intento trasmitírselo a mis hijos".


    ACTIVIDAD PROFESIONAL EN PRIMERA PERSONA. "Desde el año 1986 y hasta junio de 2008 desarrollo mi actividad profesional como especialista en conservación y restauración de materiales arqueológicos y pétreos en el Servicio de Bienes Muebles del Instituto del Patrimonio Histórico Español, restaurando obras de museos, elaborando proyectos de intervención de conjuntos e inmuebles con declaración de Bienes de Interés Cultural, informes de asesoramiento para otras instituciones, coordinando equipos de trabajo interdisciplinares y llevando la dirección técnica de las actuaciones.

    En junio de 2008 me incorporo por concurso de traslado a una plaza de conservadora-restauradora de obras de arte en el área de Infraestructuras de la Subdirección General de Museos Estatales del Ministerio de Cultura, en la que permanezco hasta octubre de 2009. Durante este período participé en reuniones de trabajo en Medellín (Colombia) y en Lima (Perú) para la difusión del Plan Museológico, como herramienta de trabajo desarrollada y publicada por el Ministerio de Cultura para la adecuación de los museos.

    El 1 de septiembre de 2010 me incorporo al Instituto del Patrimonio Cultural de España del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para desempeñar el cargo de directora técnica de la segunda y tercera fases del Programa Catedral de Santiago de Compostela. Con este programa se aborda la conservación y restauración del conjunto del Pórtico de la Gloria, en convenio de colaboración con diversas instituciones (Fundación Catedral de Santiago, Fundación Barrié de la Maza, Xunta de Galicia, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). El proyecto ha sido distinguido con el Premio de Patrimonio Europeo-Europa Nostra 2019, en la categoría de conservación.

    La dirección técnica de este Proyecto supone diseñar y coordinar los estudios e investigaciones, redactar el proyecto de intervención, seleccionar y dirigir el equipo de restauración. También realizar una importante labor de difusión, formación y captación de recursos. En él participan numerosos técnicos y empresas, además de centros de investigación, tanto nacionales como extranjeros, presentando periódicamente los resultados a la Comisión de Seguimiento y a un Comité Científico internacional".

    Su trayectoria es tan extensa y sobresaliente que no podemos reflejarla en su totalidad. Y aunque no es gallega de nacimiento, la inversión emocional, ­personal y laboral que ha hecho por esta ciudad ha sido tan inmensa e impagable, que otorgarle uno de los ­premios Gallegos del Año es de ­justicia.

    04 dic 2020 / 18:50
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito