Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 noviembre 2022
20:03
h
xxx edición gallegos del año

La astrofísica de la NASA Begoña Vila ingresa en el club Gallegos del Año

Está especializada en el estudio de galaxias espirales // Siempre tuvo curiosidad por la ciencia y fue muy buena alumna // Entre sus valores destacan la automejora, responsabilidad y gratitud

Nacida en Vigo en 1963, Begoña Vila Costas es una astrofísica gallega especializada en el estudio de galaxias espirales. Actualmente trabaja en Washington DC como ingeniera de sistemas en el centro de vuelo espacial Goddard, el primer centro de vuelo espacial de la ­NASA.

Estudió en la USC y en el Instituto de Astrofísica de Canarias entre los años 1981 y 1986, para doctorarse después en el Centro Jodrell Bank para Astrofísicos de la Universidad de Mánchester en 1989.

Además, trabajó para la Agencia Espacial Canadiense en el diseño y construcción del Fine Guidance Sensor (FGS), el sensor del famoso telescopio espacial J­ames Webb. El FGS se le entregó a la ­NASA en 2012, momento en el que decidieron contratarla. Un año después, fue nombrada FGS lead systems engineer, o lo que es lo mismo: la ­persona de referencia en la toma de decisiones en relación al sensor.

También es miembro de la Ecusa-DC, la asociación que engloba a la comunidad científica española de las áreas de Washington DC, Maryland y Virginia.

Pero si por algo destaca la astrofísica viguesa es por el reconocimiento que recibió de la mano de la ­NASA, pues en septiembre de 2016 fue condecorada con la medalla al Logro Público Excepcional (Exceptional Public ­Achievement).

La razón, "los años de logros excepcionales y liderazgo en el diseño, desarrollo y pruebas del FGS".

Y no es para menos, pues cuando el James Webb se lance al espacio el próximo en 2021, el FGS permitirá analizar exoplanetas y conocer cómo se formaron las primeras estrellas y galaxias tras el Big Bang.

Como en su día reflejó La Región, "tiene las dimensiones de una cancha de tenis, está formado por 18 espejos protegidos por una capa de oro y está preparado para soportar temperaturas de 230 grados bajo cero. Con una resolución y una sensibilidad sin precedentes, su función será la de orbitar alrededor de la Tierra desde una distancia a la que jamás ha llegado la ­tecnología humana, 1,5 millones de kilómetros, desde donde comenzará una nueva etapa para la investigación ­espacial".

Por otro lado, a finales de 2017, Vila recibió el Premio María Josefa Wonenburger Planells 2017. La distinción fue entregada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien destacó su "indiscutible" trayectoria, que evidencia su "deseo de ir más allá" en cada proyecto en el que se involucra.

El titular del Gobierno gallego apuntó que la galardonada es "un ejemplo" que inspira a todos los gallegos, que deben sentirse ­"orgullosos" de compartir tierra con una mujer que ha obtenido logros tan importantes en la NASA.

Por todo ello, en la que será la trigésima edición de los premios Gallegos del Año, Begoña Vila se siente "muy ilusionada, muy contenta", y acepta esta distinción "con humildad. Me siento orgullosa de ser gallega y es un honor el formar parte de este club", cuenta a este periódico.

Y es que da gusto ver a una gallega en la NASA, cuyo día a día "varía un poco dependiendo de las fases del proyecto, pero en general con muchas reuniones con otros miembros del equipo para planificar o ponernos de acuerdo en varias ­actividades con el telescopio o con las operaciones en órbita; o apoyando pruebas, ahora en Los Ángeles, con el observatorio donde a menudo trabajamos 24 horas, siete días a la semana en tres turnos; o apoyando actividades en el Centro de Operaciones que se encuentra en Baltimore. De vez en cuando participo en actividades de divulgación y de STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas). Soy­ ­afortunada de que mis días son variados, muy ocupados pero ­gratificantes".

Siempre tuvo curiosidad por la ciencia. Fue muy ­buena estudiante y le gustaban tanto las ciencias como las artes.

"Las ciencias me inspiraron más para continuar aprendiendo tantas cosas que aún no sabemos del mundo en el que vivimos y del universo. A lo largo de mi carrera, ya desde la escuela Primaria, ha habido algunos profesores y compañeros muy buenos que supieron inspirarme y alimentar esa curiosidad".

Si nos adentramos en una parcela más íntima de esta viguesa, confiesa que el mejor consejo que ha recibido fue de su padre, que "siempre decía que, independientemente de lo que una persona hiciera y dónde estuviera, había que trabajar bien, cumplir con las responsabilidades y ser humilde. Creo que son buenos consejos".

Sus valores no dejan indiferente a nadie, los comparte con nosotros, y son ­dignos de imitar: "automejora, responsabilidad, gratitud, perseverancia, tolerancia, familia, optimismo, amistad...".

UN DESEO. Y cómo no, también tiene deseos. A nivel personal, espera "continuar aprendiendo, trabajando y compartiendo mi vida con mis seres queridos". A nivel profesional, "el lanzamiento y operaciones con éxito del telescopio James Webb, y el comenzar en el siguiente gran proyecto".

Que así sea.

04 dic 2020 / 18:53
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito