Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 17 septiembre 2021
03:26
h
CRÓNICA. El PSOE moverá ficha en las comunidades a la vista del éxito de Cataluña // Gonzalo Caballero sigue siendo la primera opción de Ferraz pero el alcalde de Vigo ya pidió optar por candidatos que sean “referentes sociales” TEXTO José Antonio Pérez

Abel se apunta a la estrategia de Sánchez de buscar un ‘salvador’ Illa gallego para tumbar a Feijóo

Ni en las encuestas que sirve el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de José Félix Tezanos ni las propias de la factoría Iván Redondo reflejan que Pedro Sánchez y el PSOE amplíen su actual mayoría. Los dos expertos de cabecera del presidente achacan esta, en su opinión, “anómala situación” a la terrible pandemia provocada por la COVID y a sus socios de gobierno empeñados en ejercer de “principal partido de la oposición” dentro del propio Ejecutivo. Sobre el impacto del coronavirus, y a la espera de que llegue un maná en forma de fondos europeos en el que cada vez confían menos dadas las exigencias de Bruselas, al PSOE no le sirvió ni la sobreexposición dominical de Sánchez cada semana con el mando total en la primera oleada ni su desaparición posterior en la cogobernanza. Ni de una forma ni de la otra sacó partido en la intención de voto.

Y en Moncloa son conscientes de que necesitan consolidar una mayoría que no esté a expensas de Unidas Podemos ni de las veleidades del independentismo catalán ni del desgaste que supone, en otras zonas de España, arrastrar la pesada mochila del apoyo de los herederos de ETA, por mucho que Bildu sea un partido democrático. Redondo reconoce que fracasó su intento de reflotar a un Ciudadanos con esos 40/50 escaños que le permitiera ser alternativa a sus socios actuales. Si le añadimos el crecimiento de Vox poco margen queda para moverse.

Por eso las elecciones en Cataluña con la apuesta por Salvador Illa marcará el camino para poder ampliar la base electoral. El PSC recuperó el terreno perdido y, aunque ya asumen que no van a gobernar, desde Madrid dejaron de echar cuentas en clave autonómico y lo hacen mirando a las generales: con el apoyo logrado el 14-M y la debacle del PP podrían situarse por encima de los 20 escaños, una docena más de los logrados en noviembre de 2019.

CAMBIOS DE LÍDERES. ¿Conclusión? Esta misma semana los estrategas del equipo de Iván Redondo ya se pusieron a diseñar un nuevo escenario que pasa por trasladar el modelo de Salvador Illa a otras comunidades; es decir, cambiar candidatos autonómicos por referentes sociales que permitan a Pedro Sánchez apuntalarse en el Gobierno de España sin necesidad de pesadas cargas adicionales.

Andalucía será el primera paso (hay elecciones el próximo año) y aunque Susana Díaz ya enseñó sus garras y dejó caer que ella no hará un Miquel Iceta, apartarse a un lado para dejar paso a un candidato que imponga Madrid, y se presentará a las primarias para ser reelegida secretaria general. En esta comunidad tiene el PSOE la baza de la ministra portavoz y titular de Hacienda (que no se olvide), María Jesús Montero, para englobar el sector crítico a Díaz y convertirse en un referente. Montero sacó adelante los apoyos necesarios para aprobar los presupuestos y en Ferraz consideran que podría ser otra Illa que devuelva muchas de las actas parlamentarias perdidas últimamente.

Tras Andalucía tocaría el turno de Madrid donde aún escuece tanto “el fracaso” de Ángel Gabilondo como “la insolencia” de una Isabel Díaz Ayuso con la que nadie contaban en Férraz y se está convirtiendo en una rival incómoda. Extremadura, Aragón y, en menor medida, Castilla La Mancha, junto todas en las que no gobierna el PSOE (excepto Euskadi, que es tema aparte) son otras comunidades donde se producirán cambios. En unas por barones que se consideran ya amortizados y son díscolos y en otras para renovarse.

EL CASO DE GALICIA. Iván Redondo maneja otras encuestas en nuestra comunidad. El jefe de Gabinete de Presidencia del Gobierno sabía antes de las autonómicas del pasado julio que Gonzalo Caballero no tenía nada que hacer ante un Alberto Núñez Feijóo imbatible que estaba sacando partido de su gestión en la primera ola de la pandemia y una Ana Pontón que iba a completar el sorpasso recuperando el voto del desengaño de las Mareas. Acertó pero en Madrid nadie culpó a su candidato.

Gonzalo Caballero sigue siendo, a día de hoy, el cartel del PSdeG ya que en Ferraz no consideran factible la vuelta de José Ramón Gómez Besteiro. El actual secretario xeral sabe que cuenta con el apoyo del partido en Madrid y por eso no dudó en reactivarse y reafirmarse públicamente los últimos quince/veinte días. Tanto en EL CORREO (el primer medio que habló de la posible vuelta de su antecesor en el partido) como en una entrevista en Radio Galicia-Ser dejó clara su posición: tengo el respaldo total de Pedro Sánchez y de Ferraz vino a decir. Y es verdad.

Pero el efecto Illa aún no había estallado. En el PSOE siguen viendo a Núñez Feijóo como un rival de más enjundia que Pablo Casado. Manejan encuestas internas que preocupan, y mucho, si se decidiera a dar el salto a la política nacional. El líder del PPdeG demostró capacidad para atraer los votos que, en las generales, se escapan desde su partido hacia Ciudadanos y sobre todo a Vox. Eso lo saben en Madrid: con el presidente gallego, sin mácula de corrupción en su currículo, demostrada capacidad para gobernar y buena sintonía con el PNV, liderando al PP (e integrando a la presidenta madrileña, dispuesta a cubrir etapas bajo su paraguas aunque con cierta autonomía) se disiparía esa cómoda y ansiada mayoría que busca Sánchez.

Por eso a muy pocos analistas, y cargos políticos, no le sorprendió que el primero que alzó la voz en Galicia en defensa de una vía Illa gallega fuera el alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, Abel Caballero. Ni 24 horas tardó en lanzar un torpedo a la línea de flotación de su sobrino Gonzalo: “hay que presentar a los mejores candidatos y no vale solo la parte de apoyo orgánico”. Aunque matizó que “no me refiero a un caso concreto” sino que “es una reflexión general” insistió en que “es el modelo que a mí me gusta: las candidaturas tienen que integrar a referentes sociales y los partidos tienen que pensar en los ciudadanos, no solo en las estructuras orgánicas”. Blanco y en botella.

Caballero (Abel) tiene dudas sobre Caballero (Gonzalo), y aunque aclara que él solo juega en política municipal y está apartado de la autonómica, sabe que solo un candidato fuerte, “un referente social” como lo era Illa, podría superar a Feijóo y teme que la opción de Pontón se consolide hasta el extremo de que el PSdeG se vea en la necesidad/obligación de convertirla en la primera presidenta de la Xunta.

Aunque, visto desde otro prisma, quién será ese referente gallego, ese salvador o salvadora, capaz de ponerle el cascabel al gato. Abel no lo tiene claro y a Iván se le presenta muy complicado convencerla. Al menos por ahora.

21 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.