El Parlamento demanda más agentes para paliar la carencia en la Policía autonómica

La UPA cuanta hoy con 348 agentes de un catálogo de 500, tras menguar un 32,2% su plantilla durante los últimos once años

Agentes de la UPA en la Feira Internacional de Galicia de Silleda

Agentes de la UPA en la Feira Internacional de Galicia de Silleda / Javier Bernabé

Nuevamente, el Parlamento se hizo eco ayer de la falta de efectivos en la Policía Autonómica. La Comisión 1ª, Institucional, de Administración Xeral, Xustiza e Interior aprobó ayer, sin votos en contra, una moción del Grupo Parlamentario Popular para “instar a la Xunta a solicitar al Ministerio del Interior que se articule un concurso de méritos en la Policía Nacional que permita cubrir las plazas vacantes en la Unidade de Policía Adscrita (UPA) a la Comunidad Autónoma”.

No es la primera vez que desde las instituciones autonómicas se solicita al Gobierno central una solución a un problema que se ha convertido ya en estructural en este cuerpo. Sin ir más lejos, el propio Ejecutivo gallego volvía a solicitar en 2022 el aumento en el número de agentes durante una visita del ministro Fernando Grande-Marlaska a la capital gallega. “Hay voluntad de cooperación y de colaboración. Estamos cerca de firmar un convenio sobre la policía adscrita y realizar un concurso específico”, replicaba entonces el titular de Interior. No obstante, dos años después la situación no ha mejorado, si no más bien todo lo contrario.

Después de alcanzar en 2013 la cifra más elevada de agentes prestando sus servicios en la Policía Autonómica, con 474 efectivos. La plantilla no ha dejado de menguar hasta contabilizar en la actualidad un cuadro de personal de 348 trabajadores distribuidos entre las seis comisarías de las que la UPA dispone en la comunidad. Un descenso en el número de agentes del 36,2% a lo largo de los últimos once años que aleja todavía más a la comunidad de alcanzar el catálogo de puestos de trabajo fijado en su momento por Interior de 500 plazas. Una cifra de efectivos de los que en la práctica Galicia nunca llegó a disponer.

Evolución del número de policías autonómicos

Evolución del número de policías autonómicos / J. Cea

Incremento en sus tareas

Contrariamente a lo que ha sucedido con su cuadro de personal, las tareas de la Policía Autonómica no han hecho más que crecer desde la creación del cuerpo en 1991. Entonces echó a andar con 157 efectivos que tenían la única función de proteger a las personalidades y edificios propiedad de la Administración autonómica.

No obstante, con el paso de los años la UPA asumió nuevas competencias como los servicios de menores de edad, la violencia de género, el furtivismo, el marisqueo ilegal, la protección del medio ambiente, el urbanismo, la caza y la pesca.

A las puertas de la temporada estival, cabe recordar que a la Unidad de Policía Adscrita a Galicia se le ha encomendado también la prevención, investigación e inspección de los incendios forestales –que se suceden en verano–, además de ejercer la vigilancia en las diferentes del Camino de Santiago, siendo julio y agosto los meses en los que se registra una mayor afluencia de peregrinos.

Constitución de un cuerpo propio

Los efectivos de la UPA son agentes de la Policía Nacional dependientes del Ejecutivo gallego. Hay quien también pugna por revertir esa situación, en las últimas elecciones autonómicas el BNG proponía en su programa electoral crear un cuerpo policial propio al estilo de los ya existentes Mossos D’Esquadra en Cataluña o la Ertzaintza en Euskadi. Una medida que se encuentra contemplada en el Estatuto de Autonomía de 1981.