La Confederación Anpas Galegas han denunciado un inicio de curso marcado en el transporte escolar por los "retrasos sistemáticos" y la falta de personal en los servicios, una situación que, según subrayan, tiene como "claros responsables" a las empresas adjudicatarias y a la Consellería de Educación. En un comunicado remitido a los medios este lunes, la entidad que agrupa un total de nueve federaciones de organizaciones de madres y padres ha calificado de "increíble" que "todos los años" se produzcan "los mismos problemas" en la prestación de los servicios de transporte escolar.

Señalan "retrasos sistemáticos de hasta 15 o 20 minutos", niños "abandonados en la parada porque no caben en el autobús", "falta" de personal, conductores "que no conocen las rutas" o alumnado "que viaja de pie porque no hay asientos suficientes". También afirman que esta situación provoca en ocasiones que niñas y niños "llegan una hora antes del centro y lógicamente tienen las puertas cerradas", lo que provoca que "se rompa" la cadena de custodia al no estar todavía el profesorado presente.

"Hacer levantarse a una niña o un niño a las 6,30 horas de la mañana para coger el autobús es difícil de entender sobre todo si luego tiene que esperar un rato hasta que abra las puertas el colegio, o simplemente ocupa el tiempo en el autobús mientras que da vueltas para juntar demasiadas paradas en el mismo trayecto", reflexiona Anpas Galegas en su comunciado.

Asimismo, ha puesto el foco en que el transporte de eneñanza no obligatoria "está sin resolver" y lamentan que exista "un empeño" en "no rediseñar" las rutas, por lo que demandan a la Consellería de Educación que abandone el discurso de que estos problemas son "casos aislados" y "puntuales" y que acometa un cambio en el modelo que exija a las concesionarias que cumplan con un servicio de calidad.