El Correo Gallego

Noticia 4 de 152 noticia anterior de Foros Foros

Coches 'made in' Galicia a los que les sobrará el conductor a partir de 2030

Conde ensalza la I+D y formación de un sector líder que roza 9.000 millones de negocio // El motor gallego no firma aún el acta de defunción del diésel, aunque ve imparables a los eléctricos

DE IZQUIERDA a derecha José Delfín Pérez, vicepresidente de Applus, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, y el gerente del Grupo Correo Gallego, Ángel Remesar, ayer en el hotel AC Palacio del Carmen.  - FOTO: ECG
DE IZQUIERDA a derecha José Delfín Pérez, vicepresidente de Applus, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, y el gerente del Grupo Correo Gallego, Ángel Remesar, ayer en el hotel AC Palacio del Carmen. - FOTO: ECG

JOSÉ CALVIÑO   | 17.01.2019 
A- A+

Dentro de poco más de una década la pregunta -y eslogan publicitario- sobre si nos gusta conducir perderá vigencia. Estamos lanzados y en ruta hacia un cambio absoluto del paradigma y modelo de movilidad nacido hace 133 años, cuando el alemán Karl Benz inventó el primer vehículo de combustión interna, el Benz Patent-Motorwagen de tres ruedas. Fue sin embargo en agosto de 1888 una mujer, su esposa, Bertha Benz, la que junto a sus hijos de 13 y 15 años -y sin pedir permiso a nadie, ni a las autoridades ni al propio inventor-, probó su viabilidad y utilidad con el histórico viaje desde Mannheim hasta Pforzheim, nada menos que 106 kilómetros.

Hablamos hoy del principio del fin del motor de combustión, especialmente el diésel, y de un coche autónomo, que allá por 2030 se prevé que conduzca solo -podremos ser simples pasajeros, sin queremos- un campo que Galicia ya ha transitado como pionera y pretende llegar a meta como productora. Se pretende coger ya no el tren, sino el automóvil, al futuro.

Mostró esta determinación ayer el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, en la apertura del Foro Galicia sobre Ruedas que, dentro del ciclo que organiza el Grupo Correo Gallego, congregó a todos los eslabones de la cadena del motor.

Acompañando a Conde estaba José Delfín Pérez, vicepresidente de Applus+, quien daba la bienvenida a los participantes. Entre ellos el director general del Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG), Luis Moreno; Alberto Zalvide, director general de las ITV integradas en SYC Applus; Marcos Barreira, director técnico del laboratorio del Centro de Ingeniería Mecánica y Automoción (CIMALab); y Jesús Cardenal, director del Grupo de Dinámica de Vehículos de la UDC.

Expertos que tras tantos años de vigencia de los motores de combustión interna descartaban ayer firmar su certicado de defunción: aunque el futuro será eléctrico -los combustibles fósiles siempre estuvieron llamados a su fin- y 2040 podría ser una fecha factible para poner fin al diésel -también gasolina e híbridos- hay que abordar el salto tecnológico que precisan aún las baterías para ganar autonomía, está el tema de su gestión y reciclaje... y hay una industria centenaria con inversiones multimillonarias y millones de empleados a la que acompañar socialmente por el impacto de la medida. Aunque ojo: en Madrid circular hoy día con un coche de gasóleo es casi misión imposible... o conlleva multa. Centraron además el foco en los nuevos modelos de comercialización y de movilidad, por ejemplo un car sharing, préstamo o alquiler por uso y trayectos de coches, cada vez más en vigor y en el que invierten ya los propios fabricantes.

Conde aplaudió la iniciativa de EL CORREO GALLEGO y Applus+ por juntar a representantes de toda la actividad, del diseño, validación y homologación de un modelo a su construcción y la supervisión técnica de los vehículos argumentando que "la automoción en Galicia es un sector consolidado, estratégico y en continuo crecimiento gracias a la labor desarrollada en innovación y su apuesta por la formación cualificada". Y donde "si seguimos trabajando todos juntos el futuro está asegurado", manifestó.

DATOS RÉCORD. El conselleiro puso en valor a una industria "muy extensa", con más de un centenar de empresas "y que produce más del 15 % de los vehículos que se fabrican en España". Puso el foco en PSA: Balaídos es "la segunda planta con mayor producción en España y la más productiva" del grupo francés. El sector destacó las cifras de facturación récord de 2017, un 4,3 % superiores, con 8.860 millones de euros que equivalen al 14 % del PIB gallego. A nivel exportador copa casi la quinta parte de las ventas de la comunidad a otros países total, y es capaz de generar 2.600 nuevos empleos anuales, rozar los veintiún mil directos y más del doble si se añadiesen los indirectos.

¿Actividad estratégica? No, lo siguiente. Es además "el espejo en el que otros sectores se miran" al hablar de digitalización, tecnología e Industria 4.0. Conde destacó el hito de que el primer coche autónomo que recorrió las carreteras españolas salió de Vigo. Este vehículo y sus hermanos en PSA superan hoy los 125.000 kilómetros recorridos, aceptan comandos de voz y se han anotado al motor eléctrico.

En Galicia el motor acelera a fuerza de I+D+i, lo que ha permitido, según el conselleiro, que la multinacional Benteler abra una segunda factoría en Mos, invirtiendo 20 millones y creando 175 nuevos empleos, para rebasar los 700 en Galicia. Aplaudió además la decisión de Toyota de fabricar en la planta viguesa de PSA alrededor de 30.000 unidades al año de su nuevo furgón. Mientras el grupo galo invierte 650 millones no solo en las furgonetas Citroën y Peugeot que ya produce, también en el futuro todocamino (V20) de la marca del león.

El apoyo público al esfuerzo innovador privado ascendió a más de 160 millones de euros en ayudas. A esa cifra se podrán sumar otros 70 millones a repartir entre más de medio millar de empresas para que incorporen nuevas tecnologías y desarrollen proyectos innovadores.

Destacó Conde la tercera edición a punto de convocarse del programa Fábrica Intelixente, que movilizará 30 millones en una decena de iniciativas, y recordó la tutela a dos proyectos de I+D en automoción liderados por PSA y Copo con la colaboración del CTAG.

Todo este esfuerzo innovador en favor de la competitividad de la industria de componentes y centros de conocimiento, que incorpora multitud de nuevas tecnologías, tendrá que verse acompañado, según Conde, del trabajo de supervisión y control de vehículos que realiza Applus+ en Galicia. En ello está la compañía, incluso por delante de la legislación, según certificaron Delfín y Zalbide.

FORMACIÓN. Conde destacó en materia de formación aquella a la carta para las necesidades reales productivas que abre la nueva convocatoria de Unidades Formativas nas Empresas que, junto al plan específico para el sector, permiten que más de 2.600 trabajadores se formen con una oferta de casi 150 cursos. El objetivo final es formar a nueve mil gallegos.

CTAG. Luis Moreno Diéguez

“Hay que dar un gran salto adelante en el automóvil  autónomo”

Año 2002. Una panda de veinte “frikis” i­nauguran el Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia, el CTAG. Un lustro después ya rozaba 250 y hoy son 720 profesionales, el 80 % ingenieros, que trabajan en vanguardia en todas las áreas imaginables: coche autónomo y conectado, eléctrico, nuevos materiales... Su director general, Luis Moreno, detalló los 41 millones de euros que hoy facturan, un 70 % a clientes de otros países. Ya no es solo el eje PSA y el Clúster de la Automoción de Galicia (Ceaga) su horizonte: ahora es el mundo. Incluso se trabajó para Tesla.

Con 52 millones en inversiones acumuladas en tecnologías claves en O Porriño, “instalaciones que se nos quedan pequeñas” comparten una línea de desarrollo con Applus+, la de seguridad activa y pasiva. El CTAG es mucho más, pues es “capaz de responder al plan integral de validación de un automóvil”. De diseño a preproducción.
“Galicia debe impulsar el vehículo eléctrico, conectado y autónomo”, señaló. Pero si quiere estar delante en los coches que se conducen solos –que se calcula que genera en 2025 un negocio de 70.000 millones– debe “dar un importante salto adelante, es vital elevar las capacidades de ensayo y validación”: para que un coche actual saliese a la calle se precisaban un millón de horas de trabajo; para uno autónomo cien veces más.

SYCAPPLUS. Alberto Zalvide

ITV que salvan muchas vidas asumen retos de la movilidad del siglo XXI

Los 550 trabajadores que integran la red de 26 estaciones fijas y 10 unidades móviles de ITV en Galicia, bajo las órdenes del director general de SyC Applus+, Alberto Zalvide Torrente, saben que todos los cambios que se producen en la automoción acabarán llegando a ellos. No en vano velan porque los elementos de seguridad y emisiones sigan siendo años después las que el fabricante de un vehículo ofrecía al estrenarlo.

Un estudio del Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) certifica que las ITV evitan al año 133 víctimas mortales, doce mil heridos y 17.700 accidentes de tráfico, junto a 406 muertes prematuras al contribuir a disminuir la exposición a los contaminantes atmosféricos.

Ante los desafíos tecnológicos que vendrán “la seguridad vial y la protección del medioambiente seguirán siendo prioritarias”, y deberán ir acompasado con “cambios en la legislación aplicable”. Las ITV, dijo, se preparan ya para límites más estrictos en la prueba de emisión de contaminantes y comenzarán a medir sistemas como el Airbag, el freno ABS, la dirección asistida... e incluso testan ya vehículos híbridos y eléctricos o la iluminación inteligente.

“En 2030 el 35 % de los km recorridos serán en coches compartidos”, nos avisa Zalvide citando a PWC.

CIMALAB. Marcos Barreira

De homologar reformas en vehículos a los ensayos de componentes

Comenzó su intervención Marcos Barreira, director técnico del laboratorio del Centro de Ingeniería Mecánica y Automoción (CIMALab) rompiendo una lanza por los carroceros gallegos, “fabricantes de segunda fase que deben ser tenidos en consideración”, argumentó. Colosos como Castrosúa o UNVI, entre otras compañías, lo justifican. Como también a Urovesa, otro gran coloso del motor más especializado santiagués.

Relató cómo se gestó desde 2001 Cima, “que cumple la mayoría de edad”, desde la Escola de Enxeñeiros Industriais (EEI) de UVigo. Con 200 proyectos –entre ellos el proyecto europeo Feder Innterconecta VMS de moto eléctrica de 3 ruedas junto a Copo, Marsan y Cablerías Auto– y 21 patentes, de su spin off Quantum Innovative y de Grupo Cima nacen CIMAclas, TitanRob Technologies y CIMALab, que dirige.

“Somos un Servicio Técnico del Automóvil designado por el Ministerio de Industria”, apuntó, desde 2006 “el primero para reformas” de vehículos de Galicia. Homologan también ambulancias al ser “el primer laboratorio acreditado en España por ENAC para la norma UNE 1789”.

Con José Antonio Vilán como mentor y principal investigador, cuenta con un equipo de 15 personas y están a punto de crecer en Nigrán, pero con potencial en otros países de Europa.

UDC. Jesús Cardenal Carro

“Exportamos profesionales a Ferrari, Seat, Lamborghini  o Giugiaro” 

Videos protagonizados por un coche volador, un camión autónomo y a la vez oficina, un vehículo compacto también con o sin conductor –a voluntad– para carsharing o un deportivísimo Cupra a la vez familiar, todos bajo la marca Seat y realizados como trabajo de fin de grado de los alumnos de la Escuela Universitaria de Diseño Industrial (EUDI) de la UDC, sorprendieron en el Foro Galicia Sobre Ruedas del Grupo Correo Gallego.

Jesús Cardenal, responsable del Observatorio para el Diseño e Innovación en Movilidad, Medios de Transporte y Automoción (Odimta) de la UDC –formado por siete profesores y colaboradores–, explicó que son algunos de los mejores diseños fruto del convenio marco con el Convenio marco con el Centro Técnico Seat de Martorrell.

Y es que desde Galicia, apuntó, “se exportan investigación y profesionales. Colocamos a gente en Ferrari, Giugiaro, ItalDesing que trabaja para Nissan, Lamborghini... y el propio CTAG”. En cuanto Seat se lleva a “entre 10 y 15 becados al año” y varios acaban quedándose en el grupo.

Cardenal, a quien hoy el vehículo eléctrico no le convence “más allá de trayectos cortos”, utiliza el ejemplo del patinete y su limbo legal para reclamar que el vehículo autónomo llegue con normativa de serie. Como ocurre ya, por ejemplo, con los drones.