Puente entierra el sueño de una AP-9 gallega y gratuita: “Vale 6.000 millones, si alguien los pone, encantados”

El ministro de Transportes cifra ahora la gratuidad de la vía en 4.000 millones y la transferencia entre 1.260 y 2.600 millones

El ministro de Transportes, Óscar Puente, compareció ante los medios ayer en Lugo

El ministro de Transportes, Óscar Puente, compareció ante los medios ayer en Lugo / Carlos Castro / E.P.

El anhelo de la mayoría de gallegos de circular entre Ferrol y Tui por una AP-9 sin peajes y totalmente gallega se aleja. Al menos eso es lo que se desprende de las palabras del ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, pronunciadas ayer desde Lugo: “El Ministerio no tiene los más de 6.000 millones que costaría afrontar el rescate y traspaso. Pero, en fin, si alguien pone el dinero y nos dice de dónde sale, nosotros encantados de rescatarla y transferirla”, señaló el ministro con su habitual socarronería.

Excusó hablar el titular de Transportes de que los gallegos que necesitan hacer uso de la autopista deben afrontar uno de los peajes más caros del Estado, si bien los conductores habituales de la vía pueden alcanzar descuentos de hasta el 75%. Tampoco de que el secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, que presenciaba cariacontecido sus declaraciones, se había comprometido durante la campaña de las elecciones autonómicas a la gratuidad de la vía de alta capacidad, en caso de llegar a San Caetano.

En la misma semana en la que el Congreso aprobó tramitar la iniciativa legislativa que partió por unanimidad de la Cámara gallega, el ministro recalcó la “importancia” de conocer cuál sería el gasto que supondría para el erario público el rescate de esta infraestructura y el posterior traspaso de la titularidad a la Xunta. “Transferir las competencias tiene un coste de entre 1.260 y 2.600 millones de euros, y rescatar la concesión, 4.000 millones”, explicó Puente, para acto seguido criticar que “para pedir nos apuntamos todos, pero hay que ser conscientes de cuáles son las consecuencias de la petición”.

No obstante, es importante recordar también que el Gobierno central, entre 2018 y 2019, tuvo que rescatar nueve autopistas de peaje que se encontraban en concurso de acreedores en distintas áreas geográficas de España, entre ellas las radiales madrileñas, con el consiguiente desembolso que eso supuso para el erario público. Además, el traspaso de la AP-9, comprometido la pasada legislatura en el acuerdo de investidura entre PSOE y BNG,ya había sido aceptado anteriormente en dos ocasiones, pero su tramitación decayó debido a las convocatorias de elecciones generales.

Así lo ven los partidos en Galicia

Las palabras de Puente tuvieron rápidamente eco en la esfera política gallega. La secretaria xeral de Transportes del PSdeG, Patricia Otero, que también se encontraba en el acto fue la primera en pronunciarse. “Vemos bien la transferencia de la AP-9, pero vemos aún mejor que se sigan rebajando los peajes y que podamos llegar a circular por esta infraestructura a cero euros. Es la línea de trabajo del Gobierno presidido por Pedro Sánchez, que puso encima de la mesa y aplicó unas bonificaciones históricas”, apuntó.

Desde el Gobierno gallego, el conselleiro de Presidencia, Diego Calvo cargó contra el líder de los socialistas gallegos. “Me gustaría que el ministro hablase con el secretario xeral del PSdeG, que se comprometió hace poco más de tres meses a que la AP-9 iba a ser gratuita en Galicia si él ganaba”, criticó. “A lo que no se puede renunciar es a la titularidad para la comunidad, con los medios necesarios para poder ejercerla. Es algo que tenemos comprometido desde hace muchas legislaturas”, señaló Calvo. Sin embargo, es necesario recordar que durante el último mandato de Mariano Rajoy al frente de la Moncloa, el PP bloqueó hasta en dos ocasiones la transferencia de la vía.

Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, censuró que el ministro “pierde toda la credibilidad cuando hace 15 días decía 4.000 (millones) y hoy, por magia, ya se convierten en 6.000”. “La sensación que da es que está debilitando la propia posición negociadora del Estado a la hora del rescate de la AP-9, porque más que defender el interés general, puede parecer que está defendiendo los intereses de Audasa”, recriminó Pontón, que llama a acabar con “unos peajes que son un auténtico abuso”. Una crítica, la de haber aumentado en tan sólo dos semanas el coste que conllevaría el rescate, en la que también incidió el portavoz parlamentario del PPdeG, Alberto Pazos.

La líder nacionalista pidió seriedad al Gobierno a la hora de tratar este asunto y tildó de “falso” que el Gobierno diga que esta vía conecta con Portugal cuando discurre íntegramente por territorio gallego. “En política hay que ser serios”, apuntilló la líder de la oposición.