Galicia inicia la elaboración de los presupuestos para 2025: estos son los ejes principales

La Xunta empieza su confección a seis meses del inicio del próximo año

Tener un tejido industrial “más competitivo”, entre las prioridades

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reunido con los conselleiros este lunes

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reunido con los conselleiros este lunes / Cedida

A falta de seis meses para que finalice el año, la Xunta ya se ha puesto manos a la obra con los presupuestos para el próximo 2025. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicaba este martes la orden por la que se dictan instrucciones para la elaboración de unas cuentas que tendrán como prioridad, según refleja el documento, el impulso de la vivienda pública, el refuerzo de los programas de gasto sanitario o la ejecución de los fondos europeos.

Las directrices publicadas marcarán las bases del plan financiero de todos los departamentos dependientes del Ejecutivo gallego con la intención de llevar a cabo una asignación eficiente de los recursos públicos. En este periodo, la Xunta se marca como gran objetivo impulsar el crecimiento potencial de la economía de la comunidad a través de las inversiones estructurales precisas para contar con un tejido industrial “más moderno, productivo, sostenible y competitivo”. 

Bajo este supuesto, la Consellería de Facenda señala que se apostará por medidas transformadoras de digitalización y que fomenten las fuentes de energía limpias, tanto en el ámbito público como en el privado.

La vivienda, en el foco

 “El ambicioso proyecto de poder disponer de vivienda pública en alquiler y venta es otra de las prioridades que se tendrá en cuenta en estos presupuestos”, reza la publicación del DOG. Lo hace en sintonía con una de las grandes promesas que el presidente de la Xunta, entonces candidato popular, hizo antes de las elecciones del pasado 18 de febrero, cuando aseguró que de conseguir la Presidencia promovería 20.000 viviendas de protección oficial para el año 2028 - en el que finaliza el mandato-.

Tal y como ocurre habitualmente, el sistema sanitario público se llevará buena parte de la financiación de la comunidad. “Se continuará con la prioridad del Plan de infraestructuras sanitarias asegurando la modernización y ampliación de las mismas, así como las inversiones en nuevas tecnologías sanitarias para garantizar una atención sanitaria pública de calidad”, dice la orden.

En el ámbito de la educación, Facenda incide en que se llevarán a cabo inversiones para “reforzar la formación de calidad y la igualdad de oportunidades” con una Administración “moderna, dinámica e innovadora”. Así, cabe tener en cuenta que también repercutirá en los presupuestos el primer curso académico en el que se aplicará la gratuidad de las matrículas universitarias.

En los servicios sociales, la Xunta no detalla ninguna acción concreta, pero subraya que contemplarán “actuaciones públicas destinadas a paliar y reducir las desigualdades”.

¿Qué elementos serán condicionantes?

“En los últimos meses la actividad económica mundial evolucionó algo mejor de lo previsto, continuando, además, el proceso de desinflación, si bien a un menor ritmo que en el año 2023”, señala acerca del contexto económico actual que, sin duda, marcará lo que ocurra el próximo año.

Alfonso Rueda durante la reunión semanal do Goberno galego

Alfonso Rueda durante la reunión semanal do Goberno galego / X

Así las cosas, uno de los elementos que condicionarán la confección de los presupuestos es el retorno a las reglas fiscales con un nuevo modelo de gobernanza, centrado en la sostenibilidad de la deuda a medio plazo, derivado de la aprobación por parte de la Comisión Europea de dos reglamentos en los que se actualiza la normativa relativa a los marcos presupuestarios plurianuales y a la determinación del procedimiento de déficit excesivo, publicados el pasado 30 de abril.

El Ejecutivo liderado por Alfonso Rueda deberá también tener en cuenta la programación y ejecución de los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, puesto que se trata del último ejercicio completo en el que se podrán presupuestar y ejecutar. Por ello, resulta imprescindible terminar su ejecución priorizando las inversiones precisas para dar cumplimiento a los hitos y objetivos previstos. Así, en el 2025 se presupuestarán todos los fondos no ejecutados.

Al igual que en el ejercicio anterior, la preparación de los presupuestos se estructurará en torno a cuatro comisiones.