Continúan las renuncias en el turno de oficio: 100 abogados de Ourense presentan su baja

Pertenecían a la disciplina de derecho penal

Las dimisiones registradas en Galicia ya ascienden a 200

Concentración de los abogados del turno de oficio delante de los juzgados de A Parda

Concentración de los abogados del turno de oficio delante de los juzgados de A Parda / ECG

Continúa la escalada de renuncias de los abogados de oficio gallegos. Este lunes, 100 letrados del departamento de penal general de Ourense -la mitad de la especialidad- presentaron su baja ante el Colegio de Abogados de la provincia. Con estas, ya son casi 200 las dimisiones de defensores públicos registradas en la comunidad desde el principio de la huelga del turno de oficio, iniciada hace seis meses en toda España.

Lo cierto es que estas últimas renuncias no son las primeras del partido judicial ourensano. A finales de mayo, 53 abogados de oficio pertenecientes a la especialidad de violencia de género presentaron su baja en el partido judicial de Ourense, lo que supone más de la mitad del departamento, formado por 108 letrados especializados. Así las cosas, el partido judicial ourensano cuenta con casi la mitad de las plazas de defensores públicos vacantes de las especialidades de penal general y violencia de género.

En el resto de Galicia, los primeros en presentar su baja fueron los 33 abogados de oficio de los partidos judiciales de A Estrada y Lalín, que comunicaron su renuncia al puesto de manera conjunta. Por último, las bajas voluntarias más recientes se dieron en el partido judicial de Corcubión, donde 12 de los 13 abogados que conforman el turno de oficio trasmitieron su dimisión el 25 de mayo.

En cuanto a las reivindicaciones de los letrados figuran, entre ellas, la puesta en marcha de una regularización real de los defensores públicos. “Necesitamos un Estatuto del abogado de oficio que nos reconozca como personal laboral especial y nos brinde condiciones dignas. No cotizamos a la Seguridad Social”, señalaba a esta cabecera Rosa Lozano, que aseguraba que las renuncias continuarán. “No serán las últimas”, aseveraba.