La mejor estudiante de Santiago en la ABAU: “Eso de que para sacar buenas notas hay que encerrarse para estudiar es mentira”

Emilia Corujo Belmonte, estudiante del Colegio Peleteiro, logró un 9,92 de media en la fase general de la prueba de selectividad. Entre sus planes, un viaje en Interrail por Europa y empezar la carrera de Medicina en septiembre

La monfortina Nadine López Aira, con un 9,98, cuenta con el mejor expediente de Galicia

Emilia Corujo Belmonte

Emilia Corujo Belmonte / Cedida

Una estudiante del compostelano Colegio Peleteiro ha conseguido alzarse con el tercer mejor expediente de Galicia en la ABAU. Se trata de Emilia Corujo Belmonte, vecina del concello de Brión y alumna del centro ubicado en Monte Redondo desde su etapa en la Educación Primaria, que ha cosechado una nota de 9,92 en la fase general de las pruebas celebradas la pasada semana, cosechando la máxima puntuación en las asignaturas de Lingua Galega, Lengua Castellana, Historia y Matemáticas.

"Estoy muy feliz, salí muy contenta de los exámenes, pero, sinceramente, esperaba menos nota", confiesa en conversación con EL CORREO. La estudiante recuerda que el resultado no depende únicamente de los exámenes celebrados a lo largo de la semana pasada, sino que es producto de dos años de esfuerzo continuado en el Bachillerato, en los que lo más importante es "la organización".

"Eso de que para sacar buenas notas hay que encerrarse para estudiar es mentira", asevera la estudiante brionesa, que asegura haber compaginado a lo largo de estos dos cursos los libros con su afición al patinaje y las salidas para disfrutar del ocio con sus amigas.

Unas amistades que han jugado también su papel para que Corujo cosechase estos resultados. "Siempre estudiamos juntas", explica. No obstante eso no implica que se desplacen a una de las bibliotecas de la capital gallega, ni siquiera que coincidan en el mismo espacio. "Quedamos a una hora y hacemos una videollamada para estudiar todas juntas", aclara. Un espacio que les sirve no únicamente para no sentirse solas durante las largas horas frente a los libros, si no también para tener siempre a alguien con quién aclarar dudas.

Emilia Corujo, en el centro y con blusa amarilla, junto a sus amigas

Emilia Corujo, en el centro y con blusa amarilla, junto a sus amigas / Cedida

Interraíl y Medicina

Tras superar con éxito el Bachillerato científico, entre los planes de futuro de la estudiante solo figura una palabra: Medicina. Una carrera que espera empezar en septiembre, aunque no sabe todavía qué universidad será la que elija. "Mi madre es de fuera, de Murcia, entonces estoy entre irme con ella o quedarme aquí y estudiar en la USC", explica.

En lugar de consultarlo con la almohada, lo hará con sus amigas, con las que tiene planeado en las próximas semanas un viaje en Interrail para recorrer diferentes países de Europa como "Alemania y Croacia". Al igual que durante las largas horas de estudio, tampoco estará sola a la hora de tomar esta decisión.

El mejor expediente de Galicia está en Monforte

Nadine López Aira cosechó un 9,98 en la fase general

Nadine López Aira cosechó un 9,98 en la fase general / Cedida

“Estaba en la piscina con una amiga y a ella le llegó el mensaje de que habían enviado las notas. Tenía pensado esperar a volver a casa y verlas tranquila, pero no pude aguantarme”. De este modo se enteró la monfortina Nadine López Aira de que, con un excelso 9,98, se había convertido en el mejor expediente de la ABAU en la comunidad.

Su deseo de estudiar el doble grado de Matemáticas y Física, con las elevadas notas de corte que estos estudios poseen en todas las universidades en las que se imparte, la llenó de determinación para enfocar los dos curso del Bachillerato con ese objetivo en mente. “Me gusta planearlo todo, y desde el principio tuve claro que quería hacer esa carrera, por lo que trabajé sin descanso para lograrlo”, explica López Aira, que reconoce que la existencia de “muchas variables que no dependían de mí” fue lo que le aportó cierto agobio.

Finalmente, logró superar esos dos cursos alcanzando la máxima puntuación en todas las asignaturas, por lo que llegó a las pruebas de la pasada semana con la tranquilidad de llevar todos los temarios “muy trabajados” y de haber aprendido durante ese tiempo cómo afrontar los exámenes. “Soy muy metódica y trabajé todo el curso en la gestión de los nervios, por lo que después del de gallego –que fue el primero– viví los demás muy tranquila”. El resultado se acercó mucho al cosechado durante el Bachillerato: un pleno de dieces, en el que únicamente se le resistió la prueba de Inglés, examen en el que le restaron únicamente dos décimas, aunque la joven no descarta recurrir a la segunda corrección. “Realmente no sé en qué pude fallar, por lo que a lo mejor reclamo”.

Independientemente de que finalmente pueda elevar un poco más su nota o no, la estudiante monfortina logró con creces su objetivo y en septiembre empezará a estudiar el doble grado de Matemáticas y Física. “Dudo entre Madrid, Barcelona y Santiago. Creo que la calidad de vida en cada uno de los sitios será determinante. Lo consultaré con la almohada en el viaje que haré a Londres el próximo mes de julio”, apunta.