Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 01 diciembre 2021
17:51
h

Abanca atesora en su 4,48 % de Euskaltel casi noventa millones al precio de la OPA

Ni confirma ni desmiente si acudirá a la oferta de MásMóvil // Los títulos del dueño de R se disparan un 16 % en Bolsa a ese mismo nivel

No es Abanca una entidad a la que le guste mostrar sus cartas, aunque tampoco acostumbre a ir de farol. Está involucrada en la operación de moda, que conocíamos el pasado domingo, cuando MásMóvil anunciaba una OPA (oferta pública de adquisición) de 2.000 millones de euros en cash por el 100 % de los títulos de Euskaltel, valorándola en 11,17 euros por acción. La financiera gallega atesora un 4,48 % del capital, casi noventa millones a ese precio.

Un acuerdo con amplias repercusiones no sólo en el País Vasco, donde nació la teleco, sino en Galicia, donde adquirió R-Cable en noviembre de 2015, y Asturias, donde hizo lo propio con TeleCable en mayo del año 2017.

La empresa ofertante, dirigida por Meinrad Spenger, se comprometía a mantener el empleo y esas marcas líderes en cada uno de los tres territorios, y además Virgin a nivel estatal. MásMóvil También mantendrá las sedes sociales en Euskadi y en Galicia.

El caso es que la operación parecía hecha, pues de entrada se alcanzaron acuerdos previos con los tres primeros accionistas de Euskaltel –el fondo británico Zegona, Kutxabank y Alba Europe–, que suman un 52,32 % del capital social. Los tres manifestaban públicamente su apoyo a la operación –con compromiso irrevocable de venta–, que cuenta también con el visto bueno del Gobierno vasco. Condicionada a conseguir el 75 %, bancos como el Sabadell la bendecían, al suponer una importante prima del 26,8 % respecto al precio medio ponderado marcado por las acciones de la teleco durante los últimos seis meses.

Más Móvil se da seis meses para alcanzar su objetivo, que crearía un grupo con 14 millones de líneas, unos ingresos estimados de 2.700 millones de euros, 26 millones de hogares conectados con fibra y más de 1.500 empleados.

Sin embargo, el resto de accionistas minoritarios no se han pronunciado. Como es el caso de Abanca con sus más de ocho millones de títulos. Mientras los sindicatos y lso comités de empresa ligados a las compañías implicadas demandaban conocer el proyecto de futuro y demandaban estabilidad laboral para los empleos directos e indirectos, la Bolsa dictaba su sentencia y los títulos de Euskaltel se disparaban cerca de un 16 %, cerrando la sesión del lunes en 11,12 euros. Apenas a cinco céntimos de distancia del precio marcado en la OPA. El pasado viernes cotizaban a 9,59 euros, con lo que la oferta pública suponía en ese momento una prima del 16,6 %.

Si la oferta valora la compañía en dos mil millones de euros, su capitalización en la última jornada alcanzó los 1.984,6 millones, a tiro de piedra de lo ofertado. Por tanto, la paciencia puede jugar a favor de quienes, como Abanca, mantenga por ahora sus posibles ases bajo la manga.

La dueña de R anunciaba que someterá a la aprobación de su consejo la constitución de un comité de seguimiento de la OPA con consejeros que no estén en situación de conflicto de interés por los compromisos irrevocables de aceptación suscritos por los mayoritarios que en él se sientan. Uno de ellos podría ser el propio Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca y que la representa.

29 mar 2021 / 21:14
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.