Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 18 septiembre 2021
14:10
h
En la comunidad no quieren que el cambio en ministerios importantes, como es el caso de Transportes, sirvan de “excusa” para que se incumplan los plazos // Las bonificaciones de la AP-9 y la llegada del AVE son las prioridades TEXTO Íñigo Caínzos

Ábalos se va; ¿permanecerán sus compromisos con Galicia?

El terremoto provocado por la crisis de Gobierno de Sánchez va a dejarse sentir también en Galicia. Y no sólo por las reacciones políticas, por el hecho de que Feijóo hable de una “autoenmienda a la totalidad” o que todos los focos se vayan poniendo en el futuro del PSdeG tras el escaso peso que juega en la política nacional. Los cambios de nombres en los ministros también afectarán a la relación de la Xunta con el Gobierno central. Y el futuro de las infraestructuras preocupa por encima del resto.

Con José Luis Ábalos, ministro saliente, el Ejecutivo autonómico había conseguido un entendimiento razonable. Incluso habían hablado de sintonía él y el propio Núñez Feijóo en los dos encuentros que mantuvieron a principios de año. La duda está ahora en ver si la nueva titular del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, la exalcaldesa de Gavá, Raquel Sánchez, mantendrá los plazos comprometidos en cuestiones como las bonificaciones de los peajes de la AP-9 o la entrada en funcionamiento del AVE.

Hay cierto escepticismo en Galicia porque, en algunos casos, los plazos apremian, y por otro, por el historial de la nueva ministra, poco amiga de las grandes inversiones (especialmente crítica con el aeropuerto de Barcelona) y porque pertenece al PSC, que ha puesto trabas en lo relativo a la transferencia y rebaja de peajes de la AP-9.

La concelleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, será su hilo directo con Galicia. Afirmó que la comunidad “leva moitos anos agardando infraestruturas estratéxicas, moi demandadas”, y espera que estos cambios “non supoñan unha demora”. Vázquez subrayó que “ten enriba da mesa compromisos cruciais, cuxo prazo vence próximamente”.

Celso Delgado, diputado del PP en el Congreso, pendiente de las cuestiones en materia de infraestructuras, apuntó que “os cambios, a metade dunha lexislatura, teñen certa importancia e poden influir en temas autonómicos”. Recuerda que Ábalos, pese a que “non era técnico” (como tampoco lo es Sánchez), “despois de tres anos tiña coñecementos de cales eran os temas de interese para a comunidade”.

Así, aseveró que estarán pendientes de los cambios en los “escalóns seguintes”, en las secretarías de estado y otros organismos, como Aena o Adif. “Claro que estamos preocupados e expectantes. Os compromisos non deben ser de ministros, senón do Ministerio”, zanjó.

BONIFICACIONES AP-9. El compromiso de Ábalos era de que las rebajas por el uso de la autopista entrarían en vigor en el mes de julio, al que le restan poco más de 15 días. Unas rebajas para las que el Gobierno central tiene contemplados 60 millones en los presupuestos, y que bonificarán el 100% del trayecto de vuelta en aquellos vehículos que lo realicen en las 24 horas siguientes y que cuenten con dispositivo electrónico a bordo. A la vista de los posibles retrasos, hay “inquedanza”, y por eso Delgado recuerda la promesa de la retroactividad de los descuentos.

También estaba comprometida la gratuidad del tramo Vigo-Redondela. Era un “compromiso blindado”, en palabras de Vázquez.

LLEGADA DEL AVE. Tal y como garantizó el exministro después del encuentro de abril, el AVE debería estar plenamente operativo en otoño de este año. Se trata de “a prioridade número un” en materia de Infraestruturas, y pese a los reiterados retrasos y cambios de fechas, en la Xunta quieren creer. “Nos imos fiar da palabra de Ábalos”, declaró Vázquez.

Celso Delgado se muestra tranquilo en este aspecto, entiende que “a chegada do AVE non debe demorarse”, porque siguen avanzando las pruebas de seguridad en diferentes puntos del recorrido.

Sin embargo, en materia ferroviaria, no todo va tan rodado. Delgado apuntó a la variante exterior de Ourense, que tendría que haber sido licitada el 30 de junio, por más de 100 millones, la modernización del tramo Lugo-Ourense, o la mejora del “penoso e lamentable estado da liña do Miño”.

En este capítulo aparece la Salida Sur de Vigo, capital para conectar el sur de Galicia con el norte de Portugal, o las mejoras en el Corredor Atlántico.

PUERTO DE PUNTA LANGOSTEIRA. Es otros de los aspectos que también entra en la fase de descuento, porque el compromiso de aquella última reunión, en la que estuvo presente la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, era de que se licitaría este verano la conexión ferroviaria. Se dijo entonces que, si las partidas para financiarlas estaban listas, la licitación sería inmediata. Y, de momento, no ha habido novedades al respecto.

Aquí Delgado y Vázquez coinciden en señalar el papel de Ábalos, que “supo entender a súa importancia” después de mucho tiempo de negociaciones.

CARRETERAS. La AG-54 que une a Santiago y Lugo lleva años de retraso, y en la Xunta ya se habían resignado a aceptar que los tramos Palas de Rei-Melide y Melide-Arzúa no estarían terminados este año. La esperanza del Gobierno gallego es que se puedan solucionar las incidencias ambientales y patrimoniales y concluir la obra en 2022.

“Todo está por mellorar” porque, además de este retraso, la A-56 entre Lugo y Ourense se encuentra “completamente parada”. Apuntan también a obras como la circunvalación de Pontevedra o la avenida Alfonso Molina.

El reparto de los fondos europeos es otra cuestión que genera incertidumbre. Ábalos había garantizado 1.200 millones para la comunidad, con 225 este mismo año.

La Xunta y los populares en Madrid avisan de que estarán “vixiantes” para que estos compromisos se cumplan y que el cambio de nombres no sirva como “excusa” para incumplimientos en los plazos.

13 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.