Ni Vigo ni A Coruña: Santiago es la ciudad gallega con mayor tasa de donación de sangre

Galicia es la quinta comunidad con mayor índice de extracciones, tres puntos por encima de la media estatal

Renovar la base de donantes es el gran reto que se marca Sanidade

Una mujer dona sangre en las dependencias de ADOS en el Clínico de Santiago

Una mujer dona sangre en las dependencias de ADOS en el Clínico de Santiago / Jesús Prieto

En los cinco primeros meses de 2024, un total de 3.872 personas donaron sangre por primera vez en Galicia. El objetivo de la Consellería de Sanidade es que no haya sido la última vez que lo hicieron. Y es que una de las prioridades que se marca la Axencia de Doazón de Órganos e Sangue (ADOS) es renovar la base de donantes gallegos para poder hacer frente a las necesidades que plantean el envejecimiento poblacional, por un lado, y el aumento de la esperanza de vida, por otro. En efecto, el avance de la medicina y de las nuevas tecnologías, con un mayor uso de los hemoderivados en tratamientos e intervenciones quirúrgicas, se han traducido en un incremento de las necesidades de componentes sanguíneos en los hospitales gallegos.

Como explica la directora de ADOS, Marisa López, el reto es grande, pues las personas que dejan de donar “tienen que equipararse a los que entran en el sistema”, a pesar de que la población de 18 años es cuantitativamente “muchísimo menor”. Esta situación sociodemográfica “compleja”, explica López, “obliga a hacer un esfuerzo adicional para poder mantener los buenos índices de donación registrados hasta el momento”.

Marisa López, directora de ADOS

Marisa López, directora de ADOS / Jesús Prieto

Galicia supera la media estatal

Precisamente, los datos publicados esta semana por el Ministerio de Sanidad reflejan que Galicia es la quinta comunidad con un mayor índice de donaciones de sangre, con una participación tres puntos por encima de la media estatal.

A lo largo de 2023 se recogieron en Galicia un total de 103.525 donaciones de sangre, lo que supone una tasa de extracciones de 38,4 por cada 1.000 habitantes. El reparto por provincias, muy desigual, guarda relación con el envejecimiento y la dispersión geográfica de la población. Así, el total de donaciones en Lugo –7.598– supone la sexta parte de las registradas en A Coruña –47.518–.

En cuanto a las ciudades, en términos absolutos Vigo y A Coruña copan, por este orden, los dos primeros puestos del ranking de donaciones, pero es Santiago, con 8.686 extracciones, la que presenta una mejor tasa de donación, con 88 por cada 1.000 habitantes, lo que supone que prácticamente duplica el índice medio por ciudades, situado en las 46 donaciones por cada 1.000 vecinos.

Con todo, hay concellos de dimensiones mucho menores que encabezan los registros de donaciones. Es el caso de Melide o Salceda de Caselas, ambos de menos de 10.000 habitantes, con una tasa de extracciones de 86 y 72 por cada 1.000 vecinos, respectivamente.

“Esfuerzo especial” en verano

Con la llegada de la temporada estival, la Axencia de Doazón redobla los esfuerzos con una campaña de verano que se prolongará hasta finales de septiembre y que mantendrá plenamente operativas todas sus unidades móviles, con una mayor presencia en las zonas de playa, donde hay más visitantes. “La idea es ponerlo muy fácil”, asevera la directora de ADOS.

"Este verano vamos a ponérselo muy fácil a los donantes. Aquí no damos medallas, pero salvamos vidas"

Marisa López

— Directora de ADOS

La campaña de verano, que se desarrollará bajo el lema Somos Olímpicos, busca precisamente “llamar la atención” de los potenciales donantes. “Aquí no damos medallas, pero salvamos vidas”, proclama.

“Hay que hacer un esfuerzo por llegar a la población y que se conozca realmente cuál es la situación”, sostiene López, sobre un gesto solidario “imprescindible los 365 días del año” para disponer de componentes sanguíneos suficientes que permitan atender no solo las urgencias, sino también las crecientes necesidades de los pacientes crónicos.

"Con un pinchazo de nada ayudas mucho"

Pablo Lete es donante desde los 18 años

Pablo Lete es donante desde los 18 años / Jesús Prieto

A sus 20 años, Pablo Lete lleva dos siendo donante de sangre. El suyo es un caso poco habitual, porque desde niño ha sido muy consciente de que esos diez minutos de solidaridad conseguían literalmente salvar vidas. Fue su madre, personal administrativo en la Axencia de Doazón de Órganos e Sangue, la que con su experiencia como donante y su preocupación como trabajadora del servicio creó conciencia en un niño que se recuerda “de siempre” durmiendo con las camisetas con las que el Sergas obsequiaba a los donantes de sangre por su gesto altruista. En cuanto cumplió la mayoría de edad, fue él el que, por iniciativa propia, quiso aportar su grano de arena. Desde entonces, dona siempre que le es posible, aunque ayer no pudo hacerlo porque no habían transcurrido los días suficientes desde que se recuperó de la covid.

De sus amigos Pablo es el único que dona sangre habitualmente, pero no renuncia a convencerlos para que sigan su ejemplo: “Siempre los estoy chinchando y muchas veces me acompañan y acaban donando ellos también”, explica. “Con un pinchazo de nada, en cinco minutos, ayudas mucho y es muy gratificante”, asegura el joven. “Sabes que es algo que redunda en el beneficio común. Y que el día de mañana, cuando tú lo necesites, alguien donará sangre para ti, como tú lo haces ahora para otras personas”, concluye.